Prisión a un conductor que casi atropella a varios peatones y chocó con dos coches al huir de la Policía

Actualizado 02/01/2008 19:03:51 CET

SANTANDER, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Santander ha condenado a un año y dos meses de prisión, y al pago de una indemnización por un importe total de 8.400 euros, al conductor de un vehículo que, al evadir un control de la Guardia Civil, estuvo a pronto de atropellar a varios peatones que tuvieron que saltar a la acera para no ser arrollados, y que chocó con dos vehículos que se encontraban estacionados en la calle Fernández de Isla de Santander.

Según recoge la sentencia, hecha pública hoy, los hechos por los que ha sido condenado Ricardo V.F, de 25 años de edad, y natural de Bilbao, ocurrieron sobre las 05.45 horas del pasado día 30 de diciembre, cuando el acusado conducía un coche de su propiedad por la zona de cuatro Caminos hacia la avenida de Valdecilla de Santander.

Al observar la presencia de un control de la Policía Local, que le daba el alto, evadió el mismo a gran velocidad, sorteando los conos, e iniciando la huida, siendo perseguido por la dotación policial, mientras hacía caso omiso a las señales acústicas y luminosas que hacía la Policía.

Según señala la sentencia, el conductor, que puso en grave riesgo la integridad de los usuarios de la vía, huyó de la policía por la avenida de Valdecilla, calle Alta, Alto de los Leones, plaza de Numancia, y la calle Vargas, donde estuvo a punto de colisionar con un taxi al que rebasó a escasa distancia, obligando además a varios peatones que se encontraban a la altura de la cafetería 'Picos de Europa' a saltar hacia la acera para evitar ser atropellados.

El conductor prosiguió su huida realizando bruscos giros por las calles Alcázar de Toledo y Pasaje de Peña, y en la calle Fernández de isla colisionó contra dos vehículos que se encontraban correctamente estacionados, y a los que causó daños tasados respectivamente en 7.500 y 900 euros, que sus propietarios reclamaron.

Por estos hechos, el juez ha condenado al acusado, como autor de un delito de desobediencia grave a los agentes de la autoridad, a la pena de seis meses de prisión, y como autor de un delito contra la seguridad del tráfico y de un delito de conduccion temeraria, le ha impuesto otros ocho meses de prisión, y privación del derecho de conducir vehículos a motor o ciclomotores, o la prohibición de obtenerlo durante dos años.

Además deberá indemnizar, solidariamente con su entidad aseguradora, a los propietarios de los vehículos dañados con la cantidad de 7.500 y 900 euros, respectivamente, y abonar el importe de las costas procesales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies