Prisión para los españoles implicados en la venta de armamento a Irán

Actualizado 30/05/2011 17:08:36 CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

La titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Navalcarnero (Madrid) ha acordado el ingreso en prisión comunicada y sin fianza de los dos españoles que presuntamente integran la red desarticulada el pasado jueves por tratar de vender armamento a Irán. Se han acordado fianzas para otras cuatro personas, todas ellas iraníes, que podrán eludir la prisión preventiva si las abonan.

Fuentes jurídicas han informado a Europa Press que, concretamente, se imputan a los españoles detenidos dos delitos de contrabando, otro más de contrabando en grado de tentativa y un delito de depósito de armas de guerra.

FUERTES FIANZAS

A los otros cuatro detenidos en la red desarticulada por la Policía, cuya identidad tampoco ha trascendido estar la causa declarada secreta se les han impuesto fianzas para poder eludir la prisión. A uno de ellos por 500.00 euros, a otro por 18.000 euros y a los dos restantes por 10.000 euros, según las mismas fuentes. También se les ha retirado el pasaporte para que no puedan abandonar nuestro país mientras se tramita esta causa en los tribunales españoles.

El pasado jueves trascendió que la red de compraventa de armamento que presuntamente fue vendido a Irán y Venezuela había adquirido en Israel los helicópteros de combate con los que pretendía llevar a cabo la operación.

Según el propio vicepresidente del Gobierno y Ministro del Interior, Alfredo Perez Rubalcaba, "había un grupo de españoles que había comprado material, en este caso helicópteros en Israel y trataban de venderlos entre otros a países a los cuales está prohibido exportar armamento como Irán". Añadió que había ciudadanos iraníes que habían viajado a España a hacer la operación.

A juicio del vicepresidente, se ha tratado de una operación importante que ha llevado meses de trabajo e investigación. En la operación, llamada 'Nam', fueron intervenidos en Madrid y Barcelona, nueve helicópteros BELL-112, repuestos y diverso material valorado, todo ello, en unos 100 millones de euros.

Según ha informado el Ministerio del Interior, estos helicópteros, de fabricación estadounidense, están destinados al transporte militar de tropas y de material de guerra. Desarrollan una velocidad de 230 km/h y una autonomía media de 600 km.

En concreto, según la informaicón policial, los empresarios españoles ofertaban dichas aeronaves contraviniendo las disposiciones de obligado cumplimiento relativas a estas exportaciones, tales como dar cuenta e interesar las necesarias autorizaciones de la Junta Interministerial reguladora de Comercio Exterior de material de Defensa y Doble Uso. De hecho conocían la no autorización por parte de este organismo para la exportación de material de guerra a Irán y otros países.

Asimismo, los helicópteros y el material de repuesto eran ocultados en naves industriales ubicadas en las poblaciones de Navas del Rey (Madrid), Sabadell y Tarrasa (Barcelona). En las naves industriales, propiedad del consorcio empresarial de los españoles detenidos, preparaban su montaje y desmontaje antes de proceder a su venta y traslado a Irán y a Venezuela. Trataban de proteger la compra-venta (que podría suponerles ingresos cercanos a los 100 millones de euros) bajo la cobertura legal de actividades de reparación de aeronaves.

DETENCIONES

Los investigadores tuvieron conocimiento de la llegada a España de los compradores iraníes para cumplimentar los trámites documentales y económicos con los empresarios españoles y formalizar la venta, por lo que se desplegó un operativo tendente a su detención. En total, 8 personas han sido arrestadas en Madrid (5) y Barcelona (3), como presuntos responsables de delitos de tenencia y depósito de armas de guerra y de contrabando.

Se han llevado a cabo tres registros domiciliarios. En concreto en la nave de Sabadell (Barcelona) se han incautado seis helicópteros Bell 212, material y repuestos de aeronaves, así como numerosa documentación vinculada a estos proyectos. En Madrid, en la nave de Navas del Rey (Madrid) se han interceptado tres helicópteros Bell 212, repuestos de helicópteros y aeronaves y numerosa documentación y soportes informáticos relacionados con la investigación.

Por último, en las oficinas empresariales de Jerez de la Frontera (Cádiz), se encontró documentación empresarial vinculada a las actividades de exportación de los helicópteros y soportes informáticos. La operación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones.