Prisión para un séptimo de los acusados de agredir a los guardia civiles de Alsasua

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Prisión para un séptimo de los acusados de agredir a los guardia civiles de Alsasua

Publicado 16/11/2016 17:59:02CET

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha ordenado este miércoles el ingreso en prisión incondicional y sin fianza para otro de los acusados de agredir al teniente y el sargento de la Guardia Civil en un bar de Alsasua, lo que eleva a siete el número de imputados encarcelados por los hechos, han informado fuentes de las defensas.

Se trata de Adur Ramírez, que no fue detenido este lunes y se presentó de forma voluntaria en la Audiencia Nacional para prestar declaración. La magistrada considera que Otro de los implicados en el ataque, Aritz Urdangarin, ha quedado libre con la obligación de comparecer dos veces a la semana en los Juzgados. Lamela ya envió a prisión este lunes a otras seis personas a las que imputa un delito de lesiones de carácter terrorista. Dos mujeres quedaron en libertad con medidas.

La magistrada ha interrogado, además, durante la jornada a los dos agentes y sus parejas en calidad de testigos. Los agredidos también han participado en varias ruedas de reconocimiento para tratar de identificar a las personas que les golpearon durante la paliza que tuvo lugar en un bar de la localidad.

Enmarca la paliza en las rutinas de "hostigamiento" a los agentes del Instituto Armado que impone el colectivo Ospa Mugimendua, al que pertenecen algunos de los detenidos, y que opera en el municipio navarro.

Según el relato realizado por la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, el teniente y el sargento de la Guardia Civil se encontraban, de paisano y fuera de servicio, realizando unas consumiciones en el bar Koxka de Alsasua cuando, alrededor de las tres y cuarto de la madrugada Jokin Unamuno entró en el bar acompañado de una menor y se dirigió al segundo para decirle que no tenía derecho a estar allí.

"PERROS", "PUTOS PIKOLETOS"

En este momento intervino el teniente, diciéndole que les dejara en paz, pese a lo cual Unamuno insistió en su actitud. Entre tanto se fueron acercando entre veinte y veinticinco personas que les rodearon y comenzaron a amenazarles e insultarles con expresiones como "esto os pasa por venir aquí", "tenéis lo que os merecéis", "iros de aquí", "hijos de puta", "cabrones fuera de aquí", "perros", "putos pikoletos", "txakurras", "alde hemendik (fuera de aquí)" "utzi pakean" (dejadnos en paz), para a continuación "comenzar a golpearles".

Los agentes y sus parejas intentaron entonces abandonar el bar y ya en la calle se encontraron con otro grupo de entre quince y veinte personas que junto con los anteriores continuaron insultándoles y golpeándoles hasta que llegaron los agentes de la policía foral. A éstos, los agresores les decían que por qué no se detenía también al sargento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies