El PSC se conjura para cerrar la crisis por la declaración de soberanía y relanzar su proyecto

Actualizado 02/02/2013 16:15:59 CET

BARCELONA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El PSC se ha conjurado este sábado durante su Consell Nacional Extraodinario para cerrar la crisis abierta tras la votación en el Parlament de la declaración de soberanía, que fracturó a su grupo parlamentario al romper cinco diputados la disciplina de voto negándose a participar en la votación.

Fuentes socialistas han explicado a la salida de la reunión, que se ha prolongado durante cuatro horas y en la que ha habido alrededor de 30 intervenciones, que el clima dentro del partido ha mejorado respecto a la Ejecutiva del lunes, y que la mayoría de voces han abogado por aparcar la polémica y centrarse en relanzar el proyecto del partido.

De hecho, el primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha llamado en su intervención inicial a "pasar página" de la crisis abierta en el partido, y ha apelado a centrar los esfuerzos en trabajar juntos para reforzar el PSC.

Pese a su llamamiento a dejar "en el pasado" esa polémica, ha defendido que su partido no podía hacer otra cosa que rechazar la declaración de soberanía aprobada en el Parlament porque no se correspondía con la defensa del 'derecho a decidir' que los socialistas catalanes llevaban en su programa electoral.

"El PSC no votó contra el derecho a decidir, votó en contra de una declaración de soberanía irreal, falsa y tramposa", ha advertido Navarro, que ha reconocido que le dolió que le acusaran de haber impuesto su criterio al grupo pese a que la decisión de rechazar la declaración se adoptó por votación entre los diputados y tras más de cuatro horas de reunión.

Fuentes del partido han explicado también que tres de los diputados que se negaron a votar --Àngel Ros, Joan Ignasi Elena, y Núria Ventura--, han defendido ante sus compañeros de partido su decisión, y han mantenido que consideraban necesaria su acción para mostrar la "pluralidad" de la formación.

Pese a que el encuentro ha transcurrido en un tono más suave que el lunes, fuentes socialistas han reconocido que algunas voces han criticado de nuevo la actuación de los cinco parlamentarios críticos, e incluso una de ellas ha llegado a sugerir la posibilidad de que dejasen su acta de diputados.

Así pues, y pese a que se han reafirmado en sus posiciones tanto los afines a la dirección como los que defienden la actuación de los díscolos, la mayoría del partido ha coincidido la necesidad de la de dejar atrás las discrepancias internas "que solo benefician a los que quieren dividir al PSC".

Tras el Consell Nacional extraordinario de este sábado, los socialistas apuestan por dejar atrás una polémica que seguirá protagonizando parte del debate en el seno del partido, y centrarse en los trabajos para "reorientar y hacer un esfuerzo de síntesis" entre todas las sensibilidades, tal y como defendieron este lunes.

"Hay mucha gente deseando que se rompa el PSC pero no lo lograrán", ha advertido Pere Navarro, que ha protagonizado la única intervención pública de un Consell Nacional celebrado a puerta cerrada.

JORDI MARTÍ SIN SANCIÓN

Fuentes del PSC han explicado también que el líder de los socialistas catalanes en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí, no será sancionado pese a votar diferente al resto del grupo municipal, y abstenerse ante una réplica de la declaración de soberanía del Parlament que sus compañeros rechazaron.

Las mismas fuentes, que no descarta que el gesto de Martí "sí pueda tener consecuencias políticas", defienden la no aplicación de sanciones -que sí recibieron los cinco diputados-- porque la dirección dejó fuera de la polémica las votaciones en los ayuntamientos.

El Consell Nacional ha aprobado por unanimidad el documento 'Un nuevo horizonte progresista, construyendo juntos la alternativa', en el que se fija un calendario de eventos con el propósito de fortalecer y reformular el partido, un proceso que guiará una comisión, denominada 'grupo impulsor', donde participarán todas las sensibilidades del partido.

Este comité lo integrarán los siguientes miembros de la dirección: los alcaldes Antonio Balmón (Cornellà), Josep Fèlix Ballesteros (Tarragona) y Àngel Ros (Lleida); el presidente de la Fundació Campalans, Miquel Iceta, y el portavoz del partido, Jaume Collboni.

Entre febrero y marzo se aprobarán el reglamento de las primarias y el del futuro Consejo Abierto, y de abril de 2013 a principios de 2014 se constituirán el Consejo Abierto y otro de entes locales y habrá cinco convenciones temáticas sobre asuntos como socialdemocracia, federalismo y UE.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies