PSC recuerda en una guía explicativa que el modelo de financiación del Estatut "no tiene nada que ver con el concierto"

Actualizado 19/05/2008 22:31:17 CET

BARCELONA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El PSC recuerda, en una guía explicativa sobre el modelo de financiación que establece el Estatut, que dicho sistema "no tiene nada que ver con el concierto".

Este es uno de los principales mensajes del "pequeño librito" que, en palabras del viceprimer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, se distribuirá en los próximos días para hacer pedagogía a políticos, y líderes de opinión de los medios de Madrid para que conozcan de primera mano cuáles son las reivindicaciones del ejecutivo que lidera José Montilla.

Esta publicación se suma a los esfuerzos de pedagogía que harán los socialistas durante las próximas semanas. En este sentido, se aprovecharán para dar a conocer el modelo de financiación catalán y desmentir ideas preconcebidas sobre el Estatut el encuentro que mantendrá en el palacio de La Moncloa (Madrid) el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con los presidentes de comunidades autónomas socialistas; y también la reunión de mañana del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

El viceprimer secretario del PSC recordó hoy que ambos encuentros no tienen como finalidad negociar el Estatut, ya que según establece esta ley orgánica, el órgano encargado de proceder a esta negociación es la Comisión Mixta de asuntos económicos Estado-Generalitat, que ser reunirá el día 28.

Ello no significa, recuerdan los socialistas catalanes, que el modelo de financiación catalán pueda extenderse posteriormente a todas las autonomías de régimen común. Eso sí, primero tiene que se aprobado en la Comisión Mixta y luego pasar por el Consejo de Política Fiscal y Financiera si se opta por universalizarlo.

"AVANZAR EN UN PROYECTO FEDERAL".

La guía, recogida por Europa Press, se inicia con una breve presentación escrita por la vicepresidenta del PSC, Manuela de Madre, en la que recuerda que, con el Estatut, "se inició un complejo proceso para profundizar" en el autogobierno catalán y "avanzar en el proyecto federal" por el que abogan los socialistas catalanes.

En la publicación, de la que se editarán 1.500 ejemplares, se recuerda que el modelo de financiación catalán, a diferencia del modelo de 'cupo' vigente en las autonomías forales --Comunidad Autónoma Vasca (CAV) y Navarra-- "no comporta ninguna aportación a los mecanismos de solidaridad".

"Garantiza la solidaridad" y, además, "podría generalizarse al conjunto de comunidades", cosa que con el concierto económico no ocurre. Además, el Estatut establece la posibilidad de "colaboración" entre la Agencia Tributaria estatal y la autonómica --algo que no ocurre en el sistema foral--.

Los socialistas catalanes también recuerdan que el modelo de financiación que establece el Estatut es "federal", mientras que el concierto es "confederal". Por otra parte, mientas que "el concierto económico se basa en un 'cupo' pactado entre la Comunidad Autónoma y el Estado, al margen de los tributos concertados", en el modelo catalán "los ingresos de la Generalitat están vinculados directamente al rendimiento de los impuestos estatales en Cataluña".

"CATALUÑA NO PUEDE ESPERAR MÁS".

La guía incluye varios artículos de opinión publicados recientemente en prensa, entre ellos, el que escribió el pasado fin de semana el presidente de la Generalitat, José Montilla, en el diario 'El País', en el que recordaba que "Cataluña no puede esperar más" ni tampoco puede "seguir siendo penalizada por ser solidaria".

Precisamente, esta tesis de Montilla también la tienen los otros dos artículos de opinión que incluye la guía, escritos por la catedrática de Hacienda Pública de la Universitat de Barcelona, Núria Bosch, y el catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia, Antonio Zabalza Martí.

El documento también cuenta con un argumentario editado por el PSC, en el que enumera las "principales deficiencias del actual modelo de financiación" --como los ingresos deficientes de las autonomías en relación a sus gastos, como sanidad y educación--, o que los cálculos se basan en la distribución poblacional de 1999, anterior al fenómeno de la inmigración, ya que en siete años, la población catalana ha aumentado un 15%.