PSE afirma que la propuesta de Ibarretxe "tiene más contestación interna de lo que parece" en el PNV

Actualizado 24/10/2007 15:18:27 CET

Afirma que la sociedad tendrá que "pedir cuentas" al lehendakari porque su "órdago" impide que se aborde la fusión de cajas

BILBAO, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, afirmó hoy que la propuesta planteada por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, "tiene más contestación interna de lo que parece" dentro del PNV. Asimismo, insistió en que los socialistas mantendrán "la mano tendida" para lograr "grandes acuerdos en Euskadi".

En una entrevista a RNE, recogida por Europa Press, el dirigente del PSE aseguró, además, que es "el órdago" de Ibarretxe lo que impide que se retomen las conversaciones sobre la fusión de las Cajas vascas y manifestó, en este sentido, que "la sociedad y el mundo financiero tendrán que pedir cuentas al lehendakari" por ello.

En este sentido, indicó que le gustaría que "el discurso del lehendakari "se pareciese mucho más" a las reflexiones realizadas durante los últimos días por el ex lehendakari José Antonio Ardanza, que, "probablemente, por experiencia personal, él sabe lo que es vivir una situación de angustia por la actuación de ETA, sabe lo importante que es el consenso de los partidos democráticos para luchar contra ETA y sabe lo importante que es que se hagan políticas transversales y de amplios acuerdos partidarios, algo de lo que el lehendakari parece haberse olvidado absolutamente".

En su opinión, la propuesta de Ibarretxe, "más allá de que públicamente tenga que salir a defenderla todos los dirigentes del PNV, tiene más contestación interna de la que parece dentro de sus propias filas".

Pastor recordó que, desde que el lehendakari planteó su propuesta, el PSE-EE ha insistido en que, "antes de irse a hablar de forma unilateral para establecer una relación bilateral imposible con el presidente del Gobierno, lo primero que tenía que haber hecho es el trabajo en casa", lo que supone "tratar de alcanzar un amplio consenso entre todos los partidos del País Vasco".

"NO QUEREMOS IR"

En este sentido, censuró que el lehendakari "ni siquiera lo ha intentado y se ha saltado a la torera el Parlamento vasco y los representantes legítimos de la ciudadanía vasca", pretendiendo "representar a la totalidad del pueblo vasco y llevarnos a un sitio donde no queremos ir más de la mitad de la sociedad".

En este contexto, preguntado por las tesis que pueden mantener algunos dirigentes del PNV en favor de la transversalidad, indicó que "no se trata de que coincida con el PSE o deje de coincidir, sino de constatar que el sentido común tiene todavía una cierta influencia en la sociedad vasca y hay una parte importante del PNV que, aunque la disciplina interna les impida expresarse, tenemos constancia". "Todos conocemos gente del PNV que, en privado, te manifiesta su desazón por la propuesta del lehendakari", añadió.

Partor recordó que "la última vez que el lehendakari se presentó de forma plebiscitaria a las últimas elecciones autonómicas con el Plan Ibarretxe como bandera cosechó un rotundo fracaso y perdió más de 140.000 votos" y auguró que, en esta ocasión, la pérdida de votos "se va a multiplicar".

El dirigente socialista aseguró que la posibilidad de acuerdo con el PNV "dependerá" de la actitud de la formación jeltzale y señaló que, por su parte, el PSE apuesta por el consenso político y "una política que recoja las dos grandes sensibilidades de este país: la que se siente legítimimante nacionalista y la que también legítimamiento no se siente nacionalista".

En este sentido, destacó que "está claro que hay una pluralidad de sentimientos de pertenencia en el país que tiene que tener un reflejo en cualquier acuerdo que se haga".

"La única posibilidad de establecer un marco de convivencia estable es un gran acuerdo entre las fuerzas políticas del país con el acuerdo transversal entre diferentes. Es el único camino posible, el único camino de estabilidad que da garantía de futuro, y mal que le pese al señor Ibarretxe y a algunos otros dirigentes de su partido, los socialistas vamos a seguir empeñados en mantener la mano tendida para conseguir grandes acuerdos, aquí, donde nos correspnde, en Euskadi", aseguró.

FUSIÓN DE LAS CAJAS

El secretario general de los socialistas vizcaínos aseguró que "la situación política que ha puesto el lehendakari encima de la mesa" con su propuesta es "lo que impide que se retomen las conversaciones para la fusión" de las cajas vascas.

En este sentido, insistió en que, para abordar "un tema tan complejo e importante para la economía vasca, tiene que haber un clima de tranquilidad política que haga factibles los consensos". "Si a la primera de cambio, el lehendakari nos plantea un órdago de estas características y provoca una convulsión en la sociedad vasca de este calibre, es evidente que enrarece el clima político y, en esas condiciones, no se puede hablar con tranquilidad de un tema tan importante".

Por ello, consideró que "la sociedad y el mundo fianciero tendrá que pedirle cuentas al lehendakari por la irrespondabilidad que, una vez más, ha vuelto a demostrar de cara al futuro del país". Según lamentó, "viene a demostrar que le importa un pimiento la situación del país y que está en otra guerra, en sus obsesiones personales y, en este caso, la fusión de las cajas es la que ha podido pagar el pato".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies