PSE apuesta por "romper la coraza del mundo radical" para combatir el respaldo a ETA entre los jóvenes

Actualizado 25/11/2009 13:16:35 CET

PP considera que el hecho de que un 15 por ciento de los menores no rechace a la banda armada "constata un fracaso social"

VITORIA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El PSE y el PP expresaron hoy su preocupación por los datos del informe del Defensor del Pueblo de Euskadi (Ararteko) sobre la transmisión de valores a menores, en el que se indica que el 14,8 por ciento de los jóvenes vascos entre los 12 y 16 años no rechaza o incluso justifica la violencia de ETA. Los socialistas destacaron la necesidad de "romper la coraza protectora del núcleo radical violento", mientras los 'populares' alertaron de que estos datos "constatan un fracaso social".

El informe del Ararteko, dado a conocer el pasado mes de septiembre, fue presentado hoy por el propio Defensor del Pueblo, Iñigo Lamarca, ante la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco. El estudio, además de la actitud de los jóvenes hacia el terrorismo, analiza también la percepción de este colectivo hacia cuestiones como la inmigración o la homosexualidad, y según Lamarca, demuestra que los menores vascos son "todavía intolerantes".

El análisis de la actitud de los jóvenes hacia ETA, que previamente a la presentación de este estudio se había incluido en otro informe del Ararteko sobre la atención a las víctimas, se elaboró a partir de un cuestionario realizado a 762 jóvenes vascos entre los 12 y 16 años. Según este estudio, el 14,8 por ciento de ellos no rechaza o incluso justifica la violencia de la banda terrorista ETA y un 13,9 por ciento se muestra indiferente al respecto.

El estudio indica que sólo el 60 por ciento de los menores vascos apoya abiertamente a las víctimas del terrorismo, un 18 por ciento lo hace moderadamente, mientras que otro 18 por ciento es contrario a cualquier tipo de empatía con este colectivo.

El parlamentario del PSE Mikel Unzalu expresó su preocupación por la aceptación de la violencia como "respuesta al simple conflicto", así como por "la no aceptación de la diferencia". Por ese motivo, destacó la importancia que puede tener el Plan vasco de educación para la paz en el que trabaja el Gobierno autonómico. Además, explicó que "el núcleo radical violento" que existe en Euskadi "es un núcleo muy cerrado e impermeable", por lo que apostó por "introducirse en ese mundo para poder romper esa valla o esa coraza protectora".

Desde el PP, Ramón Gómez, aseguró que resultan "muy preocupantes" las cifras relativas a la actitud de los menores respecto al terrorismo. Aunque reconoció que "sólo una pequeña minoría" respalda el terrorismo, advirtió de que "esta fragilidad en el respeto a los demás y a los derechos humanos constata un fracaso social que puede condicionar la futura calidad democrática de Euskadi".

PNV

La parlamentaria del PNV Amaia Arregi también expresó su preocupación por la realidad que describe el informe, aunque se centró en problemas como el acoso a través de las nuevas tecnologías, las muestras de intolerancia hacia la inmigración o en la falta de igualdad entre sexos, de la que afirmó sentirse "sorprendida".

El parlamentario de Aralar Mikel Basabe consideró que el informe ofrece una visión "bastante completa", pero echó en falta una mayor concreción en las recomendaciones del Ararteko.

El representante de EB en el Parlamento vasco, Mikel Arana, se mostró preocupado por las muestras de machismo y xenofobia entre los jóvenes.

El informe analiza tres grupos de edad que se corresponden al segundo ciclo de Primaria (de 8 a 10 años), el tercer ciclo de Primaria (de 10 a 12 años) y ESO (de 12 a 16 años), utilizando tres cuestionarios repartidos a un total de 1.829 escolares. Además, recoge las opiniones y propuestas de sus padres, del profesorado y de otros profesionales de la educación.

Según detalla el texto, el respeto a todas las personas y la tolerancia a la diferencia varía según el sexo, ya que "las chicas, en general, muestran un mayor grado de respeto y tolerancia". Sin embargo, Lamarca subrayó que los menores vascos "todavía son intolerantes" y que lo "preocupante" son las notables muestras de intolerancia en forma de sexismo, racismo, xenofobia u homofobia.

RECHAZO A LA INMIGRACION

En este sentido, el informe indica que entre los niños de 8 a 10 años, la cuestión que más produce rechazo es la manifestación pública de cariño en una pareja de homosexuales. El 42,7 por ciento afirma que le produce rechazo ver a una pareja de homosexuales besándose. "Casi con seguridad los menores se hacen eco de lo que se oye o se dice en su entorno inmediato", explica el texto.

Por su parte, los alumnos consultados de 10 a 12 años ante la frase 'Me da igual que las personas homosexuales se casen, pero me produce rechazo ver chicos besándose', el nivel de alumnos que rechazaron la manifestación física de amor homosexual fue del 45,9 por ciento por parte de los chicos y el 43 por ciento, de las chicas.

Además, el 30 por ciento de los escolares del segundo ciclo de Primaria afirmó que prefiere que no haya niños inmigrantes en su clase, "una proporción muy elevada de rechazo, máxime cuando la tasa de inmigración en las aulas del País vasco se sitúa en el 6,57 por ciento". "Queda todavía mucho por hacer en la aceptación del otro diferente, algo esencial en una sociedad cada vez más plural", defendió el Ararteko.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies