El PSOE acusa a Rivera de buscar protagonismo con su salida de la Comisión territorial

Rueda de prensa de Margarita Robles en el Congreso
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 20/03/2018 14:24:52CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El PSOE ha criticado este martes la decisión de Ciudadanos de abandonar la Comisión parlamentaria que estudia la posible modernización del Estado autonómico al considerar que responde a la búsqueda permanente de protagonismo por parte del líder 'naranja', Albert Rivera.

"El siempre se mueve por protagonismo, y por tener presencia y fotos", ha censurado la portavoz parlamentaria del PSOE, Margarita Robles. "En este caso concreto se ha dado cuenta de que en la comisión se hace un trabajo serio, riguroso, jurídico y ahí, con esos parámetros de seriedad y rigor, Ciudadanos no se suele mover bien", ha abundado en declaraciones a los medios de comunicación en el pasillo del Congreso de los Diputados.

Robles ha advertido a Rivera de que "tendrá que explicar con seriedad por qué se retira", ya que hasta la fecha se ha limitado a ofrecer unas "razones puramente anecdóticas". En rueda de prensa, Rivera ha justificado su salida de la comisión en la negativa del PSOE a citar como comparecientes a referentes socialistas críticos con la descentralización del Estado y más beligerantes con el nacionalismo como Alfonso Guerra, Juan Carlos Rodríguez Ybarra o José Bono.

Para la portavoz socialista resulta "lamentable" que un partido como Ciudadanos, que aspira a gobernar, se niegue a negarse "examinar el estudio de una reforma constitucional" y a poner las "bases" para que la Constitución española se vea fortalecida y se adapte al siglo XXI.

La comisión de estudio sobre el modelo territorial fue una iniciativa del PSOE, que la considera la antesala de una futura subcomisión parlamentaria centrada en la reforma constitucional. Se puso en marcha en plena crisis catalana, ya con el artículo 155 aplicado en Cataluña. Ese hecho motivó que tan sólo se implicaron en sus trabajos PSOE, PP y Ciudadanos, aunque los socialistas confiaban en que partidos como el PNV se adhirieran al órgano una vez se encauzara el conflicto en Cataluña.