PSOE e IU-ICV esperan abrir ya la ponencia del Congreso sobre Memoria Histórica para enviarla al Senado en noviembre

Actualizado 05/10/2007 16:36:19 CET

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El PSOE e IU-ICV confían en acelerar ya la tramitación parlamentaria de la Ley de Memoria Histórica y, con ese fin, esperan convocar la ponencia la próxima semana, o a más tardar la siguiente, para que el texto se pueda aprobar en el Congreso este mes y que se remita al Senado en noviembre para su discusión y aprobación definitiva.

Según el calendario que manejan, la Ponencia podría celebrarse a finales de la próxima semana o la siguiente, y la Comisión Constitucional emitiría su dictamen en la tercera semana de octubre para poder elevarlo a la última sesión plenaria del del mes, los días 30 y 31. Después iría al Senado y, si en la Cámara Alta no se introduce ninguna modificación, ya no haría falta que el texto volviera al congreso.

CONVERSACIONES A VARIAS BANDAS.

Este impulso a la tramitación de la Ley de Memoria Histórica viene motivado por las aproximaciones alcanzadas a lo largo de las negociaciones que el PSOE ha mantenido durante las últimas semanas con IU-ICV y con los nacionalistas de CiU, PNV y BNG.

Anoche el PSOE e IU-ICV consiguieron un principio de acuerdo en torno a la redacción de la exposición de motivos de la ley desbloqueando algunas de las principales reivindicaciones de la coalición de izquierdas.

Por un lado, se incluirá una condena expresa del franquismo y por otro se desarrolla el acuerdo que ambas formaciones alcanzaron en primavera para declarar "injustas" las condenas políticas e "ilegítimos" los tribunales franquistas que los dictaron. En concreto, ahora se añadirá la "pérdida de vigencia jurídica" de la legislación de entonces, lo que según IU-ICV ya permitirá que, de modo individual, se pueda pedir en los tribunales la nulidad de aquellas sentencias.

Socialistas y representantes de IU-ICV mantiene aún varias discrepancias puntuales en el articulado de la ley, pero consideran que ha llegado el momento de poner en marcha la tramitación parlamentaria, máxime cuando quedan menos de tres meses de legislatura.

VISTO BUENO DE LOS NACIONALISTAS.

En el PSOE confían en recabar además el apoyo de los nacionalistas catalanes, vascos y gallegos. CiU y PNV han pedido tiempo para tomar una decisión, aunque ya estaban dispuestos a avalar la tramitación limitando su oposición a cuestiones puntuales, como la devolución a Euskadi de 'papeles' del Archivo de Salamanca en el caso de los nacionalistas vascos. El BNG, por su parte, ya anunció este mediodía su visto bueno al proyecto modificado.

Con todo ello, el PSOE puede afrontar la tramitación de este proyecto con cierta tranquilidad ya que, quienes han quedado fuera del consenso, el PP y ERC, no podrán alterarlo dado que sus propuestas son contradictorias entre sí. Los socialistas saben que, ante las pretensiones de las minorías que consideren inasumibles, el PP también votará en contra, y que a su vez las minorías frenarán las demandas de los 'populares'.

Además, el proyecto de Ley de Memoria Histórica no tendrá votación de conjunto, dado que carece de rango orgánico, con lo que se irá votando en Comisión y en Pleno sección por sección, artículo por artículo.

El portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido, aseguró hoy en rueda de prensa que "las negociaciones están avanzando en un sentido positivo", aunque todavía no se ha cerrado un acuerdo definitivo y "todo está abierto". Su objetivo sigue siendo lograr "un consenso amplio" y para ello cree que "hay tiempo suficiente" y "no hay que precipitarse".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies