PSOE y PP mantienen sus diferencias sobre el Estatut de Cataluña

Actualizado 02/02/2006 20:11:10 CET

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

A sólo tres días del inicio de la tramitación parlamentaria del Estatut en la Comisión Constitucional, PSOE y PP constataron hoy las insalvables diferencias que les separan respecto al proyecto catalán y que hacen imposible cualquier posibilidad de acercamiento entre los dos grandes partidos. Durante dos horas, el portavoz del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, le explicó a su homólogo popular, Eduardo Zaplana, con "argumentos y documentos", que el Estatut "se ajusta escrupulosamente a la Constitución y a la defensa del interés general". Sin embargo, en una rueda de prensa posterior, el portavoz del PP aseguró que el texto pactado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y las formaciones catalanas, es "más inconstitucional" que el original que llegó del Parlament.

Según aseguró Rubalcaba durante la entrevista, le explicó "las cosas claras" a Zaplana. Así, respecto al artículo 1 -relativo a la definición de Cataluña- le preguntó si el PP votará la redacción acordada dado que es la misma del Estatut vigente y además "coincide" con la enmienda que presentó el líder de los populares catalanes, Josep Piqué. "?Va a votar lo que Piqué defendió en Cataluña, sí o no?", le planteó, pero según Rubalcaba, Zaplana "se zafó hábilmente" de esta cuestión.

De la misma forma, el socialista interrogó al portavoz del PP sobre si su grupo apoyará el Título de Derechos y Deberes, similar al que recoge el Estatuto de la Comunidad Valenciana, y la parte institucional y los artículos relativos a la autonomía fiscal de la reforma que respaldó el PP catalán. "Tampoco he tenido éxito y se ha escabullido", apuntó Rubalcaba.

Y es que, según Zaplana, el Estatut "no sólo no se ha dejado limpio como una patena, sino que se ha empeorado la redacción" y ahora es "más inconstitucional" que el que llegó del Parlament. "No hay posibilidad alguna de acercamiento, las diferencias son profundísimas y dada esta magnitud es imposible hacer un esfuerzo por nuestra parte", proclamó el popular, sosteniendo que mientras en el texto original los poderes de la Generalitat emanaban del pueblo de Cataluña y de la Constitución, ahora la referencia a la Carta Magna "ha desaparecido".

FACHADA TEÓRICA

Partiendo de esta premisa, Zaplana ratificó todas las críticas que su partido ha vertido sobre ese acuerdo aún si haberlo visto negro sobre blanco, y aseguró que no es "exagerado" decir que este "es uno de los momentos más importantes y delicados de la Historia de la España democrática". Para Rubalcaba, estas críticas son una "fachada teórica para esconder su estrategia", basada en todo lo que tenga la huella del PSOE, dado que el Estatut recoge demandas que los populares han realizado en Galicia o Baleares.

Así, el socialista pidió "coherencia" a los populares y le ofreció a Zaplana la posibilidad de sentarse a discutir sus "dudas de constitucionalidad" antes o después de la Ponencia, aunque el texto "es constitucional de la A a la Z". Por su parte, el dirigente popular agradeció el esfuerzo del PSOE, pero aseguró que Rubalcaba se limitó a contarle "lo que hay" y que la única oferta sincera que se ha realizado sobre este tema es la que le trasladó hace un año el presidente de su partido, Mariano Rajoy, a Zapatero.

Zaplana pidió formalmente a Rubalcaba que el Gobierno haga caso al Consejo de Estado y paralice la reforma de la Constitución. "Hay que empezar la casa por los cimientos y no por el tejado", señaló, al tiempo que garantizó que el PP hará "todo lo posible" para que "el disparate" no se consume, al tiempo que lamentó que el Ejecutivo cometa la "gran equivocación" de pactar el modelo territorial con los nacionalistas.