PSOE y PRC rechazan la comparecencia de la ex trabajadora de MARE Elisa Polanco porque Revilla "no ha mentido"

Actualizado 02/02/2006 14:46:34 CET

Acusan al PP de "polémica artificial" y la oposición cree que quieren impedir que las "mentiras" del presidente queden "certificadas"

SANTANDER, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los grupos parlamentarios que apoyan al Gobierno -PSOE y PRC-, rechazaron hoy la petición de comparecencia de la ex trabajadora de MARE Elisa Polanco, por considerar que el presidente del Gobierno, Miguel Angel Revilla, "no ha mentido" respecto a la conversación telefónica que ambos mantuvieron tras su despido de la empresa pública, y porque creen que el PP, grupo que ha solicitado la comparecencia, pretende "prolongar y alimentar una polémica" que, a su juicio, es "artificial", así como desviar la atención respecto a su "escandalosa" gestión al frente de la antigua Empresa de Residuos.

El PP lamentó el rechazo de la comparecencia, y acusó a PSOE y PRC de "restringir información que es relevante". La diputada María Luisa Peón, portavoz de la oposición en la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento, afirmó que los grupos que apoyan al Gobierno proporcionan de esta forma a Revilla "una escapatoria a una situación de la que podía salir muy mal parado". "Ya que está bastante extendido que Revilla es un mentiroso compulsivo, pretenden evitar que además quede certificado en este Parlamento cada una de sus mentiras", sentenció.

El portavoz del PSOE, Javier García-Oliva, se opuso a la comparecencia de Elisa Polanco, despedida junto a o tros cuatro trabajadores el pasado mes de noviembre, porque "no va a aportar nada que no se conozca ya", porque es "un asunto laboral que debe solventarse en el ámbito de la legislación laboral", porque el PP lo solicita "para alimentar la polémica y generar confusión y crispación" y porque los ciudadanos no entenderían, dijo, que el Parlamento se dedique a "profundizar" en cuestiones tales como "quien llamó antes", en lugar de preocuparse por solucionar sus problemas reales.

El portavoz socialista añadió que tanto Revilla como Elisa Polanco han reconocido que existió esa llamada, ella presentó en rueda de prensa una "transcripción" de la conversación y luego Revilla "matizó" algunas cuestiones a través de un comunicado, y puesto que el PP "ya ha dictado sentencia" y ha calificado al presidente de "mentiroso, perjuro y cobarde", "para qué entonces esta comparecencia", se preguntó.

En la misma línea, el portavoz del PRC, Rafael de la Sierra, opinó que "no existe justificación alguna" para que comparezca Elisa Polanco, ya que Revilla le devolvió una llamada por "amistad" pero le dijo "no puedo hacer nada" cuando ésta le reclamó la readmisión de los despedidos. El portavoz regionalista sostiene que el presidente del Gobierno "no mintió" en la tribuna del Parlamento cuando juró por Dios que no había llamado a ninguno de los despedidos de MARE, porque lo que "quiso decir", añadió, es que "no había llamado a nadie para ofrecerle un acuerdo". "Contestó como tenía que contestar a la pregunta que se le hizo", apostilló.

Asimismo, De la Sierra aseguró que "es la primera vez que ocurre algo semejante en este Parlamento", y afirmó que con esta iniciativa, el PP pretende "centrar los focos en las declaraciones del presidente y en los despidos de MARE, y no realmente en el auténtico escándalo que ha supuesto su gestión en la antigua ERC hasta el cambio de Gobierno".

"PATETISMO"

La portavoz del PP le replicó que es la primera vez que se solicita la comparecencia de un ciudadano porque también es la primera vez que "vemos el patetismo de un presidente del Gobierno jurando en la tribuna a sabiendas de que nadie le puede creer salvo que jure por Dios". Asimismo, lamentó el "patético intento del portavoz del PRC de desviar la atención hacia la gestión de la ERC", y le acusó de "tergiversar" la conversación con Elisa Polanco porque, en su opinión, Revilla "le estaba ofreciendo una salida personal".

Asimismo, puntualizó que han solicitado la comparecencia de Elisa Polanco -hace dos meses- porque "el propio Revilla" lo pidió. Peón recordó que cuando el presidente del PP "reveló" en el Parlamento que Revilla había realizado una llamada telefónica a uno de los despedidos de MARE "ofreciéndole una salida personal", el presidente juró por Dios que no había hecho esa llamada y le "retó a que le trajera a la persona que había largado ese infundio para ver si era capaz de repetir esa acusación mirándole a los ojos".

La portavoz de la oposición afirmó que si Revilla "no hubiera querido mentir", habría reconocido desde el principio que devolvió una llamada a Elisa Polanco, y añadió que si el PSOE y el PRC creyeran realmente que el presidente "dice la verdad", habrían votado a favor de la comparecencia para que esa verdad aflorara.