El PSOE ya no ve en Podemos su socio preferente y avisa a Ciudadados de que por querer ser tan exclusivo, termina solo

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos
EUROPA PRESS
Actualizado 29/12/2017 16:56:29 CET

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El PSOE ha reconocido este viernes que ya no considera a Podemos su socio preferente, después de que los socialistas catalanes fueran expulsados del Gobierno municipal en Barcelona, donde sostenían a la alcaldesa, Ada Colau, de Barcelona en Comú.

En rueda de prensa en Ferraz para hacer balance del año, el secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha admitido que la ruptura de la alianza en Barcelona ha supuesto un "problema" en la relación del PSOE con la formación morada que lidera Pablo Iglesias, lo que no impide que ambas formaciones lleguen a acuerdos en el Congreso sobre temáticas sociales.

"No necesitamos formalizar ningún espacio de relación entre partidos", ha explicado, meses después de que el PSOE anunciara en julio con bombo y platillo la constitución de una mesa de trabajo permanente con la formación morada para hacer frente a las políticas del PP desde el Congreso de los Diputados, que apenas se ha reunido.

Esto no quiere decir que las dos formaciones no colaboren en iniciativas concretas relacionadas sobre todo con temática social, pero el PSOE no busca una "alianza estratégica" con Podemos, ha aclarado el 'número tres' del partido.

Ábalos ha reivindicado que socialistas y morados sí votan juntos en el Congreso en numerosas cuestiones, pero que esta cooperación ha quedado desdibujada por la situación en Cataluña, donde mantienen serias discrepancias. Si Podemos defiende el derecho a decidir y pide un referéndum pactado en Cataluña, los socialistas sostienen que la soberanía nacional compete al conjunto de la sociedad española, por lo que solo cabe que todos los españoles voten en referéndum una reforma de la Constitución y los catalanes, una reforma de su Estatuto.

Pero Ábalos no sólo ha sido crítico con Podemos. También ha advertido a Ciudadadanos de que por querer ser "tan exclusivo", termina "muy solo", como le está ocurriendo a su líder en Cataluña, Inés Arrimadas. "Entre 'a ver qué pasa' y quererlo todo, creo yo que hay algunos márgenes de iniciativa política", y la primera iniciativa ha de ser, en opinión de Ábalos, "poder hablar con los demás".

"Para convivir hay que reconocer, y no descalificar, que es lo que le gusta hacer a Ciudadanos. Como ninguno te gusta y con ninguno puedes, al final te encuentras en esa soledad, y de la soledad viene la impotencia, que es en la situación en la que se encuentra", ha señalado Ábalos, que ha reprochado a Ciudadanos no haber previsto este escenario antes de "prometer todo" en la campaña del 21-D.

El 'número tres' del partido también ha afeado a Ciudadanos que se compinche con el PP para bloquear iniciativas legislativas presentadas por la oposición con la excusa de que supondrían un incremento presupuestario no compatible con los objetivos de reducción del déficit.

NO QUIERE UN ADELANTO ELECTORAL

Y aunque el PSOE ve agotado al Gobierno de Mariano Rajoy por su falta de iniciativa política y hace un balance "muy crítico" de este 2017, cree que "no se dan las condiciones para anteponer ningún interés partidista" y exigir un adelanto de las elecciones generales.

Ábalos ha expuesto que este 2017 viene caracterizado por una doble fractura, la territorial que ha provocado la crisis en Cataluña, "azuzada" por el PP desde que estaba en la oposición, y una segunda quiebra social motivada por las políticas que el PP ha puesto en marcha "en colaboración con su socio" de investidura, Ciudadanos.

Dos fracasos que evidencian, a juicio del PSOE, que el PP "no está a la altura del país que gobierna" ni tampoco a la altura de las necesidades de los ciudadanos.

Ábalos ha culpado al Gobierno de Rajoy del aumento de la desigualdad, la precariedad laboral y la pobreza en España, porque "por primera vez en la historia" el crecimiento económico "no sirve para reducir la pobreza y la desigualdad". "Nuestra economía social de mercado está perdiendo todo el carácter social para ser sólo una economía de mercado", ha alertado.

A modo de ejemplo, ha recordado que en España hay aún 1,2 millones de hogares con todos sus miembros en paro, mientras que tener un empleo ya no es garantía de bienestar, teniendo en cuenta que para 2,5 millones de asalariados contar con un empleo no les libra de la pobreza.

El sistema de bienestar no protege de manera suficiente a determinados sectores de población, ha alertado. La mitad de las familias monoparentales está en riesgo de pobreza, uno de cada tres niños está en riesgo de pobreza, ha incidido, sin olvidar mencionar que dentro de poco España será el país desarrollado del mundo más envejecido, solo por detrás de Japón, lo que disparará el gasto en pensiones y sanidad.

Ábalos también ha llamado la atención sobre la falta de expectativa de los jóvenes. De este colectivo, el 60 por ciento de los trabajadores menores de 30 años tiene un contrato temporal, lo que dificulta su emancipación.

Y ha alertado de que el sistema educativo español ya no ejerce de "ascensor social", pues la situación económica condiciona el rendimiento educativo cuando la política de becas del Gobierno de Rajoy "ha retrocedido décadas" con la reducción en su número, unido al aumento de las tasas universitarias.

Ábalos también ha cargado contra la "corrupción sistémica" en el PP, primer partido procesado como tal por los tribunales por lucrarse con la trama Gürtel; por el incumplimiento de su acuerdo de regeneración con Ciudadanos; su modelo económico que pone en riesgo la sostenibilidad del sistema de protección social de los ciudadanos y su actitud de bloqueo de las iniciativas legislativas de la oposición en el Parlamento. "El PP o impone su política o no hay ninguna política", ha ilustrado.