Lerma afirma que el partido debe saber dejar claro en su discurso que "tiene vocación de gobernar en solitario"

Actualizado 24/10/2007 18:26:35 CET

Cree que la dimisión de Pla no tendrá un coste electoral y que se ha superado la "desmoralización" de la militancia

VALENCIA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la gestora del PSPV, Joan Lerma, afirmó hoy que "tiene que quedar claro" en el discurso de los socialistas valencianos que el partido "aspira a gobernar con su programa" y que lidera "un proyecto autónomo con capacidad de entendimiento con todos los partidos, pero obviamente con vocación de gobernar en solitario", algo que la dirección provisional va a tratar de "transmitir a la sociedad".

En una entrevista concedida a Europa Press, el también portavoz del PSOE en el Senado reconoció que "hasta ahora hay algo que obviamente no hemos hecho bien", porque, de lo contrario, "habríamos obtenido mejor resultados", y "están recientes todavía las elecciones autonómicas y locales" y la derrota electoral cosechada en esa cita por el PSPV.

Lerma señaló que la gestora ha abierto una "nueva etapa" que, aunque tiene "fecha de caducidad", la que marca la celebración del congreso ordinario de 2008, va a venir presidida por el objetivo de resaltar que el PSPV representa una opción que apuesta por "la modernización, las libertades y las políticas sociales". En este sentido, manifestó que la persona que reciba el apoyo de la militancia para liderar el PSPV "tiene que dar esa sensación del proyecto que aspira a representar", es decir, que se trata de "un proyecto de modernización y de política social".

Para ello, "tenemos que buscar el mejor candidato" o quien aspire a serlo "nos tiene que convencer de que ése es el proyecto que tiene para el futuro de la sociedad", manifestó. Sobre si el ex ministro Jordi Sevilla, o los alcaldes de Alaquàs (Valencia), Jorge Alarte, y de Morella (Castellón), Joaquim Puig, reúnen esas condiciones, aseguró que "sin duda" sí las cumplen, porque son "gente dinámica, preparada y que tiene los proyectos claros de futuro para la Comunitat.

El también ex presidente de la Generalitat remarcó que la labor interna de la gestora va a consistir en "abrir el partido a toda la gente que quiera presentarse" y en "garantizar la máxima amplitud de la oferta interna" ante el próximo congreso, del que saldrá una decisión "ampliamente participada".

Sobre los criterios para la elaboración de las candidaturas a las generales, restó trascendencia a la intervención de la gestora, porque, dijo, "las listas están bastante perfiladas ya", dado que "se han ido decantando las opciones que los militantes quieren", y añadió: "en las listas no cabe duda de que los militantes tienen una importante labor, porque éste es un partido de voluntarios donde la gente paga incluso por estar, y a lo que tiene derecho es a proponer y a intervenir en quién tiene que representar a la organización".

Lerma aseguró también que la gestora "propiciará que la gente participe, proponga, exponga sus criterios de quién tiene que representar mejor a la organización". "Les escucharemos y haremos la propuesta pertinente", dijo.

COSTE PERSONAL "DESORBITADO"

El responsable de la dirección provisional de los socialistas valencianos se mostró convencido de que la dimisión de Joan Ignasi Pla como secretario general del PSPV tras las informaciones sobre un supuesto trato de favor por una constructora en las obras de reforma de su vivienda no tendrá un "coste electoral", pero aseguró que "por desgracia ha tenido un coste, desde el punto de vista personal, desorbitado para lo que estábamos discutiendo", puesto que "no se trataba de ningún delito ni de nada que pudiera perseguirse legalmente".

"Ese coste personal desorbitado sí lo tiene y eso es irreparable ya, aunque (Pla) haya pagado todas sus deudas y no tenga nada pendiente", manifestó el dirigente socialista, que, interrogado sobre qué papel debe desempeñar en el futuro el ex dirigente socialista, señaló que voluntariamente ha decidido apartarse de sus responsabilidades "para que el partido no pudiera ser objeto de ataques", una decisión "que le honra personalmente", algo que "valoran los militantes". Por ello, dijo estar seguro de que "si en su momento decide optar a algo, ese gesto se lo valorarán".

Según Lerma, la situación "obviamente no tiene coste político" porque los ciudadanos "no van a culpar a un proyecto y a una organización de este tipo de cuestiones". Respecto a si pasará factura dentro del partido, reconoció que, cuando se dan hechos de estas características, "se produce cierta desmoralización y falta de autoestima" en la militancia, pero añadió que en el acto que protagonizó el pasado sábado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, "se vio que estaba superado".

El que fuera ex secretario general del PSPV señaló que el partido aspira a superar en la cita de marzo los resultados electorales de las pasadas elecciones generales, y, preguntado sobre si el tirón electoral de De la Vega permitirá remontar el fracaso de las autonómicas, Lerma destacó que "la gente vota en cada comicio en función de lo que cree que está en juego y tiene claro que en las próximas elecciones no se presenta, por un lado, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y, por otro, la Generalitat". La ciudadanía sabe, agregó, que a estos comicios concurre el líder del PP, Mariano Rajoy, y recuerda "las cosas que pasaban en su Gobierno".

NEUTRALIDAD

Lerma pidió a los que recelan de que la gestora vaya a garantizar la neutralidad de cara al próximo congreso que "vean nuestra actuación" y que, "al margen de apriorismos, juzguen lo que vamos haciendo". La gestora, indicó, "generará suficiente confianza para que todos se den cuenta de ello", porque "va a tomar decisiones políticas, pero, desde el punto de vista interno, procurará contar con toda la organización".

Respecto a si comparte con el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, que no existen familias en el PSPV, ironizó con que "la familia es una cosa muy consistente y no se acaba". Lerma opinó que, en las cuestiones internas del partido, "toda la gente tendrá más confianza o menos en determinados nombres o personas, pero, al final, se vota en función de las políticas que se proponen y no en función de ninguna relación familiar".

Sobre si se debería haber celebrado un congreso extraordinario inmediatamente después de la derrota electoral en las autonómicas, Lerma señaló que "visto lo que ha pasado" sigue pensando que no era la mejor alternativa. Según defendió, "es positivo que la nueva dirección se elija en función de criterios políticos, de proyectos que queremos explicar a la ciudadanía, y no en función de preferencias personales", aunque sean personas, puntualizó, las que representan a esos proyectos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies