Pujol asegura que los inmigrantes "tienen el deber de adaptarse a Cataluña" y ésta, el de "acogerlos"

Actualizado 10/05/2006 18:29:54 CET

BARCELONA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, aseguró hoy que los inmigrantes "tienen el deber de adaptarse a Cataluña", del mismo modo en que los catalanes "debemos acogerlos" y darles un "trato humano, correcto y no discriminatorio".

Pujol explicó que, a modo de ejemplo, los inmigrantes que proceden de países donde no se respetan los derechos de las mujeres deben "adaptarse" a las leyes que imperan en Cataluña y que promueven la igualdad de derechos entre ambos sexos.

Además, subrayó que la integración de los inmigrantes debe fundamentarse en la "participación" de unos y otros "en unos valores comunes" que, a su vez, deben convertirse en "el núcleo vertebrador del país" y de su diversidad.

El ex presidente insistió en la necesidad de que este "núcleo de encuentro entre todos los ciudadanos" sea "lo más amplio posible", con tal de asegurar "la continuidad histórica del país" dentro de una sociedad "poli cromática" y diversa, manifestó.

Según Pujol, si se fomenta la multiculturalidad sin buscar la participación en una "cultura central y conductora", se corre el peligro de caer en una sociedad "fracturada y carente de cohesión", donde la convivencia puede ser cada vez más "difícil", señaló.

DEBEN APRENDER CATALÁN.

En particular, resaltó que los inmigrantes "deben aprender el catalán", porque es la lengua vehicular de las escuelas y porque es la lengua del país. Pujol advirtió de que por mucho que se hablen 150 lenguas en Cataluña, si no hay ninguna que la hable todo el mundo "no se puede decir que es un país".

No obstante, consideró que, por su parte, Cataluña debe cumplir su deber y "crear ascensores sociales" para que los inmigrantes puedan mejorar su situación con el paso de los años.

En este sentido, Pujol manifestó que supone "un gran mérito y orgullo para Cataluña" el hecho de que, actualmente, los hijos de los inmigrantes que llegaron entre los años cincuenta y setenta para buscar trabajo, "ocupen cargos de prestigio" en el mundo empresarial, sanitario o judicial.

En relación con la falta de religiosidad en Cataluña, Pujol advirtió de que ha llegado un momento en que la separación entre Iglesia y Estado "se ha convertido en un alejamiento ante la trascendencia" y por tanto de "nosotros mismos".

Pujol hizo estas declaraciones durante la conferencia 'Los retos de la multiculturalidad' que pronunció a estudiantes de la Universitat Internacional de Catalunya.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies