Quiroga descarta reunirse con EH Bildu y dice que ETA no puede "condicionar" la ponencia de Libertad y Convivencia

Arantza Quiroga.
EUROPA PRESS
Actualizado 06/10/2015 13:05:55 CET

Pide el "rechazo expreso" a la violencia en sustitución de la expresión "condena" porque "no debemos encallarnos en las palabras"

SAN SEBASTIÁN, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, ha descartado que su formación vaya a mantener un encuentro "oficial" con EH Bildu, como le pidió el pasado sábado el parlamentario de la coalición Hasier Arraiz. Asimismo, ha asegurado que ETA no puede "condicionar" la creación de la Ponencia de Libertad y Convivencia en la Cámara vasca, ni la consecución de acuerdos sobre esta materia, porque las cuestiones sobre cómo se resuelve el final de la banda armada o la situación de sus presos "no deben estar sobre la mesa" en este foro.

En una rueda de prensa en San Sebastián, Quiroga ha dado cuenta de la moción registrada por el grupo parlamentario del PP este martes en el Parlamento vasco en la que se recoge la creación de una ponencia parlamentaria, en torno a unas "bases mínimas", para materializar "un acuerdo compartido" por los grupos parlamentarios sobre "los principios y valores que deben regir la libertad y la convivencia" en Euskadi.

Como novedad, el texto pide el "rechazo expreso" a la violencia en sustitución de la expresión "condena", porque "no debemos encallarnos en las palabras".

Además, asegura que "va a siendo hora de que todos nos pongamos de acuerdo en relación con nuestra historia reciente, la presente y, sobre todo, puesto que el pasado nadie lo podrá borrar, sobre nuestro futuro".

Según ha indicado, el objetivo final de esta ponencia, que aspira a suponer un "reinicio" en Euskadi, será "la deslegitimación definitiva del terrorismo, el reconocimiento del derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación de las víctimas y el asentamiento del respeto y la tolerancia en nuestra sociedad".

En segundo lugar, el texto recoge que su constitución conllevará, por parte de los grupos parlamentarios integrantes, "asumir el principio de respeto a la personas y los derechos humanos y el rechazo expreso a la violencia, a cualquier razón que la justifique, en el pasado y en el futuro", una expresión que sustituye a la de condena utilizada hasta ahora, porque "no debemos encallarnos en las palabras", según ha explicado a los periodistas al ser cuestionada sobre este cambio.

A su juicio, ese rechazo a la violencia es el "punto de partida innegociable" para ir asentando una nueva etapa en la política, "lamentablemente tardía", y construir una sociedad "vacunada contra el odio y la intolerancia".

En tercer lugar en la moción se prevé que el objetivo de esta ponencia será "promover un discurso nítido en contra de la violencia y a favor de la memoria".

Quiroga ha defendido que esta iniciativa es "una aportación constructiva, posibilista, que mira al futuro y la convivencia y parte de los desastres cometidos en el pasado, sin otro ánimo que, tratar de visualizar que en la política vasca, superada la amenaza del terrorismo debemos ponernos de acuerdo en lo fundamental" y que ese acuerdo "es el mejor ejemplo de que se puede llegar a convivir en Euskadi entre diferentes".

Además, ha señalado que el texto registrado por el PP aspira a ser "un punto de encuentro" y, por tanto, está abierto a "cambios que la mejoren pero que no la desnaturalicen" a través de enmiendas. Por ello, se ha mostrado convencida en que se puede "llegar a un acuerdo" sobre unos "principios mínimos" para construir la convivencia en Euskadi, aunque sea "difícil".

Al respecto, ha indicado que es consciente de las "dificultades" que esta cuestión supone para cada partido político y así ha señalado que, cuando ella, realiza este planteamiento tiene "en la cabeza a las víctimas del terrorismo, pero especialmente a los 24 miembros del PP asesinados por ETA", y "desde la responsabilidad, el respeto y el reconocimiento a lo que ha supuesto eso", plantea este debate en la Cámara vasca.

Preguntada por los periodistas sobre el emplazamiento realizado por Arraiz a Quiroga para mantener un encuentro sobre Paz, la presidenta del PP vasco ha señalado que su partido no puede "hacer cosas raras, ni dar saltos extraños, ni ser incoherentes con nuestra trayectoria", sino que "las cosas hay que hacerlas de verdad, dando pasos que sean reales y basados en una condición" y, a su juicio, "todavía hay mucho que andar" al respecto.

"Somos dos partidos que estamos en las antípodas, no sólo políticas, sino también de revisar y ver cómo ha sido la historia hasta ahora". Por ello, Quiroga ha señalado que no le ve "ningún sentido" a un encuentro así, que ha afirmado el PP vasco "no va a oficializar" y "no va a existir", aunque "evidentemente se tendrá que hablar" con la coalición sobernanista, "como se habla de otras iniciativas".

"Los pasos se tienen que dar en el Parlamento", ha insistido, para añadir que hay que "pasar a los hechos" y ver si "realmente hay un compromiso de querer mirar hacia adelante y construir la convivencia" por parte de la izquierda abertzale.

"No nos quedemos con esas cosas que son viejas, del pasado", ha indicado, para asegurar, a continuación, que esta moción se plantea "con normalidad" y "transparencia" como cualquier otra iniciativa parlamentaria y, por tanto, se tendrá en cuenta las propuestas de "todos" los grupos parlamentarios que tienen, además, que formar parte de la ponencia.

"REHENES DE NADIE"

La dirigente del PP ha pedido al resto de partidos políticos que no instrumentalicen los principios recogidos en la moción y que hagan "un esfuerzo de posibilismo y de realismo para caminar junto al conjunto de la sociedad vasca y ponernos a su altura" y que se "centren" en el objetivo de este texto que es "la libertad y la convivencia" entre los vascos que "parten de un pronunciamiento común y que no debería mezclarse con otros asuntos".

Además, ha indicado que ETA "no nos puede condicionar, no puede seguir condicionando" la convivencia en Euskadi, y, por tanto, "los problemas de cómo se resuelve el final" de la banda terrorista "no deben estar sobre la mesa en esta ponencia", como tampoco debe estarlo, a su juicio, la situación de los presos de ETA, porque "el problema de los presos no es de la sociedad vasca, de los ciudadanos, sino de ETA, de las consecuencias de las actuaciones de ETA".

En este sentido, ha defendido que la paz y la convivencia "no deben de ser rehenes de nadie, ni de nada", sino que corresponden "por derecho" al conjunto de los ciudadanos vascos. Quiroga ha incidido en que el acuerdo que haga posible la creación de esta ponencia debe darse "sin ninguna condición, sin nada a cambio".

PP NACIONAL

Cuestionada por los periodistas sobre una posible reacción negativa por parte del PP Nacional y su electorado a esta propuesta del PP vasco, Quiroga ha apuntado que el objetivo de su partido "siempre ha sido construir la convivencia en libertad, desde el respeto a la pluralidad vasca" y, "una vez que ETA no es una amenaza lo que queda por recomponer es eso, la convivencia, la confianza entre los vascos que nos permita mirar al futuro de una manera más esperanzadora y sellando definitivamente el uso de la violencia en nuestra tierra" para que esto "no se vuelva a repetir".

Tras opinar que eso "sólo será posible si todos somos capaces "de mirar atrás y decir que eso nunca debió ocurrir", ha afirmado que, no está haciendo "nada que se salga de lo que es el posicionamiento del PP que si algo ha hecho es trabajar por la paz, la convivencia y el respeto a la pluralidad en el País Vasco". "No estoy haciendo otra cosa", ha incidido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies