Rajoy avisa a Mas de que no negociará su "viaje a ninguna parte"

 

Rajoy avisa a Mas de que no negociará su "viaje a ninguna parte"

Actualizado 04/12/2014 5:55:42 CET

Contrapone su gestión con el "delirio" soberanista y promete no abandonar a los catalanes

BARCELONA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, ha acusado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, de impulsar un "viaje a ninguna parte" con su plan para declarar la independencia en 18 meses tras unas elecciones plebiscitarias, y ha advertido de que está dispuesto a hablar pero no negociará sobre la unidad de España.

"Nunca he negociado ni negociaré sobre la igualdad de los españoles y su derecho a decidir qué quieren que sea su país", ha advertido este sábado ante más de mil personas al clausurar las jornadas municipales sobre estabilidad y buen gobierno que ha celebrado el PP en Barcelona, donde ha defendido que a los delirios debe responderse con tranquilidad.

Está dispuesto a escuchar a quien quiera hablar con él, pero no a permitir que se ponga en tela de juicio la unidad de España, sino que tratará de solucionar los problemas con "política de la buena", defendiendo lo que él cree basándose en el diálogo y la legalidad.

Ha respondido así a la hoja de ruta presentada por Mas el martes, en la que abogaba por una lista unitaria con representantes de varios partidos e independientes y que, en caso de vencer en unas elecciones plebiscitarias, abriese un proceso de negociación de 18 meses con el Gobierno central y las instituciones europeas para concretar la independencia de Cataluña.

Rajoy ha deplorado que "nunca en la Historia un gobernante había perdido tanto el tiempo ni se lo había hecho perder a los ciudadanos generando tanta confusión y provocando tanta inestabilidad", y ha cargado contra Mas por sumir a Cataluña en el desgobierno.

Ha pedido respeto para Cataluña, porque "no puede ser un país de listas únicas, partidos únicos y políticas únicas", y ha acusado al presidente catalán de llevar a cabo una huida hacia delante con el único objetivo de buscar su supervivencia política sin importarle dejar atrás cada vez a más catalanes.

Ha lamentado que, desde que llegó a la Generalitat (2010), Mas haya desatendido su obligación de luchar contra la crisis, y haya estado "obsesivamente entregado a fomentar la división, propagando falsos mitos históricos y políticos y agitando la ensoñación independentista como la Arcadia feliz".

Ha contrapuesto la inestabilidad que ve en el debate soberanista con su propio compromiso por proteger las finanzas catalanas y los intereses de los ciudadanos al margen de lo que opinen, y ha asegurado que seguirá ayudando a los catalanes pese al proceso soberanista al margen de lo que puedan opinar otros.

"No voy a dejar tirado mientras pueda a ningún ciudadano español, piense lo que piense", ha dicho Rajoy, que reivindica las aportaciones económicas del Gobierno en Cataluña mediante el FLA y el Fondo de proveedores porque eso ha permitido, por ejemplo, garantizar la liquidez de la Generalitat y pagar deudas pendientes a las farmacéuticas.

MENSAJE A LA MILITANCIA

Después de que dentro del PP catalán se oyesen críticas a la "inacción" del Gobierno central con el 9N y algunos llegaran a decir que se habían sentido abandonados, Rajoy ha aprovechado su presencia en Cataluña para defender ante la militancia la gestión que hizo su Ejecutivo del proceso participativo impulsado por Mas.

Así, ha recordado que impugnaron ante el Tribunal Constitucional (TC) la Declaración de Soberanía, la Ley de Consultas, el decreto de convocatoria de la consulta y el proceso participativo del 9N, y además ha destacado que él conocía bien "la operación de propaganda internacional que algunos tenían preparada", aunque ha asegurado textualmente que ésta se vino abajo sin ruido y sin estrépito.

También ha salido al paso de los que sospechaban de la existencia de un acuerdo oculto insistiendo hasta en tres ocasiones que no ha pactado nunca "ninguna concesión contra los derechos e intereses de los españoles", y ha respondido a los que le pedían una actuación contundente asegurando que a los delirios deben afrontarse con tranquilidad y no con más alboroto.

Además, ha reivindicado su compromiso con Cataluña y el PP catalán, y ha recordado que ha estado 16 veces en Cataluña desde que ocupa el cargo y 117 desde que preside el PP, y ha felicitado a los populares catalanes y a su líder, Alícia Sánchez Camacho, por defender sus planteamientos "con la valentía que otros no han tenido".

FRACASO DEL 9N

Además, ha esgrimido que el proceso participativo ha sido contraproducente para el presidente de la Generalitat porque "si Mas pretendía presentar una Cataluña independentista ha fracasado en toda regla", y ha remarcado en varias ocasiones que dos de cada tres catalanes no fueron a votar.

Rajoy se ha preguntado "cómo se atreve a hablar en nombre de Cataluña al pregonar la independencia", y ha censurado la organización de un proceso participativo sin garantías en el que no había censo y en el que, a su juicio, la Generalitat actuó con absoluta parcialidad.

MINISTROS, PRESIDENTES Y CÚPULA DEL PP

Entre los asistentes estaban los ministros Ana Pastor, José Manuel Soria, Fátima Báñez, Luis De Guindos y Jorge Fernández, la secretaria general del PP y presidenta de Castilla La Mancha, Dolores de Cospedal; el presidente de la Comunidad Valenciana y el de la Comunidad de Madrid, Alberto Fabra e Ignacio González, y las líderes territoriales del PP en Madrid y en el País Vasco, Esperanza Aguirre y Arantza Quiroga.

Además, han estado en clausura de las jornadas municipalistas del PP catalán el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls; el de Pimec, Josep González; el del Círculo Ecuestre, Borja García Nieto, y también el de la plataforma SCC, Josep Ramon Bosch.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies