Rajoy no desvela sus cartas ante la moción de censura para no dar ventaja a Iglesias y jugar con el factor sorpresa

356430.1.644.368.20170611112350
Vídeo de la noticia
Publicado 11/06/2017 11:23:50CET

Aunque esperan bronca con la corrupción, el Gobierno cree que es una oportunidad para contrarrestar las "inviables" políticas de Podemos

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantiene la incógnita sobre si intervendrá este martes en la moción de censura que ha presentado Podemos contra él, consciente de que anticipar su estrategia puede dar ventaja a Pablo Iglesias. Fuentes de Moncloa han indicado a Europa Press que si no desvela sus planes se reserva todas las opciones hasta el mismo momento del debate.

En las filas del Ejecutivo aseguran que este debate les ofrece la oportunidad de contrarrestar las políticas "inviables" de Podemos, sobre todo en materia económica, en un momento en que se han conocido buenos datos de empleo y se han aprobado los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso.

Además, subrayan que Rajoy es un "buen orador" y puede recurrir a su particular sorna gallega para acorralar al secretario general de Podemos en el momento que considere oportuno, sostienen en Moncloa, donde recuerdan la prerrogativa del Gobierno de poder intervenir en cualquier momento del debate.

LOS MINISTROS, PREPARADOS

Pese a que Rajoy no quiere anticipar su estrategia y jugar con ese factor sorpresa, el pasado viernes el portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando, dijo tener la intuición de que el presidente del Gobierno tomará la palabra en el debate, como hicieron sus predecesores, Adolfo Suárez y Felipe González, en las mociones de censura de 1980 y 1987, respectivamente.

Los ministros acudirán preparados a esta cita, que arranca el martes 13 a las 9.00 horas en el Pleno del Congreso. Fuentes de Moncloa confirmaron el viernes que "hace tiempo" se les dio instrucciones para que estén listos por si fuera necesario salir a la tribuna.

Sin embargo, eso no quiere decir que Rajoy quiera seguir el mismo guión que utilizó Cristina Cifuentes esta semana en la Asamblea de Madrid, que optó por guardar silencio pero contraatacó la moción de censura que Podemos había presentado contra ella dando juego a todos sus consejeros.

LA PRIMERA VEZ QUE LO HACE LA TERCERA FUERZA

Fuentes del Ejecutivo reconocen que esta moción es "diferente" a las dos anteriores, porque por primera vez no la lidera el primer partido de la oposición, el PSOE, sino la tercera fuerza política del Parlamento. Por eso, no se descarta que Rajoy quiera "significar esa diferencia de estatus" dándole una "entidad menor a las intervenciones" del Gobierno.

De hecho, y dado que la moción no va a prosperar, en el Gobierno y en el PP subrayan que uno de los momentos culmen del debate estará en el 'rifirrafe' entre el PSOE y Podemos, en un momento en el que, según las fuentes consultadas, ambas formaciones están compitiendo por el mismo espacio de la izquierda.

En el PP admiten que serán un debate bronco porque tanto el promotor de la moción de censura como los demás grupos subirán a la tribuna para 'restregar' al Partido Popular sus casos de corrupción, después de que en las últimas semanas el foco informativo haya estado en la 'Operación Lezo', nuevas revelaciones de la trama Púnica o la citación como testigo a Mariano Rajoy por el 'caso Gürtel'.

A esos casos se ha añadido un nuevo ingrediente: el fallo del Tribunal Constitucional anulando la amnistía fiscal que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy. Casi todos los grupos de la oposición han solicitado ya la dimisión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y en Moncloa dan por hecho que el martes atacarán al Gobierno con esta sentencia.

LA TERCERA MOCIÓN DE CENSURA DE LA DEMOCRACIA

Será la tercera moción de censura de la democracia, que llega treinta años después de la anterior, que tuvo lugar en 1987. Aquella también estaba condenada al fracaso pero el entonces líder de Alianza Popular, Antonio Hernández-Mancha, la utilizó para tener visibilidad --no era diputado sino senador-- y poder entrar en el 'cuerpo a cuerpo' con el entonces presidente del Gobierno, Felipe González.

Esa moción de censura, que se votó el 30 de marzo de 1987, cosechó 66 votos a favor, 195 en contra y 71 abstenciones. Durante el debate, tomó también la palabra el entonces vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra.

Siete años antes, el 28, 29 y 30 de mayo de 1980, tuvo lugar la primera moción de censura de la democracia. La presentó el entonces líder del PSOE Felipe González contra Adolfo Suárez, y tampoco prosperó. Cosechó 152 votos a favor, 166 en contra, 21 abstenciones y 11 ausencias. Aparte del presidente del Gobierno, intervinieron el vicepresidente Fernando Abril Martorel y varios ministros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies