Rajoy y Pedro Sánchez hablaron este miércoles sobre la convocatoria del pleno de investidura en Cataluña

Rueda de prensa de José Luis Ábalos en la sede del PSOE
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 22/03/2018 14:11:07CET

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha desvelado que el secretario general del partido, Pedro Sánchez, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, intercambiaron información este miércoles sobre la convocatoria del pleno de investidura en Cataluña para designar presidente a Jordi Turull.

"Hablaron ayer para dar cuenta de las informaciones de manera paralela o de modo casi simultáneo a que se hicieran públicas", ha señalado en declaraciones a La Sexta recogidas por Europa Press.

Ábalos ha matizado que "no se abordó con ninguna profundidad la cuestión, simplemente fue trasladar una información que fue pública de modo inmediato, sobre las intenciones del president del Parlament de Cataluña y del intento de investidura de Turull".

"Absolutamente nada más", ha añadido el secretario de Organización, quien ha concretado que "de cómo se debe gestionar" la aplicación del artículo 155 "no se ha planteado nada" en esa conversación.

El socialista ha denunciado que "hoy quieren hacer una investidura exprés con excusas como prepararse la defensa o tomar un AVE" y plantea si "no será que también quieren precipitar un acto de gobierno que complique más la situación política".

"Es evidente que quieren que esta investidura sea lo más efectiva posible y tomar alguna disposición o algún acto de gobierno que les permita adquirir esta dimensión de acto consolidado, porque con una sola investidura tampoco significa que puedan tener la condición que parecen querer perseguir de modo precipitado de tener un president y un govern", ha señalado.

Para Ábalos, "es evidente" que Turull "no es el candidato que merece Cataluña" y "la situación actual es un desastre" y "una provocación" que lleva a "despejar las esperanzas que se podían albergar de un cierto retorno a la normalidad".

Opina que obedece a "un enrocamiento respecto de sus problemas judiciales para complicar la situación judicial que viven los responsables del procés" y a "una estrategia política" que pasa por "intentar obviar o evitar las responsabilidades judiciales de los protagonistas de toda esta situación" mientras se mantiene "un conflicto abierto".