Ramón Sagarzazu, cuarto detenido en la operación contra la cúpula de la banda

Actualizado 22/09/2015 21:05:30 CET

Registran su vivienda ubicada en calle Araneder de Oyarzun (Guipúzcoa)

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

Ramón Sagarzazu es otro de los detenidos este martes en el marco de la 'operación Pardines', que se ha saldado con el arresto de los jefes de ETA David Pla e Iratxe Sorzábal en el sur de Francia, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

En el operativo, que ha sido llevado a cabo por la Guardia Civil en colaboración con la Policía francesa en un domicilio de las afueras de la localidad de Saint-Étienne-De-Baïgorry, en la región de los Pirineos Atlánticos, también ha sido arrestado Francisco Flores.

Agentes de la Guardia Civil registran su vivienda ubicada en la calle Araneder de Oyarzun (Guipúzcoa), según han indicado a Europa Pres fuentes de la lucha antiterrorista.

Ramón Sagarzazu Gaztelumendi, alias 'Ramontxo', era considerado el jefe del aparato internacional de ETA cuando fue detenido el 23 de mayo de 2005 junto a Oier Goitia y el francés Bernard Sansebastián, integrantes del mismo aparato, en un operativo en el que se incautaron 125 kilos de nitrato amónico en uno de los registros efectuados.

Es hijo del veterano etarra Ramón Sagarzazu Olazaguirre, uno de los responsables de las finanzas de ETA. Alias 'Xempe', fue absuelto en el juicio por el caso faisán, en el marco del cual reconoció haber formado parte de la organización terrorista hasta 1986. Residió en Cuba hasta que regresó a Francia y posteriormente al País Vasco.

El arrestado este martes en Francia, natural de Oyarzun, fue detenido el 9 de julio de 1997 en el aeropuerto internacional de Caracas, en Venezuela, por colaboración con ETA, vinculado entonces con el "aparato de mugas" (paso de fronteras) de la banda terrorista.

El presunto etarra intentó previamente entrar en Holanda a través del aeropuerto de Amsterdam, pero las autoridades de este país le denegaron el acceso ya que portaba documentación falsa, y le reenviaron a Venezuela, de donde procedía el vuelo en el que llegó a la capital holandesa.

A principios de los noventa ya había sido detenido en Francia y expulsado por las autoridades galas a España, donde estuvo un tiempo en prisión. El Gobierno de Venezuela le dejó en libertad y le acogió como residente, tras estar detenido 35 días en Caracas, acusado por las autoridades españolas de colaborar con la banda terrorista ETA.

Regresó a Francia a principios de 2002 y sustituyó a Peio Esquisabel, detenido en abril de 2005, al frente del aparato internacional de la banda. Fue arrestado un mes después, el 23 de mayo, y cumplió condena en el país galo hasta 2012.