Rechazada la figura del senador no adscrito propuesta cuando Barberá llegó al grupo mixto

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Rechazada la figura del senador no adscrito propuesta cuando Barberá llegó al grupo mixto

Publicado 30/11/2016 18:47:08CET

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Senado ha rechazado, con los votos en contra del PP, PSOE, Ciudadanos y PNV, crear la figura del senador no adscrito para los parlamentarios tránsfugas, una iniciativa que fue presentada por Compromís en octubre como reacción a la incorporación de Rita Barberá al Grupo Mixto, y que ha sido planteada en la sesión plenaria de este miércoles, una semana después de la muerte de la exalcaldesa valenciana.

La petición incluía una reforma del artículo 30 del Reglamento del Senado, que regula la organización del Grupo Mixto, al que Compromís quería añadir un apartado para crear un grupo nuevo de senadores no adscritos para los parlamentarios "declarados tránsfugas por su propio partido" o por "darse circunstancias de pérdida de confianza que así lo definen".

Además ha sido rechazada una propuesta alternativa, también de modificación del artículo 30, presentada por el Grupo Parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea que coincidía en líneas con la propuesta de Compromís, pero añadía que los parlamentarios tránsfugas "se considerarán senadores no adscritos a ningún grupo parlamentario y no podrán continuar ocupando cargo alguno en los órganos del Senado".

Ambas iniciativas han sido sometidas a votación y rechazadas. La propuesta de Compromís ha recibido 204 votos en contra, 3 a favor y 35 abstenciones. Por otro lado, la expuesta por Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha sido apoyada por 17 votos a favor, frente a 207 en contra y 17 abstenciones.

"NO ES JUSTO QUE EL MIXTO SEA EL CAJÓN DE SASTRE"

Antes de que las propuestas se sometieran a votación han sido debatidas en el hemiciclo. El primero en tomar la palabra y exponer las razones de su propuesta de modificación del Reglamento ha sido el senador territorial de Compromís, Carles Mulet. Tanto Mulet, como el otro senador de Compromís, Jorge Navarrete, cargaron contra Rita Barberá cuando ésta anunció su baja en el PP pero mantenía su escaño pasando a formar parte del Grupo Mixto.

Desde su posición entendieron la decisión de Barberá como un acto de transfuguismo político que no debía recaer en este Grupo que ya está formado por 16 senadores de 10 partidos. Desde este momento Mulet defendió la creación la figura de un senador no adscrito y registró esta propuesta en el Senado el pasado mes de octubre.

Durante la sesión plenaria, Mulet ha argumentado que la figura del senador adscrito ya existe en otras instituciones, por ejemplo en las Cortes Valencianas y que esta "permite limitar la capacidad política y los ingresos de un senador que ha dejado la disciplina de su grupo parlamentario" para pasar a "representarse a sí mismo" y no interferir en el resto de grupos que conforman el Grupo Mixto.

Así, Mulet ha defendido que "no es justo que el Mixto acabe siendo el cajón de sastre" y que el resto de grupos que lo integran "terminen pagando los problemas". El senador ha admitido que la causa que urgía la creación de dicha figura "desgraciadamente ya no está encima de la mesa", haciendo alusión directa al fallecimiento de Barberá, pero ha aseverado en el futuro puede darse el caso de que un senador sea expulsado de su partido y acabe en el Grupo Mixto que, a su juicio, "ya tiene recursos y tiempo limitado" para realizar sus labores en la Cámara.

QUE EL NO ADSCRITO "NO OCUPE CARGO ALGUNO"

Por su parte, la senadora del Grupo Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea Miren Edurne Gorrochategui, que se ha abstenido en la propuesta de Compromìs, ha planteado la propuesta alternativa por parte de su grupo para modificar el artículo 30. La senadora ha aclarado que, aunque coinciden con la creación de la figura de senador no adscrito para evitar "disfunciones" en el funcionamiento de la Cámara, es necesario "no eludir los elementos de debate que están alrededor de esta figura".

Así, la senadora ha dicho que "resulta de difícil comprensión" que el paso de un parlamentario de su partido al Grupo Mixto suponga "un importante aumento de su retribución". Por ello, la propuesta de su grupo era que los senadores que hayan causado baja voluntaria en el partido político por el que hayan obtenido el escaño parlamentario o haya sido expulsados de su formación, se considerarán no adscritos a ningún grupo parlamentario y, por tanto, no podrán continuar "ocupando cargo alguno" en "ninguno de los órganos del Senado".

UNA PROPUESTA "MEZQUINA"

La senadora 'popular', Rosa Vindel, ha rechazado la propuesta de crear esta figura porque, a su juicio "se trata de una absoluta indefinición" y es "un monumento a la indeterminación". "Con tres brochazos y una mención de pasada a la Constitución, para que no les echen abajo la iniciativa, dejan el asunto que tanto les obsesiona solucionado", ha criticado.

También, ha reprochado a los senadores de Podemos que su propuesta está animada por lo "estrictamente económico" y ha apuntado que, de aprobarse este planteamiento, "se estaría vulnerando claramente el derecho de participación política". Vindel ha dicho que es la primera vez que se remite al Senado una propuesta así y que el origen de esta iniciativa "lleva nombre y apellido". "Dos senadores de Compromís y un senadora del PP procedentes de la misma comunidad compartiendo grupo era demasiado", ha asegurado refiriéndose también a la fallcida senadora Rita Barberá.

"Esta iniciativa ha sido concebida para mayor humillación de una senadora que tristemente no volveremos a ver y en el Grupo Popular nunca entendimos cómo se prefería, a efectos de compañerismo, a un aforado procesado por pertenencia a banda armada antes a que a una aforada que no estaba ni procesada", ha aseverado en su intervención Vindel, que ha desvelado que cuando esta propuesta llegó a manos del grupo del PP "se agotaron los calificativos como indecente, sectaria, mezquina o intransigente".

En contra también se han posicionado los senadores del PSOE. La parlamentaria socialista María Luisa Carcedo ha afirmado que aunque su grupo "no se opone" a la creación de la figura propuesta, cree que esto se debería hacer con "más sosiego" y "no a partir de causas que sucedieron en la Cámara Alta". "En esta regulación tendríamos que tener en consideración otros aspectos", ha aconsejado.

En su turno de intervención, el senador del PDECat (antigua Convergencia) Josep Lluís Cleries, se ha mostrado partidario de establecer la figura del senador no adscrito porque, a su juicio, no tiene que ser el PP el que "interprete lo que está fuera o está dentro de la Constitución" o quién decida quién tiene grupo o no. Finalmente, se han decantado por la abstención.

El senador de ERC, Jordi Martí, por su parte, también ha coincidido en que se cree la figura de senador no adscrito para "un ejercicio de calidad democrática" y ha dicho que a propuesta "merece ser analizada" en la comisión correspondiente, aunque se han optado por abstenerse.

Por parte del PNV, el senador Jokin Bildarratz, ha expuesto que, aunque le parece una iniciativa positiva, su voto en contra se debe a que no está de acuerdo con el punto desde el que surgió la iniciativa. "Parte de una situación concreta y no podemos intentar resolver una situación general a partir de una concreta", ha añadido.

El senador de Ciudadanos, Francisco Javier Alegre, se ha posicionado también en contra de la propuesta porque, a su juicio, no se puede extrapolar la figura del parlamentario no adscrito de los municipios al Senado. "No hemos de confundir lo que son administraciones y parlamentos", ha insistido.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies