Se reduce a la mitad en diez años el apoyo de los vascos al cumplimiento íntegro de penas para presos de ETA

Actualizado 04/08/2006 12:54:20 CET

Aumenta la opinión favorable a la reinserción de los presos, también de los que tienen delitos de sangre, si ETA deja las armas

BILBAO, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los vascos que apoyan el cumplimiento íntegro de penas para los presos de ETA, en una situación de abandono de las armas, se ha reducido a la mitad en diez años, mientras que se ha incrementado la opinión favorable a la reinserción de los reclusos, también de los que tienen delitos de sangre.

En un estudio periódico de la opinión pública vasca realizado por la UPV y, recogido por Europa Press, se analiza el periodo 1996-2006 y, con datos correspondientes a mayo de este año, una vez declarado el alto el fuego de ETA, un 41% de los ciudadanos vascos se mostraba favorable a la reinserción de los presos de ETA que no tengan delitos de sangre si la organización terrorista deja las armas. Por su parte, un 40% tenía esta misma opinión pero para todos los presos de ETA, sin exclusión.

MENOS DEL 10 POR CIENTO

Frente a estas posturas, un 9% de la ciudadanía aboga por el cumplimiento íntegro de las penas, una posición que hace diez años, en 1996, era defendida por el 18% de la sociedad vasca.

Por contra, desde 1996 a 2006 ha aumentado en diez puntos porcentuales el apoyo de los ciudadanos a la reinserción para los presos de ETA, siempre que no tengan delitos de sangre. La postura de los que creen que la reinserción se debe dar para todos los reclusos sin exclusión también ha ganado adeptos, ya que si en 1996 la defendían un 33% de los ciudadanos, este año este porcentaje se elevaba hasta el 40%.

En el último semestre de este año se ha dado un avance de nueve puntos entre los que piensan que los miembros de ETA que se arrepientan y expresen su decisión de abandonar las armas deberían beneficiarse de las medidas de reinserción social.

También crece en el último semestre en dos puntos la opinión de los que consideran que estas medidas sólo podrían aplicarse a los presos que no tengan delito de sangre. Entre los que abogan por el cumplimiento íntegro de las penas, se ha dado un retroceso de nueve puntos en los últimos seis meses.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies