Reforma de la ley electoral: así funcionan otros sistemas

Reforma electoral: sistemas electorales alternativos a la Ley D'Hondt
EUROPA PRESS
Actualizado 09/02/2018 11:47:25 CET

MADRID, 8 FEB. (EDIZIONES) -

Unidos Podemos y Ciudadanos se han reunido este jueves en el Congreso para impulsar una reforma electoral que, entre otras cosas, aumente la proporcionalidad en el reparto de escaños. Con ello, buscan ejercer presión sobre el PP y el PSOE para avanzar en los trabajos de la subcomisión parlamentaria que trata esta cuestión.

Existen tres grandes grupos de sistemas electorales en el mundo: los sistemas mayoritarios en los que el ganador de una circunscripción gana su representación; los sistemas proporcionales, que funcionan con una única circunscripción; y los sistemas mixtos, que mezclan elementos de ambos modelos.

El sistema electoral español se encuentra a caballo entre un sistema proporcional y uno mayoritario, y los partidos favorables al cambio de modelo han puesto el foco en desterrar la Ley D'Hondt, el método de cálculo proporcional que determina actualmente el número de representantes. Pero, ¿qué alternativas existen a la Ley D'Hondt?

METODO SAINTE-LAGUË

Usado en países como Alemania, Noruega, Suecia o Dinamarca, el método Sainte-Laguë o método webster asigna escaños de manera similar a la Ley D'Hondt, es decir, divide el número de votos emitidos para cada partido entre el número de cargos electos con los que cuenta cada circunscripción, pero en este caso sólo utiliza como divisores los número impares (1, 3, 5...). De esta manera, la preponderancia de los partidos con más votos a medida que consiguen escaños no es tan drástica como en el caso de la Ley D'Hondt. Así habría sido el reparto de escaños en las pasadas elecciones generales siguiendo el método de los divisores impares:

SISTEMA DE CUOTAS O COCIENTE HARÉ

Otra alternativa es el sistema de cuotas o cociente Haré, que resulta de dividir el número de votos válidos en cada circunscripción entre el número de escaños en juego. Si el recuento de las pasadas elecciones hubiera seguido esta fórmula, el PP habría vencido con 127 escaños, diez menos que con la ley D'Hondt; seguido del PSOE, que perdería cuatro escaños; Unidos Podemos, que ganaría cinco; y Ciudadanos, que obtendría nueve diputados más. El partido animalista PACMA conseguiría representación en el Congreso, con dos diputados.

AUTONOMÍA COMO CIRCUNSCRIPCIÓN

Si en lugar de las 52 circunscripciones actuales --compuestas por las provincias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla-- se tomaran las autonomías, el resultado de las pasadas elecciones generales hubiera sido distinto, aunque seguiría beneficiando a los grandes partidos: el PP se mantendría en cabeza, con 134 diputados; seguido del PSOE, con 83 escaños; Unidos Podemos, con 75; y Ciudadanos, con 44.

SISTEMA PROPORCIONAL PURO

Una persona, un voto: ésta es la fórmula del sistema proporcional puro, que asigna a los partidos el mismo tanto por ciento de diputados que de votos logrados sin ninguna corrección matemática. De haberse utilizado este método en las pasadas elecciones generales, el PP habría perdido 21 escaños y el PSOE 6; mientras que Ciudadanos, con 14 escaños más, sería el partido más beneficiado junto con Unidos Podemos, que ganaría tres. El PACMA y otros partidos minoritarios habrían obtenido, también, representación en el Congreso.

OTROS SISTEMAS Y MÉTODOS DE RECUENTO

Existen más alternativas para la reforma del sistema electoral español, como por ejemplo la implantación de un sistema de elección presidencial a dos vueltas similar al que utilizan países como Francia o Chile, o el llamado método de eliminación del perdedor, que consiste en organizar varias votaciones sucesivas y eliminar al candidato que menos votos haya obtenido después de cada recuento. En su estudio 'Matemáticas y sistemas electorales' el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid Eugenio Hernández recopila la mayoría de fórmulas existentes bajo la premisa de que "todos ganan con algún método".