Zapatero niega una clave sucesoria porque "en el PSOE no hay dedos" pero admite: "las lecturas son libres

Actualizado 20/10/2010 16:14:38 CET

Nombra un gobierno "políticamente reforzado" para "ganar energía", "iniciativa" y capacidad de "explicación" hasta 2012

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha rechazado este miércoles interpretar la remodelación del Ejecutivo como una pista de quién podría sucederle como candidato a la presidencia y, además, ha recordado que "en el PSOE no hay dedo posible". No obstante, ha admitido que las interpretaciones son algo que no le corresponde hacer a él y, además, ha reconocido que "las lecturas son libres".

En rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa para presentar la remodelación, Zapatero ha insistido en no desvelar si volverá a ser candidato a la presidencia del Gobierno y en no precisar tampoco cuándo hará pública una decisión que es sólo personal y, en todo caso, que debe "compartir" con su partido. Además, preguntado sobre si en caso de retirarse designaría a un sucesor, ha recordado que el PSOE tiene sus normas -las primarias-- y que "no hay dedo posible". "Tenemos ejemplos muy recientes. Es una hipótesis absolutamente absurda", ha señalado.

En cuanto a si teme que el nombramiento de Alfredo Pérez Rubalcaba como vicepresidente primero y portavoz del Gobierno se interprete en clave sucesoria, ha replicado que "las lecturas son libres" y que todo el mundo reconoce sus cualidades políticas --"no vamos a descubrirle ahora", ha ironizado--. Sin embargo, ha dejado claro que dar pistas no es su intención. "Hoy estamos en lo que estamos, que es en hacer un gobierno fortalecido políticamente", ha remarcado.

Zapatero ha dedicado grandes elogios a la vicepresidenta saliente, María Teresa Fernández de la Vega, y ha explicado su relevo porque "las etapas en política se cumplen" y que al cabo de "cierto tiempo" es necesaria "una renovación para ganar energía e impulso". El presidente ha nombrado un Gobierno para "explicar con claridad" pero ha puesto buen ciudado en decir que todos los ministros, permanezcan o no, ya han venido haciendo un esfuerzo "máximo" y que, en cualquier caso, la principal responsabilidad es suya.

A su juicio, Rubalcaba tiene "unas cualidades muy notables" para la "acción política", la "explicación" y la "coordinación del Gobierno" y, en su opinión, así lo creen también los ciudadanos. Y además, ha considerado "muy conveniente" que mantenga la cartera de Interior porque es "un magnífico ministro" y por el momento "tan decisivo" para "avanzar hacia el final de la banda terrorista ETA".

Sin embargo, ha dejado claro que él no hará "ninguna lectura más" del nombramiento de Rubalcaba --tampoco si ello implica reforzar como prioridad la lucha contra ETA, que ya es una "prioridad estructural"--. Es más, ha insistido en que el objetivo de la remodelación es "abordar la tercera fase de la legislatura con fuerza renovada" porque biena parte de la opinión pública y del electorado del PSOE "venía reclamando una toma de iniciativa, una acción fuerte". "Para eso está pensado este gobierno, sólo para eso", ha insistido.

NO HARÁ DE "ANALISTA"

Zapatero ha dejado claro que no hará de "analista", sino que su responsabilidad es hacer "el gobierno mejor en cada momento" y que, después de meses de gestionar una crisis económica "muy grave", el nuevo horizonte de estabilidad política y financiera requiere "otro tipo de acción política, una dirección y un impulso nuevo" y con personas "con perfil político claro" y "experiencia de gestión".

Así, ha reconocido que la no aprobación de los Presupuestos habría supuestos "graves consecuencias políticas" y también económicas. Despejada esa incógnita, ha ironizado incluso con que hace 15 días en el PP se pensaba que el Gobierno podía llegar a una situación de "crisis política" y hoy la "crisis política" la tiene el PP canario, que ha roto su pacto de Gobierno con CC en las islas.

De este modo, ha presentado a su nuevo equipo "renovado y políticamente reforzado" como algo necesario para "recorrer hasta el final" el rumbo de reformas económicas trazado, una vez superada la "incertidumbre financiera" y la "situación muy preocupante" vivida en primavera y la "incertidumbre presupuestaria", ya que el apoyo de PNV y CC a las cuentas públicas para 2011 garantiza "estabilidad política". Una vez garantizada la estabilidad, Zapatero cree que ahora "se dan las condiciones para un esfuerzo renovado" para completar las reformas y explicarlas.

JÁUREGUI, BUEN COMUNICADOR

Esa cualidad es la que le ha atribuido al nuevo ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui. "Se explica muy bien", ha dicho y, además, tiene gran "capacidad de relación" con los grupos políticos en el Congreso -fue número dos del Grupo Parlamentario hasta que se marchó a ser eurodiputado en junio de 2009--.

Zapatero ha destacado que Jáuregui tiene también el reconocimiento del PSOE y que muchos se preguntaban cómo no ha sido ministro hasta ahora. Una de sus tareas será emplearse a fondo en la explicación, aunque el propio presidente ha reconocido que aún no está cien por cien definido el organigrama de competencias del ministro de la Presidencia y del vicepresidente primero. De momento, ha adelantado que la competencia de Función Pública, que hasta ahora ostentaba De la Vega, pasará al vicepresidente tercero, Manuel Chaves.

Ha defendido también la incorporación de Valeriano Gómez como minsitro de Trabajo y ha destacado que ha defendido "con contundencia" la reforma laboral y que es de las personas con las que más tiempo ha trabajado y que le han pasado más "papeles" para la reforma. Y, sobre la ex dirigente de IU Rosa Aguilar, la ha calificado de "idónea" para el puesto de ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y ha destacado su "compromiso con el PSOE" desde que entró en el Gobierno andaluz hace un año y medio. "Representamos a la gran mayoría de los votantes de centro izquierda de este país", ha argumentado.

REDUCCIÓN, LA VOLUNTAD DEL CONGRESO

Respecto a la supresión de los ministerios de Vivienda e Igualdad, ha reconocido que no ha sido "fácil" la decisión, pero la ha justificado porque era la "voluntad política" del Congreso de los Diputados y una "petición muy mayoritaria" de hacer el esfuerzo de reducir dos ministerios. Así, les ha agradecido su tarea, al igual que a Celestino Corbacho, Miguel Ángel Moratinos y Elena Espinosa..

Zapatero, que a mediodía del domingo dijo a los periodistas que sólo pensaba relevar al ministro de Trabajo -tras un mítin en Ponferrada-- se ha justificado en que la "decisión" la tomó el domingo por la tarde, que fue cuando dio el "primer paso". "Reflexiones sobre posibles cambios se producen con cierta frecuencia pero la decisión sólo es cuando descuelgas el teléfono y llamas a la primera persona que entiendes que debes llamar", ha defendido.