El Rey se despide de Mohamed VI en el aeropuerto de Rabat y regresa a España tras cuatro días de visita

Actualizado 18/07/2013 22:23:32 CET

Antes de volver, inauguró junto al monarca alauí un centro de formación para jóvenes

RABAT, 18 Jul. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Laura Caldito) -

El Rey Juan Carlos se ha despedido de Mohamed VI en el aeropuerto de Rabat, a los pies del avión en el que viaja a España tras una visita de cuatro días a Marruecos en la que ambos monarcas han constatado el "excelente estado de las relaciones bilaterales" y han animado a sus Gobiernos a seguir desarrollando el "nuevo modelo de vecindad" que les une.

El avión Falcon del Ejército del Aire ha despegado pasadas las 16.45 horas (hora local, dos horas más en la España peninsular). Mohamed VI ha acompañado a Don Juan Carlos en su camino hacia la escalerilla, en el que le esperaban para despedirle todas las autoridades que le recibieron en el mismo lugar el lunes pasado. Los dos Reyes se han despedido con dos besos y han conversado durante unos minutos antes de que el jefe del Estado español subiera al avión.

Como ocurrió a su llegada, ha acudido al aeropuerto el presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkiran, que ha trasladado a los periodistas su satisfacción por esta visita y por las buenas relaciones entre los dos países. "No hay ningún problema, las relaciones son excelentes", ha asegurado.

BENKIRAN: "ME DAN GANAS DE LLAMARLE PRIMO"

Además, ha destacado la cercanía de Don Juan Carlos. "Me dan ganas de llamarle 'primo'", ha añadido, después de recordar que los dos Reyes se tratan como 'hermanos'. Y ha resumido el resultado de la visita con una frase: "La medida de la situación la da la sonrisa del Rey y ahora se le ve muy satisfecho", ha explicado, en referencia a su monarca.

El Rey y el jefe del Ejecutivo marroquí tuvieron una reunión ayer en el Palacio Real de Huéspedes, donde Don Juan Carlos se ha hospedado en esta visita, y compartieron mesa en la cena oficial que ofreció Mohamed VI en honor de su invitado en la noche del martes, ante más de 500 invitados.

Antes de partir hacia España, Don Juan Carlos ha participado en un última actividad oficial junto a Mohamed VI, que fue a recogerle al Palacio de Huéspedes para acudir en el mismo coche, un Mercedes que pertenecía al abuelo del Rey, Mohamed V, y con el que se han trasladado a Bouknadel.

BAÑO DE MASAS EN BOUKNADEL

En esta localidad, situada a unos 15 kilómetros del centro de Rabat, ambos han inaugurado un centro de formación para jóvenes levantado por la Fundación Mohamed V, un acto en el que los dos Reyes se han dado un baño de masas.

Cientos de vecinos de la zona, un barrio muy humilde, han acudido a esperar la llegada de los Reyes y han estallado en aplausos y vítores cuando ambos han bajado del coche frente al centro de formación. "¡Nuestro único Rey, Mohamed VI!", gritaban a su jefe de Estado y su líder espiritual.

Los dos Reyes han visitado el centro, en el que estudian unos 600 jóvenes de entre 15 y 25 años y que sirve también de guardería para unos 60 niños, hijos de los estudiantes y de madres del barrio. Después, han compartido una foto con algunos de los estudiantes y han subido al coche que les llevaría directamente al aeropuerto.

Ésta era la segunda ocasión que Mohamed VI visitaba la zona, a donde acudió hace un año y medio para poner la primera piedra del centro que hoy ha inaugurado junto al Rey Juan Carlos. Como ocurrió entonces, la visita ha ido acompañada de algunas mejoras para los vecinos: el asfaltado de calles, nuevas aceras y un parque infantil.

Según han explicado desde la Fundación Mohamed V, esta organización pone en marcha unos 30 centros de formación para jóvenes al año, de los que hay ya más de 150. La fundación fue creada hace 13 años, justo antes de la entronización de Mohamed VI, pero ha intensificado sus trabajos en los últimos dos años.

Actúa normalmente en localidades pequeñas y deprimidas, donde el Rey centra su acción social, con actividades que ayudan a combatir la pobreza pero también la radicalización de sus habitantes. Según fuentes de la Casa Real marroquí, Bouknadel era hace unos años un foco de islamismo extremista, que ha disminuido gracias a la acción social.

Según han explicado fuentes diplomáticas, Mohamed VI quiso que Don Juan Carlos prolongara su estancia en España --inicialmente prevista para tres días-- precisamente para que le acompañara a esta inauguración, que forma parte de los gestos solidarios que hace la Corona coincidiendo con el mes santo del Ramadán, que este año el monarca alauí ha querido centrar en los jóvenes y las mujeres.

Ha sido el último acto después de una semana de intensa actividad de Don Juan Carlos en Marruecos, en la que ha sido su primer viaje internacional desde la intervención quirúrgica del pasado 3 marzo, con el que ha querido seguir profundizando en las relaciones bilaterales y incrementar la cooperación en todos los ámbitos, económico, cultural y educativo.

En su primera jornada de trabajo, el monarca estuvo acompañado por cinco ministros --Exteriores, Interior, Justicia, Fomento e Industria, Energía y Turismo--, nueve exministros de Asuntos Exteriores y 27 grandes empresarios. Con esta delegación, Don Juan Carlos ha querido tener un gesto especial con Marruecos, cuyo Rey tuvo la "deferencia" de invitarle a visitarle en Ramadán, un hecho sin precedentes en el país.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies