Rosa Díez vota en contra de Zapatero como expresión de su "exigencia política"

Foto de la Noticia
Foto: EP + Ampliar




   MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La diputada de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, anunció ayer que votó en contra de la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno en un acto de expresión de su "exigencia" política y de responsabilidad con la "confianza" que dieron los ciudadanos a su nueva formación, algo que, según indicó, demuestra su "ambición de país".

   En su primera intervención como diputada en el Congreso, Rosa Díez advirtió de que el voto "no es un cheque en blanco" sino "un compromiso" con los ciudadanos. "Los compromisos que hemos suscrito con aquellos que depositaron en nosotros su confianza no se corresponden con lo que usted ha expuesto en esta Cámara --argumentó--. Por eso no puedo darle mi apoyo".

   En este sentido, subrayó su voluntad de "regenerar la democracia" y reconoció que su partido es "muy exigente" porque tiene "ambición de país", algo que basó en hacer política "pensando en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones". Por ello, rechazó la posibilidad de abstenerse en la investidura, ya que para ella supondría "una llamada a la resignación y un cheque en blanco".

   LARGO DEBATE CON "LA CUARTA FUERZA NACIONAL"

   La ex dirigente socialista se presentó como la cuarta fuerza política nacional y confirmó que su primera iniciativa será proponer una reforma de la "injusta" ley electoral. En este sentido, aseguró "tomar nota" del compromiso alcanzado ayer por el candidato socialista para crear una ponencia de estudio sobre esta reforma pero criticó que calificase el sistema como "justo y proporcional".

   Durante su discurso abordó también el tema del terrorismo y exigió un Pacto de Estado "abierto a todos pero suscrito, imprescindiblemente, por el partido del Gobierno y el que es la alternativa". "No he escuchado de usted ningún compromiso en ese sentido", lamentó tras advertir de que "no estaríamos hoy lamentando lo que ocurre en Mondragón y la nueva traición del PNV a los principios democráticos" si el anterior Gobierno socialista "no hubiera maniobrado y manipulado a la justicia durante su disparatado e inútil proceso de paz para permitir la vuelta a la impunidad del brazo político del terrorismo".

   También criticó la actuación del fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, a quien acusó de "desmontar" la Ley de Partidos para permitir "la vuelta a las instituciones de nuevas franquicias de ETA como ANV", y criticó que Zapatero afirmase ayer que en su idea de España "caben todas las ideologías imaginables". "En la España que yo quiero no caben todas las ideologías imaginables --advirtió--. Hay ideologías e ideas que son criminales, que conducen al crimen y por eso son incompatibles con la democracia".

   En su discurso de regeneración democrática destacó así la necesidad de una justicia "independiente", el respeto "riguroso" a la legalidad y el combate "contra cualquier forma de legitimación del terrorismo" y presentó su propuesta de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial y la modificación del Tribunal Constitucional.

   IGUALDAD MÁS QUE TRANSFERENCIAS

   Otro de los ejes de su intervención fue la modelo de Estado y avisó de que el país no puede "seguir soportando" la "constante y anárquica" transferencia de competencias del Estado a las comunidades autónomas. Por ello, abogó por un país en el que "se vele por la igualdad, la cohesión social y, sobretodo, por el interés general".

   En su defensa por la unidad de la nación "como el único instrumento capaz de garantizar la igualdad" de todos los ciudadanos, denunció que "España se romperá si se rompe la igualdad" y advirtió de que "se ha empezado a romper". Así puso ejemplos de estas desigualdades la "supresión práctica del bilingüismo", la "exigencia abusiva de la lengua cooficial" en algunas comunidades, la distinta retribución a funcionarios según el territorio de trabajo y las distintas prestaciones sanitarias.

   Rosa Díez exigió así que el Estado recupere la educación o la sanidad como competencias exclusivas del Estado. "No apoyaremos a ningún gobierno que no se plantee, como objetivo prioritario de esta legislatura, impulsar un pacto de Estado para la educación y devolver al Estado la competencia educativa a través de la reforma de la Constitución", enfatizó.

   "NO ME SORPRENDE SU VOTO"

   En su respuesta, Zapatero reconoció que no le sorprende el voto negativo de la representante de UPyD porque "corresponde a sus postulados políticos" y subrayó su respeto por todas las formaciones políticas, "las que tienen más historia y las que son más nuevas". "¿Y sabe dónde aprendí a respetar a todas las formaciones políticas, a defender la pluralidad, la democracia, a tener coherencia, sentido institucional y lealtad?", preguntó. "En el PSOE, del que me siento muy orgulloso", afirmó recordando el pasado socialista de Rosa Díez y provocando el aplauso de sus compañeros de partido.

   El candidato socialista, que dedicó a UPyD un tiempo superior al empleado al debatir con BNG, CC y otras formaciones territoriales, también "esperaba" las críticas de Díez sobre política antiterrorista y recordó que ha sido "capaz" de adquirir compromisos sobre este tema "en situaciones difíciles".

   Por ello, aseguró que trabajará para tener el respaldo del PP y coincidió con Díez en la necesidad de aislamiento social y deslegitimación ideológica del terrorismo. Además, recordó los resultados electorales en el País Vasco y celebró que suponen una "esperanza" de la "victoria social de la ciudadanía sobre las tesis y postulados de la barbarie del crimen y el terror".

   Zapatero dedicó además una parte muy importante de su extensa respuesta a la defensa del modelo de Estado actual y se definió como defensor de "la autonomía y la descentralización política" que, a su juicio, sirve "como facto de integración de identidades". Así, rechazó la necesidad de centralizar para garantizar la igualdad y recordó que la autonomía política ha permitido en España el acercamiento de las desigualdades de renta.

   En este sentido, subrayó la igualdad de todos los ciudadanos en derechos sociales o laborales y animó a la portavoz de UPyD a moverse "de la retórica a los hechos" y a observar los "avances" efectuados durante los últimos cuatro años con leyes como la de la dependencia o la de igualdad de hombres y mujeres.

   EQUIPARACIÓN DE SUELDOS DE FUNCIONARIOS

   Además, Zapatero reconoció la necesidad de establecer un diálogo político sobre las desigualdades retributivas de los funcionarios con el fin de alcanzar un "mayor equilibrio", aunque recordó que la "homogeneidad absoluta es imposible". Aseguró que durante la próxima legislatura trabajará para conseguir esta equiparación pero explicó que cada comunidad puede establecer "sus preferencias y prioridades".

   Respecto a la política lingüística, realizó una defensa de la garantía del bilingüismo y enfatizó que las lenguas cooficiales, "que también son españolas", suponen "riqueza, respeto, consideración y apoyo". Según defendió, el actual sistema "en ningún caso" ha afectado a la convivencia o la igualdad y reivindicó que España se debe "enorgullecer" del modelo lingüístico, por lo que debe ser "preservado" aunque no esté "exento de problemas".