Rubalcaba cree que el Congreso del PSOE debe discutir si puede pactar gobiernos con los independentistas

Rubalcaba en la presentación del libro del hijo de Guillermo Fernández Vara
EUROPA PRESS
Publicado 15/12/2016 12:49:32CET

Avisa a los partidarios del 'gobierno frankenstein' de que para gobernar España no se puede "chapucear"

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ex secretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba considera que el partido debería, de cara a su próximo congreso, discutir si puede o no pactar gobiernos con los partidos independentistas, y ha adelantado que su opinión sobre este debate "de fondo" es que no.

En una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press, Rubalcaba ha reconocido que en el PSOE hay quien sí es partidario de esta opción y ha añadido que en algún momento también la ha defendido el ex secretario general Pedro Sánchez. A todos ellos les ha pedido que se imaginen "el lío" que tendrían hoy si los socialistas hubiesen llegado al Gobierno con el apoyo de Podemos y ERC o el PDECAT, lo que él llamó "gobierno frankenstein".

Ahora que el Tribunal Constitucional ha vuelto a suspender la hoja de ruta para el referéndum independentista en Cataluña, Rubalcaba ha pedido a los socialistas que vean la reacción que han tenido los independentistas catalanes y también Podemos: "¿Qué estaríamos diciendo a los españoles? ¿Cómo justificaríamos la estabilidad de nuestro gobierno?", ha preguntado.

"Gobernar España es muy complicado y exige apoyos parlamentarios sólidos si quieres hacer un buen gobierno. Si quieres chapucear... el PSOE no puede permitirse el lujo de chapucear en un país como España que lo está pasando muy mal y necesita reformas muy profundas", ha proseguido.

El también exvicepresidente del Gobierno ha recordado que este fue precisamente el debate en los tiempos de Pedro Sánchez, y ha asegurado que él transmitió su posición al entonces secretario general. Según ha dicho, la última vez que habló con él fue el pasado febrero, pero no se ha aventurado a opinar si fue esta posición política suya la que hizo que Sánchez no le volviese a llamar.

NO DA SU APOYO A NINGÚN ASPIRANTE

De cara al próximo Congreso, Rubalcaba no ha dado su apoyo a ningún candidato, alegando que todavía no hay ninguno, incluso ha apuntado que cuando éstos empiecen a presentarse tal vez decida guardarse su opinión. Preguntado si está "conspirando" en la sombra, ha tirado de ironía para responder que, si decidiese conspirar lo haría "al sol" porque no tiene nada que ocultar ni que perder.

Y es que ha insistido en que para él lo importante es debatir las cuestiones que tienen que ver con el proyecto estratégico del PSOE, definiendo qué objetivos pueden conseguir esta legislatura y teniendo en cuenta que ahora existe Podemos y que el problema territorial es más grave que hace cuatro años.

¿ES CATALUÑA UNA NACIÓN?

En ese ámbito de lo estratégico ha situado también la cuestión de si puede considerarse a Cataluña nación. Su postura es respetar los sentimientos de quienes así lo sienten desde el punto de vista cultural pero no aceptarlo desde el punto de vista jurídico, es decir, no incorporarlo a la Constitución ni cambiar su artículo 2, aunque "hay quien lo está planteando". También defiende que una fuerza de izquierdas no debería proponer el derecho a decidir, "que es derecho de autodeterminación".

Para todo eso, cree que el PSOE debe darse "unas semanas para pensar", apoyando así la posición de la Gestora del partido, y ha recalcado que, en todo caso, quienes quieren adelantar el congreso están hablando en realidad de una diferencia de "semanas". Según ha dicho, si ha decidido dar una entrevista es para ayudar y apoyar al presidente de la Gestora, Javier Fernández.

Rubalcaba ha defendido la decisión del PSOE de abstenerse para permitir un gobierno de Mariano Rajoy, la lista más votada, y ha puntualizado que él lo habría anunciado la misma noche del 26-J, porque era más fácil hacer el análisis.

Si España se encaminase a unas terceras elecciones, ha dicho, sería con un "destrozo institucional" y a punto de que Mariano Rajoy obtuviese más de 150 diputados en el Congreso. En cambio, ha argumentado que en la situación actual el PSOE está en el terreno de juego y está consiguiendo cosas como la subida del salario mínimo, más dinero para comunidades y ayuntamientos, "que son los que pagan los sueldos de médicos y maestros", y paralizar las reválidas.

RECUPERAR LA CREDIBILIDAD PERDIDA EN LA CRISIS

De hecho, ha apuntado que aunque la subida del salario mínimo puede parecer un tema menor, es un "mensaje político" y además va en la línea de lo que tiene que hacer el PSOE para recuperar la credibilidad: "poner en marcha políticas que vayan a sustituir lo que ha hecho el PP amparándose en la crisis".

A su modo de ver, el PSOE se fue "mal" del Gobierno porque no atinó en la respuesta a la crisis "y los españoles lo saben". "La gente lo está pasando muy mal y piensa que nosotros somos en parte culpables", ha admitido. Por eso, sostiene que si el PSOE "juega inteligentemente" puede aprovechar esta legislatura de oposición "para ganar la credibilidad que perdió" por una crisis que no supo resolver.

Y ante las críticas de Podemos, que sitúa al PSOE como socio del PP, ha respondido que si ahora mismo los 'morados' pueden proponer cosas en el Congreso es porque el PSOE desbloqueó la legislatura, y que si consiguen aprobarlas es porque el PSOE se las apoya. Como otros socialistas, ha afeado a Pablo Iglesias que no aceptase un gobierno con Ciudadanos y le ha avisado de que si hubiese terceras elecciones la izquierda sería "irrelevante" en el Congreso.

CON EL PSC, PERO CAMBIANDO COSAS

Por otro lado, preguntado sobre la relación entre el PSOE y el PSC, ha apostado porque ambos sigan trabajando juntos y no hacer un PSOE en Cataluña, pero ha avisado de que hay un problema que hay que arreglar porque hay mecanismos de relación que no han funcionado bien.

A su modo de ver, no fue "razonable" que, cuando lideraba el PSOE, se enterase "por un teletipo" de que el PSC, su "marca y representante en Cataluña" iba a defender el derecho a decidir, o que pedía la abdicación del Rey.

"No es razonable que el PSC haga algo así sin consultar al PSOE, por eso hay gente que dice que el PSOE tiene que estar en Cataluña, yo creo que no", ha precisado.

Eso sí, también cree que los diputados del PSC no pueden tener otro grupo parlamentario porque entonces el PSOE "compite con una mano atada" porque hay "ocho millones de españoles que no le pueden votar". "La pretensión no es desvincularnos, es que políticamente estamos más juntos", ha resumido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies