Rubalcaba dice que Zapatero debe "decidir qué estabilidad política quiere" y destaca las "excelentes relaciones" con PNV

Actualizado 11/03/2008 13:49:43 CET

Explica que, tras conocer el primer escaño en Guipúzcoa, sintió que era "una especie de compensación terrible" tras la muerte de Carrasco

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior en funciones, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró hoy que los 169 escaños obtenidos por el PSOE en las elecciones del domingo suponen una "mayoría cómoda para gobernar", aunque reconoció que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, deberá ahora decidir "cómo la utiliza" y si se ampliará "de forma estable o de forma puntual". No obstante, reconoció que los ciudadanos "agradecen mucho que los políticos" aclaren si van a "gobernar preferentemente" con una fuerza política o con otra.

El ministro no se refirió en concreto a ninguna de las fuerzas políticas que han obtenido representación parlamentaria, ni tampoco descartó "acuerdos" con el PP, aunque sí valoró como "excelentes" las relaciones entre el PSOE y el PNV, partido que, a su juicio, debería "analizar" la pérdida de votos sufrida en estos comicios.

En este sentido, destacó, en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, que además de la victoria de las elecciones "lo más relevante" ha sido que, por primera vez, el PSOE ha obtenido una mayoría en las tres provincias vascas, un éxito, dijo, que viene "en un buen momento".

"Esa noche es de lo que más me alegré de todo", aseguró Rubalcaba, para después recordar que el primer resultado que se conoció fue el escaño de Guipúzcoa. "No hice ningún movimiento más que llamar al presidente para decírselo, pero ganas tuve de coger el teléfono y llamar a Patxi (López) y Miguel Buen y decirles 'Oye, mira, parece una especie como de compensación, vamos a decirlo así, terrible", relató.

Para Rubalcaba, esta victoria en el País Vasco hará que el Gobierno se sienta "más reforzado" para buscar la unidad en la lucha contra ETA. En este sentido, destacó que lo hay que hacer en esta legislatura "inmediatamente" es "intentar suturar las grietas que en la política terrorista se han producido" en los últimos cuatro años, ya que estas grietas, por las que "entran los peores vapores", llevan a "fortalecer a los que combatimos". "Si suturamos grietas, si cerramos filas, ahí deberíamos dar pasos importantes en esta legislatura para ver el final de este horror", recalcó.

Por ello, defendió que el Gobierno "lo primero" que tendría que hace es "intentar un acuerdo para hablar menos de ETA", lo que significaría "no restarle importancia", sino poner a la banda "en su sitio". "No podemos estar permanentemente hablando de ETA, porque la estás invitando al debate político", agregó.

Dicho, y aunque subrayó que ETA es "un gran problema" que hace "sufrir" a muchos ciudadanos, sostuvo que "la gran amenaza de España", al igual que del resto de Europa, procede del terrorismo islamista, que "se llevó 192 vidas en una mañana" hace cuatro años.

Así, destacó que la "capacidad mortífera" y la "letalidad" de las células yihadistas son "tremandas", al igual que la "dificultad" de combatirlas, entre otras cosas porque tiene "pautas culturales y organizativas distintas" y hay muchos aspectos que todavía se desconocen.

Por ello, y aunque aseguró que "hoy estamos más preparados que nunca", subrayó que lo que más le "preocupa de futuro" desde la óptica del Ministerio del Interior "sin ninguna duda" es el terrorismo islamista.

Rubalcaba también tuvo palabras para las familias de las víctimas de los atentados del 11-M, que hoy, en el cuarto aniversario de la matanza, "están llorando a lágrima viva". "Hemos hecho lo que hemos podido, hemos juzgado a quienes estaban detrás del atentado, hemos echado una mano a las familias, pero hay cosas que no tienen arreglo", lamentó. PARTIDO "VERTEBRADOR" DE ESPAÑA.

Por otra parte, el ministro del Interior en funciones también destacó que las elecciones han puesto de manifiesto que el PSOE cuenta con un apoyo "homogéneo" en todo el territorio. "Cuando decimos que somos un partido central en España es que lo somos", indicó. A su juicio, el PSOE "es el partido que vertebra España".

Frente a esto, prosiguió, el PP tiene "dos enormes lunares" en su apoyo, que son País Vasco y Cataluá, precisamente "donde se está jugando eso de ser nacional".

Pese a todo, recalcó que el PP es "un gran partido", ya que, si después de hacer "la oposición que ha hecho" sigue contando con diez millones de votantes debe ser porque "tiene mucha solidez como partido". No obstante, apuntó que las estrategias "tan defensivas" son "muy buenas para retener" pero "impiden avanzar". "Si además de ser un partido fuerte y sólido entrara en una senda de moderación o de acuerdo con el Gobierno en algunos temas sería mejor", agregó, antes de asegurar que confía "en que lo haga".

Respecto a su futuro en el próximo gobierno socialista, no quiso revelar si cuenta con la oferta de Zapatero para continuar al frente de Interior o en otro posible cargo, pero apuntó que ahora tiene "unos días para pensar" qué "quiere hacer con su vida".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies