Rubalcaba pide "moderación" al PP, pero ve venir una etapa de "aznarismo con Aznar"

Actualizado 04/03/2006 17:37:40 CET

Iceta califica la Convención Nacional del PP de "aquelarre reaccionario"

TARRAGONA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PSOE en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró irónicamente que "le encantaría" que el PP aprovechara su Convención Nacional de estos días para "buscar un espacio más moderado" en su discurso, convencido de que "España necesita un partido conservador que no sea reaccionario, una derecha que no sea extrema derecha". Aun así, admitió no tener "buenas vibraciones" al respecto después del discurso de ayer del ex presidente del Gobierno José María Aznar, al que calificó de "extremista, radical, rencoroso" y, "sobre todo, desmemoriado".

Para el dirigente socialista, "después de dos años de aznarismo sin Aznar", el PP ha entrado ahora en una etapa de "aznarismo con Aznar". Rubalcaba interpretó los discursos de ayer en la inauguración de la Convención popular, y en especial el de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, como una forma de decir: "oye, si manda éste, ¿para qué le vamos a tener escondido?".

Rubalcaba criticó los intentos del PP por "reconstruir la historia", en los que enmarcó también la alusión que ayer ex presidente de la Xunta de Galicia Manuel Fraga hizo a los golpistas del 23-F como personas "cargadas de buena voluntad", y consideró que Aznar "quiere hacer lo mismo con su etapa de Gobierno", olvidándose de hechos como "el pacto del Majestic" con CiU o de que "quién propuso el Pacto contra el Terrorismo, que fue José Luis Rodríguez Zapatero".

El portavoz del PSOE denunció que "el ejercicio de desmemoria" del PP "tiene mucho de desprecio" hacia el Gobierno socialista, en especial cuando "Aznar se refería a él como 'ese partido que gobierna' o se refería al presidente Zapatero como 'ése que gobierna'". Rubalcaba consideró este recurso como un "truco pueril" por parte de "alguien que está muy resentido".

ETAPAS SIMILARES.

Rubalcaba destacó la "similitud" entre el comportamiento actual del PP y el del mismo partido entre 1993 y 1996, después de que José María Aznar "perdiera unas elecciones que esperaba ganar" y optara por "una oposición feroz" al PSOE en minoría al constatar "que las siguientes elecciones eran su única oportunidad". Para Rubalcaba, hoy Mariano Rajoy se encuentra en la misma situación, "habiendo perdido unas elecciones que no esperaba perder" y convencido de que "sólo tiene una oportunidad" más, y por eso está reaccionando de la misma manera, con una oposición basada en el "ruido".

Aunque reconoció que esa actitud de Aznar "estuvo en el origen" del "fracaso" de las reformas institucionales que se proponía el PSOE en aquella época, muchas de las cuales son las que está llevando a cabo ahora, Rubalcaba señaló que en esta ocasión el Gobierno del PSOE no está tan en minoría y además tiene "las cosas más claras", por lo que le advirtió "a la derecha que, aunque no quiera participar en algunas" de estas reformas, no por eso "vamos a dejar de hacerlas".

"Le hemos negado el derecho de veto" al PP "y el Estatut es un buen ejemplo de ello", añadió, y advirtió que todas aquella reformas "que creemos necesarias y donde haya consenso social amplio, si quieren estar magnífico, pero si no lo que no van a hacer es paralizarlas", porque "las llevaremos adelante lo quiera el señor Aznar, que es quien manda, o no".

En la misma línea, dio la bienvenida a las declaraciones de dirigente del PP, que últimamente "dicen que quieren sumarse al consenso en la política antiterrorista", y les advirtió que para ello, "es tan sencillo como que se comporten en la oposición como el PSOE se comportó" con este tema cuando el PP estaba en el Gobierno. Para Rubalcaba, la "gran paradoja de la situación actual" es que "todo el mundo admite que estamos más cerca que nunca" del fin de la violencia "y nos peleamos más que nunca".

Rubalcaba consideró que, en este tema, el Estado "está más fuerte que nunca" y que, "si el PP fuera leal con el Gobierno como lo fue la oposición socialista al Gobierno de Aznar, lo seríamos mucho más".

"AQUELARRE REACCIONARIO".

El portavoz del PSC, Miquel Iceta, apoyó las tesis de Rubalcaba asegurando que, con el PP, "la derecha de hoy quiere volver a la edad de piedra: no quiere retroceder 4 u 8 años", en alusión a la etapa de Aznar, "sino que quiere retroceder 30 o 40 años".

Recogiendo la expresión del primer secretario del PSC, José Montilla, que poco antes había definido la Convención Nacional del PP de "cumbre de la contrarreforma, Iceta fue más allá y la calificó como "un verdadero aquelarre reaccionario".

Iceta acusó al PP de hacer una política "basada en el miedo y el odio", en "la mentira, el engaño y la creación artificial de enemigos" y consideró que ésta es una postura sólo de "la dirección" del partido, que tiene "secuestrados" a sus votantes. Para Iceta, los electores del PP "están secuestrados por una dirección que desnaturaliza un pensamiento liberal conservador".

En cuanto al debate sobre la reforma del Estado, Iceta abogó por encontrar "elementos de inspiración" en el federalismo alemán, pero consideró que "el modelo será finalmente español" porque responderá a la "realidad" sui géneris de España. "Quizás España no será nunca un Estado federal pero será un Estado de las autonomías que responda realmente a la pluralidad de los pueblos de España", afirmó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies