León cree que a España no le corresponde decir cuál es la solución para Sáhara ni definir la autodeterminación

Actualizado 10/05/2007 18:46:26 CET

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, aseguró hoy que a España no le corresponde "decir cuál debe ser la solución" para el contencioso de Sáhara Occidental ni definir cuál debe ser el concepto de autodeterminación que prime en las posibles negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos previstas por la última resolución de la ONU.

Cualquier solución para el contencioso, aseguró el secretario de Estado, debe hacerse en "el marco de Naciones Unidas" y basarse en el respeto a la legalidad internacional, que establece el "respeto pleno del derecho de autodeterminación", según declaró en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en el marco de un ciclo de conferencias titulado 'Política y cooperación. Tiempo de soluciones para el Sáhara Occidental', organizado por las Universidades Públicas Madrileñas (CRUMA).

Bernardino León no quiso pronunciarse sobre los intentos de Marruecos de redefinir el concepto de autodeterminación. Según Rabat, la simple celebración de un referéndum sobre su propuesta de Estatuto de Autonomía para el territorio ya supondría por sí misma "el libre ejercicio" del "derecho a la autodeterminación" del pueblo saharaui.

"No es España la que debe prejuzgar esa cuestión, son las partes las que tienen que prejuzgarla", afirmó León. "Al Gobierno no le corresponde que se haga de una forma o de otra", prosiguió. En todo caso, aseguró, las negociaciones deben partir del "respeto pleno al derecho de autodeterminación" y las partes no aceptarán "ninguna solución que no sea respetuosa con ese principio".

Según Bernardino León, "España tiene una responsabilidad histórica y una responsabilidad política y sólo desde esa doble responsabilidad debe actuar" en este caso. No obstante, advirtió, "España no tiene que prejuzgar la solución" al contencioso. "No nos toca a nosotros decir cuál es la solución, lo que nos toca es buscar una solución que sea justa, duradera y aceptable para las dos partes y que permita el principio de la autodeterminación", declaró.

El secretario de Estado lamentó las acusaciones contra el Gobierno español por su supuesta falta de claridad en lo que respecta a la crisis saharaui. "Hay interpretaciones para todos los gustos", declaró. "Se ha valorado la actitud del Gobierno español como que favorece a una parte y no a otra. Asumo modestamente que tenemos un problema de comunicación", añadió.

"Cualquiera que analice las manifestaciones públicas del Gobierno y las de organismos internacionales como la ONU comprobará que la esencia es la misma, la búsqueda de una solución" en el marco de Naciones Unidas, "única institución que puede garantizar que esa solución sea justa, que no se adapte a los designios de las grandes potencias ni a los designios de la antigua potencia colonial".

Por ello, aseguró, la política del Gobierno español es intentar "superar el estacamiento a través del diálogo entre las partes, entre iguales" a fin de que se llegue a una "solución justa, duradera, constituida sobre cimientos sólidos, que sea mutuamente aceptada y que no vuelva a traer un periodo de intestabilidad y enfrentamiento". En definitiva, precisó, "ninguna de las fórmulas que se han barajado" hasta la fecha.

LA RESOLUCIÓN DE LA ONU

A juicio de León, la resolución aprobada el pasado 30 de abril por el Consejo de Seguridad "no ha satisfecho a ninguna de las dos partes, y ésa es una buena señal". "Está trazando el camino, la zona en la que no se encuentran las partes y hacia donde deben evolucionar las partes en la búsqueda de una solución", añadió. En todo caso, advirtió, "la clave estará en los avances que haya en los próximos meses".

Según León, para que se llegue a una solución es "imprescindible que se mantenga la presencia de la MINURSO (la misión de la ONU) y es imprescindible que se mantenga la vigencia del alto el fuego". Asimismo, consideró necesario "que se vuelva a nombrar un representante de la ONU cuya misión sea reimpulsar el proceso". "El único marco de legitimidad es la ONU, fuera del marco de la ONU no será posible una solución", aseveró.

La resolución de la ONU insta a Marruecos y al Polisario a iniciar negociaciones directas "sin condiciones y de buena fe", "toma nota" de las propuestas presentadas a Naciones Unidas por Marruecos y el Frente Polisario a mediados de abril, saluda los "esfuerzos serios y creíbles" de la parte marroquí para "hacer avanzar el proceso hacia una solución" y reafirma el compromiso del Consejo de Seguridad de "ayudar a las partes a alcanzar una solución justa, duradera y mutuamente aceptable que proporcione la autodeterminación al pueblo del Sáhara Occidental".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies