Salgado cree que las máximas del liberalismo que abogan por mínima intervención del Estado "pueden darse por superadas"

Actualizado 19/09/2007 19:44:58 CET

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, afirmó hoy que las "máximas" del liberalismo que abogaban por la "mínima intervención del Estado, tachándola de ineficaz, pueden considerarse ya superadas. Además, destacó la importancia de la Administración como "factor y agente" de la integración y cohesión social y territorial, en cuanto que "entidad prestadora de servicios a los ciudadanos".

Durante su intervención en la conferencia inaugural del Grupo Europeo de Administración Pública, destacó que las libertades y derechos individuales "sólo son realmente efectivas cuando existe una igualdad de oportunidades real y se dan las condiciones socioeconómicas que la propician".

"Para procurar esas condiciones, la fórmula del Estado social, del Estado de Bienestar, requiere una gestión eficaz de lo público. Esto es, servicios públicos de calidad que atiendan las necesidades ciudadanas, que sirvan para garantizar y hacer efectivos sus libertades y derechos, y que refuercen la legitimación de la democracia misma", argumentó.

Para Salgado, uno de los retos actuales de las políticas públicas es el adecuado tratamiento de la diversidad, que presenta vertientes económicas y sociales. A su juicio, la desigualdad económica sólo puede ser minorada a través de una organización administrativa desarrollada, mientras que la social ha de ser "combatida a través de la implantación de políticas de género que favorezcan la igualdad entre hombres y mujeres, con políticas que integren a los discapacitados y con políticas para el fenómeno de la inmigración".

"IMPULSAR SERVICIOS PÚBLICOS DE CALIDAD"

En este sentido, subrayó que políticas como estas ocupan un lugar "prioritario" en la agenda del Gobierno de España. Por eso, dijo, en los últimos años se han aprobado normas para "impulsar los servicios públicos de calidad, para aproximar mejor su gestión a los ciudadanos y para adecuar la acción administrativa a la dinámica social, económica y política".

Como ejemplos de estas normas citó los Estatutos de Autonomía, la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, la Ley sobre empleo público de discapacitados, el nuevo Estatuto Básico del Empleado Público, la Ley de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos y la Ley de Promoción de la autonomía personal y atención a las personas dependientes.

La ministra resaltó que la Administración no es, "como pretenden algunos, un mal necesario, sino la fuerza que garantiza y hace efectivas la libertad y la igualdad inherentes a la dignidad de la persona, el instrumento más eficaz para una verdadera elevación de la vida social y del bienestar de los ciudadanos".

Finalmente, aseguró que actualmente el interés de la Administración española es "reforzar su participación en los trabajos y estructuras del Grupo Europeo". Este acto tuvo lugar en el Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) y también contó con la intervención del presidente del Grupo Europeo de Administración Pública, Geert Bouckaert.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies