Salgado pide "realismo" en los calendarios de aplicación del Estatut

Actualizado 14/11/2007 15:34:23 CET

Tura avisa de que la "conciencia nacional" se fortalecerá si el TC lo "amputa"

BARCELONA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, afirmó hoy que los gobiernos catalán y central deben ser "muy ambiciosos en los objetivos" del Estatut, pero a la vez "realistas en los calendarios".

Lo dijo justo después de que la consellera de Justicia, Montserrat Tura (PSC), advirtiera de que la "conciencia nacional" catalana se "regenerará con más fuerza" si el Tribunal Constitucional (TC) "amputa" el texto.

Al inaugurar unas jornadas sobre el Estatut en la Facultad de Derecho de la Universitat de Barcelona, Salgado dijo que el Gobierno está "plenamente comprometido" con la norma, aunque "la complejidad técnica de muchas decisiones obliga a los dos gobiernos a ser muy ambiciosos en los objetivos, pero también realistas en los calendarios".

Para ella, el "incremento de poder político e institucional" de los gobiernos autonómicos "se irá haciendo efectivo a medida que se vayan reformando otros estatutos".

Consideró "natural" que el Estatut, tras 25 años de autogobierno, "refuerce y actualice las señas de identidad". "El Estatuto del 1979 se ha quedado atrás en muchas de sus materias, también por supuesto en este ámbito", dijo.

ANTEPONER DERECHOS A INTERESES.

La ministra de Administraciones Públicas aseguró que "para evitar cualquier riesgo de desafección" de Catalunya respecto de España, "es esencial" que Estado y autonomías pongan "por encima de otros intereses" los "derechos y las demandas ciudadanas" y que las administraciones "desarrollen sus políticas con este horizonte".

Reafirmó la voluntad del Gobierno del PSOE de modificar de forma "limitada" la Constitución en la próxima legislatura para que el Senado sea, "si es posible", una "verdadera Cámara de representación territorial y de integración de voluntades en materias estatales con relevancia autonómica". Así, manifestó la voluntad del Estado de hacer "posible" el consenso en la próxima legislatura sobre esta reforma.

Indicó que "la profundización del autogobierno" de las autonomías debe ir acompañada de una "racionalización del ejercicio de los poderes", lo que implica una "mayor cooperación" entre Estado y comunidades y una "cierta reorientación de una visión cerrada y aislada de las competencias".

Según ella, una mayor autonomía financiera "forzosamente" tiene que ser "acompasada, con una mayor corresponsabilidad fiscal y una mejora de los mecanismos técnicos de la solidaridad" entre territorios.

"El futuro del Estado está en la cooperación" --dijo--, la cual debe basarse en la "voluntariedad y el acuerdo". Opinó que "la cooperación" interterritorial sólo funcionará "dentro del más absoluto respeto a la distinción de competencias que marcan los estatutos".

Criticó la "visión de política partidista de frontón con el Gobierno" por parte del PP, que, a su juicio, ha producido "ejemplos paradójicos" como el del estatuto andaluz, "idéntico al catalán" y, por otro lado, aceptado por los populares, que rechazan "radical e incomprensiblemente" un texto similar en Catalunya. Asimismo, ve "absurdo y ridículo" el riesgo de fragmentación territorial de España.

PRUDENCIA "PARALIZANTE".

Por su parte, Montserrat Tura alertó del riesgo de que el Gobierno central caiga en una "prudencia paralizante" en el desarrollo del Estatut, si bien opinó que actualmente el despliegue está en su "período natural". "Empezaremos a estar en una prudencia paralizante si dentro de un año estamos reproduciendo las mismas frases", avisó.

La consellera advirtió de que "no se puede amputar un proyecto colectivo de un pueblo", porque "si se amputa, se autoregenera, y cuando se autoregenera lo hace con más fuerza". Indicó que "cada vez que hubo la imposibilidad de desarrollar un proyecto como nación, ha habido mayor conciencia nacional, sin ninguna duda".

En este sentido, consideró "grave que de un tribunal se pueda esperar una determinada sentencia por la composición de sus miembros". "Cuando en un tribunal uno puede prever el redactado de una sentencia en función de su composición, no está jugando el papel que se espera que juegue", opinó, y añadió que "en el TC español pasa esto en estos momentos", lo que justifica una "enorme preocupación".

Lo que sí tiene claro la consellera es que la "demanda del amplio conjunto del pueblo de Catalunya" pasa por que el Estatut se aplique sin que haya que estar "reclamándolo en cada una de las frases de cada una de las resoluciones administrativas que se dicten", y, pese a que "Catalunya es prudente en sus expresiones", también es "firme en sus convicciones".

"Tiene que llegar un día en que no tengamos que estar constantemente pendientes de que cualquier resolución o norma, no ya de los ministerios, sino de órganos autónomos de gestión de los servicios públicos, no tengan incorporado y presente el contenido del Estatut, y tengan que estar siempre pendientes de si se cumple o no se cumple la literalidad del Estatut", aseveró Tura.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies