Seis de los agentes detenidos por irregularidades en la Comisaría de Carabanchel (Madrid) declaran ante la Policía

Publicado 28/01/2015 22:30:37CET

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Jefatura Superior de Policía de Madrid ha citado este miércoles a declarar a seis de los agentes arrestados en el marco del operativo contra la adulteración de pruebas en el grupo de Científica de la Comisaría de Carabanchel (Madrid), cinco de ellos en calidad de imputados y el sexto como testigo, han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Con la declaración ante la Policía de estos seis agentes se da por cerrada la investigación policial y se ha decretado el secreto de sumario, han indicado las mismas fuentes.

Un total de siete agentes, cinco de la Policía Científica y dos de la Policía Judicial, han sido arrestados en la última semana acusados de adulterar pruebas en las investigaciones llevadas a cabo en la citada comisaría madrileña.

La Brigada Provincial de la jefatura Superior de Policía de Madrid y la Comisaría General de Policía Científica con sede en el complejo policial de Canillas se han encargado de revisar los casos en los que se incurrió en un presunto delito de adulteración de pruebas.

Este mismo martes, agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía arrestaron a dos funcionarios de Policía Judicial de esa misma Comisaría. A estos dos últimos detenidos se les acusa de tener conocimiento de las actividades ilícitas que presuntamente realizaban sus compañeros de la Científica.

Además, el pasado viernes fueron detenidos cinco agentes de la Policía Científica, que quedaron en libertad tras comparecer ante el Juzgado número 25 de Madrid, que instruye la causa.

Según las fuentes consultadas, ninguno de los arrestados es mando o tiene un puesto de mando en la citada Comisaría.

Las primeras detenciones partieron de una denuncia interpuesta por la Brigada Provincial de Policía Científica de Madrid tras percatarse de que sus compañeros habían incurrido en varios casos de "alteración del procedimiento". Según las fuentes consultadas, el proceder fraudulento de estos policías consistía básicamente en falsear análisis científicos para aumentar el número de casos resueltos.

Las fuentes policiales consultadas advierten que las investigaciones de las que se encarga una comisaría como la de Carabanchel no son de carácter grave, como podría ser un homicidio.

Los análisis de los que se podía encargar esa brigada de Policía Científica consisten básicamente en el análisis de huellas dactilares derivadas de robos, por lo que las primeras hipótesis apuntan a que estas prácticas fraudulentas no habrían afectado a casos de gran relevancia.