El Senado decide el martes una proposición de ley de CiU para que los afectados del Carmel tengan beneficios fiscales

Actualizado 18/06/2006 13:34:21 CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Senado decidirá el martes si debate o no en las Cortes una proposición de ley presentada por CiU para que los afectados por el hundimiento del barrio del Carmel, en Barcelona, puedan acogerse a determinados beneficios fiscales.

En la iniciativa, Convergencia recuerda que la Generalitat se comprometió a "garantizar la neutralidad fiscal, en beneficio de los vecinos afectados" en un convenio firmado por ambas partes en mayo de 2005. Por lo que, la formación catalana considera que las ayudas recibidas por los vecinos del Carmel no deben tener "ningún coste añadido en materia fiscal municipal, autonómica y estatal".

"A pesar de este acuerdo, la falta de concreción en la legislación del Estado provoca que los damnificados por el hundimiento del túnel del metro del Carmel tengan que pagar impuestos por las ayudas públicas recibidas, al menos para el ejercicio del 2005", denuncia CiU.

Convergencia pretende con esta iniciativa "regular y especificar" los beneficios fiscales de las ayudas recibidas por los vecinos y comerciantes del Carmel que permita establecer "su neutralidad fiscal" al tiempo que se establecen nuevos beneficios respecto al pago de impuestos.

NUEVOS BENEFICIOS FISCALES

La iniciativa propone que los afectados del Carmel sean eximidos del pago del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de las ayudas concedidas por el Estado y la Administraciones Públicas de Cataluña, así como aquellas que, en concepto de responsabilidad civil, puedan otorgar las entidades responsables. La ley surtiría efecto para los períodos impositivos devengados desde el 31 de diciembre de 2005.

Además, la ley concedería la exención de las cuotas de Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) correspondientes al 2005 de las viviendas y establecimientos dañados por las obras del túnel del metro. Dicha exención se aplicaría a las cuotas devengadas desde el 1 de enero de 2005.

Por último, en el caso de trabajadores autónomos la norma contempla la reducción de los signos, índices o módulos en la aplicación del IRPF y del IVA de quienes hayan resultado afectados directa o indirectamente por el hundimiento del Carmel.