El Senado estudiará un código de conducta asumiendo las recomendaciones del Consejo de Europa sobre transparencia

Rueda de prensa de Pedro Sanz tras la constitución de la Comisión del 155
EUROPA PRESS
Actualizado 08/02/2018 10:12:05 CET

Los letrados de la Cámara Alta afirman que no hubo infracción en un viaje pagado por una farmacéutica pero plantean regular esta materia

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Mesa del Senado ha acordado crear un grupo de trabajo con los grupos parlamentarios para estudiar las recomendaciones del informe del Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) del Consejo de Europa sobre la prevención de la corrupción y para mejorar en transparencia, en la regulación de los grupos de interés y redactar un código de conducta de los senadores.

Este movimiento llega en paralelo con el del Congreso de los Diputados, porque la Mesa de la Cámara Baja ha encargado a la Comisión del Estatuto del Diputado que redacte este año un Código Ético aplicable a sus señorías y que estudie si deben publicarse más detalles de sus declaraciones de bienes y patrimonio, en línea con las recomendaciones del informe del GRECO.

Según ha informado el vicepresidente primero del Senado, Pedro Sanz, el objetivo es tener redactadas unas conclusiones antes del verano para impulsar un código de conducta.

INFORME DE LOS LETRADOS SOBRE UN VIAJE PAGADO

El anuncio coincide con la publicación este martes de un informe de los letrados del Senado tras la queja de Unidos Podemos por un viaje pagado por la multinacional del sector farmacéutico Amgen a senadores de PP y PNV, que fueron invitados a conocer las instalaciones de la empresa en Dublín el pasado 26 de noviembre.

La Mesa de la Cámara pidió un informe a los letrados a instancia del grupo morado, en el que se concluye que aquella visita pagada fue legal de acuerdo a la normativa actual, pero en el que se admite que existe una falta de regulación y apunta que esta materia sí está regulada en países del entorno.

El informe señala que el viaje objeto de consulta no incurre en una infracción jurídica y tampoco establece que la actividad suponga un problema "de orden ético" entre los intereses privados de una empresa y el mandato de un parlamentario.

El documento defiende que el viaje a Irlanda de los senadores se produjo en los cauces establecidos por el Reglamento, ya que fue supervisado por la Mesa, que otorgó carácter oficial e institucional a la visita. Además, la visita no intentó ocultarse y su tramitación gozó de publicidad y transparencia, a lo que se añade que todos los miembros de la Comisión de Sanidad tuvieron la posibilidad de participar en la actividad, se agrega en el informe.

RECOGE LAS RECOMENDACIONES GRECO

Eso sí, los letrados apuntan a una falta de regulación jurídica concreta que permita una valoración en Derecho, por lo que evita realizar una valoración jurídica a la petición de Podemos. La formación 'morada' entiende que merecía ser estudiada por ser parte de "las dádivas, regalos, servicios, viajes y estancias" de empresas privadas a representantes públicos.

Los servicios jurídicos del Senado admiten que este tipo de viajes sí están regulados en cámaras parlamentarias de países del entorno de España mediante la figura de los códigos de conducta y hacen referencia a las recomendaciones del informe de evaluación de GRECO sobre la prevención de la corrupción en España.

En particular, el GRECO insta a que el Senado y el Congreso cuenten con un código de conducta que incluya orientaciones sobre la prevención de conflictos de intereses, regalos e invitaciones y también que se adopten normas para hacer transparentes los contactos de parlamentarios con grupos de presión, o lobbies.

Precisamente, el Pleno del Senado discutirá mañana una moción de Unidos Podemos por la que se insta al Gobierno a la adopción de medidas en materia de transparencia en la actuación legislativa o ejecutiva de las personas con responsabilidad pública.

En el informe del GRECO se señalaba que España sigue sin cumplir cuatro de las once recomendaciones que le hicieron en diciembre de 2013 y que sus progresos son "limitados", por lo que ha dado este año de plazo para informar de nuevas acciones contra la corrupción en el poder legislativo y el judicial.

El Grupo de Estados contra la Corrupción, dependiente del Consejo de Europa, lleva desde 2005 haciendo "rondas de evaluación" a más de una cuarentena de países para analizar la situación de los mismos con respecto a la lucha contra la corrupción. España se encuentra ahora inmersa en la cuarta ronda, cuyo objeto de estudio son los miembros de los parlamentos nacionales y los jueces y fiscales.