Sentido homenaje en Atocha en el cuarto aniversario del 11-M

Actualizado 11/03/2008 22:02:55 CET

MADRID, 11 Mar. (OTR/PRESS) -

Los Reyes presidieron hoy la ofrenda floral a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004 en el monumento que se erigió en su nombre en la Plaza de Atocha, en el homenaje central de este cuarto aniversario de la masacre de Madrid. Sin embargo, pese a la solemnidad del acto, todas las miradas estaban centradas en el líder del PP, Mariano Rajoy, tan sólo horas de que rindiera cuentas electorales ante la Ejecutiva de su partido. Quizá a modo de adelanto, Rajoy se negó a ocupar el puesto que, como líder del principal partido de la oposición, le asignó el protocolo. También hubo mucha expectación por la conversación que mantuvieron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.

Minutos antes de las 12.00 horas del mediodía los Reyes llegaban a la Plaza de Atocha y entraban en el interior del monumento erigido en memoria de las 192 víctimas de los atentados de Madrid y del GEO fallecido en Leganés. En esa visita al interior del monumento, se pudo ver a Zapatero dialogando largamente con Aguirre, mientras les acompañaban la vicepresidenta del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y los presidentes del Tribunal Constitucional, del Consejo General del Poder Judicial y del Congreso, María Emilia Casas, Francisco José Hernando y Manuel Marín, respectivamente.

A las 12.00 horas la comitiva salió del interior y se encaminó a la 'posición de honor' situada frente el monumento por un pasillo habilitado a tal efecto que dividía en dos la zona en la que se situaban autoridades del Gobierno y representantes políticos. Aunque el protocolo le asignaba a Rajoy, como líder de la oposición, un sitio en esa 'posición de honor' marcada con una alfombra azul, el presidente del PP prefirió situarse en los sitios reservados para los presidentes de comunidades autónomas, al lado de Aguirre, dejando un llamativo hueco en esa primera fila ante el monumento a las víctimas entre los Reyes y Manuel Marín.

Curiosamente, en su primer encuentro tras las elecciones generales del domingo, Zapatero y Rajoy no se saludaron. Cuando el presidente en funciones del Gobierno cruzaba el pasillo camino de la 'posición de honor', donde también se situó el presidente del Senado, Javier Rojo, y pasaba junto al líder del PP, Rajoy se encontraba de espaldas, pues se había girado para mirar hacia el monumento. Minutos después, los Reyes depositaron una corona de flores a los pies del monumento, para lo que familiares de las víctimas del terrorismo se pusieron de pie.

SONSOLES EN EL CORO

Nada más terminar la ofrenda floral, se inició el minuto de silencio en homenaje a los 192 fallecidos y los miles de heridos en el atentado del 11-M del que se cumplieron hoy cuatro años. Tras el minuto de silencio, los coros de la Capilla Real de Cataluña y de la Capilla Real de Madrid, al que pertenece la mujer de Zapatero, Sonsoles Espinosa, interpretaron 'Da pacen domine' del compositor estonio Arvo Part, dirigidos por Jordi Savall. El acto concluyó pasados 12 minutos con un frío 'El acto ha terminado' por parte del orador y un aplauso de todos los presentes.

Una vez concluido el acto, la comitiva pasó junto a los representantes políticos para abandonar la Plaza de Atocha. En primera línea se encontraba Rajoy, que inclinó la cabeza en forma de saludo a los Reyes. En esos momentos Zapatero departía con Javier Rojo y antes de abandonar el recinto protegido el presidente del Gobierno intercambió unas palabras con los Reyes y con su esposa, que había dejado el coro para estar con él. Los coches oficiales abandonando el lugar del monumento de Atocha, en la Glorieta de Carlos V, marcaron el final del solemne acto.

No fue el único homenaje a las víctimas del 11-M que se realizó hoy en Madrid. Así, la presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón, participó en un acto junto a sindicatos de Madrid en honor a las víctimas de la masacre, y por la mañana, en el edificio de la Comunidad de Madrid, se rindió homenaje tanto a los afectados por los atentados del 11-M como a los héroes anónimos que participaron en las labores de rescate de los heridos y fallecidos, dando su vida en algunos casos por ellos. Y en el Bosque del Recuerdo del parque del Retiro, un único y sobrio ramo de claveles y margaritas recordaba a las víctimas de la matanza.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies