ERC estudia ceder agua a Barcelona desde el Segarra-Garrigues como medida estructural además de desalinizadoras

Actualizado 24/04/2008 19:33:43 CET

Ningún miembro de ERC del Govern ni de la dirección acudirá a la manifestación contra el minitrasvase

BARCELONA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

ERC contempla como posibilidad que el Canal Segarra-Garrigues pueda abastecer de agua al área metropolitana de Barcelona como medida estructural además de las desalinizadoras para afrontar la demanda de agua de la zona.

Fuentes de la dirección consultadas por Europa Press explicaron que esta propuesta supondría que Barcelona recibiera agua del Canal Segarra-Garrigues a cambio de que se invirtiera en nuevos métodos de riego en la zona más acordes con la 'nueva cultura del agua' que defiende el Govern.

El Ejecutivo catalán siempre ha optado por las desalinizadoras como medida estructural y a largo plazo para evitar los efectos de la sequía en Catalunya frente a la propuesta de CiU de realizar un trasvase del Ródano.

El argumento del Govern es que con la desalinizadora que ya funciona y las que se pondrán en marcha se cubriría la misma cantidad de agua que podría lograrse con el trasvase del Ródano, unos 200 hectómetros cúbicos de agua, especialmente a partir de mayo con la desalinizadora de El Prat de Llobregat (Barcelona).

Sin embargo, ERC apuesta por estudiar la opción del Canal Segarra-Garrigues como garantía de que no habrá restricciones en el futuro. Los republicanos basan su propuesta en el manifiesto de Vallbona de les Monges (Lleida), que apuesta por replantear el uso del canal extendiéndolo a otros fines además de los agrícolas y aboga por un uso eficiente del agua.

Esta posibilidad es una de las que el Govern estudió para hacer frente a la situación de emergencia, pero fue descartada porque, entre otras cosas, no podía realizarse a corto plazo.

Según el documento que el presidente de la Generalitat, José Montilla, entregó al líder de CiU, Artur Mas, esta solución aportaría entre 13 y 18 hectómetros cúbicos al mes con una tubería de 1.500 milímetros de diámetro. El problema es que el tiempo que tardaría en construirse ronda los 40 meses, por lo que se desestimó como propuesta para afrontar la emergencia.

Respecto a la prolongación del minitrasvase del Ebro para abastecer al área metropolitana de Barcelona, las fuentes consultadas se mostraron a favor de que la tubería sea "reversible", es decir, que el agua pueda circular del sur hacia el norte, pero también al revés.

De esta forma, los republicanos esperan que si en algún momento es necesaria agua procedente de alguna desalinizadora situada en el norte pueda conducirse hasta el sur y alimentar, también, a Tarragona.

En cuanto a la manifestación de la Plataforma en Defensa del Ebro (PDE) que tendrá lugar el 18 de mayo en contra del minitrasvase, las mismas fuentes indicaron que nadie del Govern ni tampoco de la dirección acudirá a la concentración.

Sin embargo, dejaron claro que es lícito que dirigentes territoriales sí lo hagan, entre ellos algunos alcaldes, con el objetivo de defender los intereses de su territorio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies