Sindicatos policiales dicen que la conducta de los agentes con los senegaleses repatriados fue la correcta

Actualizado 03/06/2006 13:51:30 CET

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Manuel Sánchez Ornet, aseguró hoy a Europa Press que el traslado a Senegal del último avión que llevaba inmigrantes irregulares para ser repatriados se hizo con "un escrupuloso respeto a los Derechos Humanos" por parte de los agentes que viajaban en dicho vuelo, y que si no se informó a los irregulares de su destino final fue para evitar que se produjese "una situación de violencia que pondría en riesgo el vuelo y la integridad física de todos sus ocupantes".

Sánchez Ornet defendió la conducta de los policías que, a su juicio, fue la correcta teniendo en cuenta que, en la actualidad, "no existe un protocolo de actuación policial que explique cómo devolver a un ciudadano que se opone y que está dispuesto incluso a tirarse del avión".

Asimismo, afirmó que, según la información que le han trasladado sus compañeros, el viaje fue "tranquilo" sin que se produjese ningún tipo de incidencia durante el mismo, y sin, "por supuesto, ningún caso de tortura ni malos tratos". Según los testimonios de esos agentes, "la situación se complicó en el momento del desembarco".

Cuando los irregulares se dieron cuenta del lugar en el que se encontraban, "protestaron contra las autoridades senegalesas y se negaron a subir a los autobuses que les esperaban en la pista de aterrizaje, pero en ningún caso hubo problemas con los agentes que efectuaron el traslado".

Por lo tanto, en opinión de Sánchez, la queja del Gobierno senegalés es "injustificada", y vaticinó que su objetivo es el de que se renegocie el acuerdo que este país hizo con España en materia de inmigración y repatriaciones.

De la misma opinión fue el portavoz de la Confederación Española de Policía (CEP), Rodrigo Gavilán, quien afirmó que todo este incidente es una "excusa de las autoridades senegalesas para no admitir a más subsaharianos dentro de sus fronteras y así pedir en las próximas negociaciones que mantengan con el Gobierno español más dinero".

LA POLÉMICA ESTÁ MOTIVADA ECONÓMICAMENTE

Por ello, para Gavilán, el trasfondo de la polémica y la imputación a las fuerzas de seguridad españolas de un comportamiento inadecuado es "económico, animado por el ejemplo de Marruecos que en la actualidad dispone de 40 millones de euros anuales en concepto de control de sus fronteras y de la inmigración ilegal".

Asimismo, coincidió con la SUP en destacar que este vuelo en concreto había sido "de los más tranquilos de los cien últimos realizados" y que en él se aplicaron las medidas de seguridad que son habituales en el caso de los traslado aéreos, que consisten fundamentalmente en llevar a los inmigrantes esposados con cintas de tela a los asientos de la nave.

También reiteró que la situación se complicó en el momento de la llegada a Senegal, pero que los enfrentamientos tuvieron lugar con las fuerzas antidisturbios de las fuerzas senegalesas que se "extralimitaron en su actuación", pero en ningún caso con la Policía española.

DA LA RAZÓN A AGUIRRE

Por otro lado, Gavilán dio la razón a la presidenta de la Comunidad de Madrid en el enfrentamiento que mantiene con la secretaria de Inmigración con respecto a los datos del número de inmigrantes que son enviados a la Comunidad de Madrid. Sobre este asunto, destacó que su experiencia dentro del Cuerpo Nacional de Policía, que es el encargado de realizar los traslados de los irregulares desde Canarias a la Península, alrededor del 70% recaen en Madrid.

"De lunes a viernes suelen llegar entre uno y dos aviones a Barajas con inmigrantes que han entrado de forma irregular en España y a éstos se les toma la reseña de los datos, se les da un bocadillo y luego quedan en libertad, con lo que pueden quedarse en Madrid, pero tampoco es obligatorio", concluyó.