La sociedad estatal Expoagua cierra su cuentas con un desfase que asciende a 8 millones de euros

Actualizado 04/12/2008 17:03:02 CET

"Se notó la crisis a mitad de exposición. Algún efecto negativo, no sabemos cuánto, ha tenido en los ingresos", argumenta Roque Gistau

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La sociedad estatal Expoagua, que celebró hoy en Madrid Junta General y Consejo de Administración, cerró las cuentas de Expo Zaragoza 2008 con un desfase de 8 millones de euros, debido a un exceso de gastos y al registro de unos ingresos más bajos de los que estaban previstos. La Muestra registró menos visitas y el gasto por visitante fue menor al estimado inicialmente, en parte por efecto de la crisis, aunque paralelamente también se redujeron los gastos.

Así lo aseguró hoy en rueda de prensa el presidente de Expoagua, Roque Gistau, tras la reunión en Madrid del Consejo de Administración de Expoagua. Gistau explicó que los socios aportaron 645,4 millones de euros para inversiones, pero que al cierre de las cuentas se habían gastado 632,4 millones, es decir, un saldo positivo es de 12,9 millones.

A continuación, indicó que los gastos operativos ascendieron a 21 millones de euros, cantidad a la que si se restan los 12,9 millones anteriores de superávit, arroja el déficit de 8 millones.

El presidente de Expoagua calificó de "rigurosa" y "ajustada" la gestión de la sociedad y de "absolutamente brillante" el balance final de la muestra, tanto en lo económico como por el impulso que ha supuesto para Zaragoza. "Hemos manejado el asunto con bastante destreza", defendió.

Roque Gistau argumentó su satisfacción explicando que cuando se empezó el proyecto y se presupuestó la muestra, hace tres años, se desconocía el coste de las obras, y la desviación final es del uno por ciento. "Tiene un componente de sumo rigor financiero", subrayó.

La Junta General, primero, y el Consejo de Administración, a continuación, se desarrollaron hoy en la sede del Ministerio de Economía y Hacienda. En la primera, se llevó a cabo la sustitución de dos consejeros que renuncian a su puesto, el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, y la ex subsecretaria del Ministerio de Fomento, Encarnación Vivanco, por el primer teniente de alcalde zaragozano, Fernando Gimeno, y el sustituto de la subsecretaria, José María Ramírez.

"PRÁCTICAMENTE AJUSTADA AL PRESUPUESTO"

Gistau subrayó que la Expo se cierra "prácticamente ajustada al presupuesto" porque el desfase de 8 millones equivale a un uno por ciento del mismo. Nada más cerrar la muestra sus puertas, apuntó, ya se situó ese déficit por debajo del 5 por ciento.

Los socios, el Estado en un 70 por ciento y el Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón en otro 30, deberán aportar esa cantidad en la proporción que les corresponda y deberán hacerlo antes del 14 de marzo del año que viene, fecha en la que expira la actividad de Expoagua.

En cuanto a la sociedad en sí misma, su disolución o continuidad con otro objeto social deberá ser decidida en ese momento por sus dueños. "Quien les habla --confirmó Gistau preguntado por su futuro personal-- no se ve en la sociedad después en modo alguno. Yo, con esta operación, remato la vida laboral".

El presidente de Expoagua aseguró que ha vivido momentos duros, pero también "muy satisfactorios". "Lo primero, saber que la gente está muy contenta. Todos hemos colaborado en dar un impulso a esta ciudad de Zaragoza, que tiene un antes y un después de la Expo".

LOS EFECTOS DE LA CRISIS

En cuanto a las causas de ese déficit, Roque Gistau explicó que se debe a una confluencia de "muchas cosas", pero fundamentalmente, a que se estimó "de forma insuficiente" el número de visitantes que recibiría la muestra y el gasto que cada uno de ellos haría, que han sido menores de lo previsto.

El presidente de Expoagua también apuntó otra causa. "Cuando arrancamos hace tres años, estábamos en un momento expansivo de la economía española, los costes de las obras se disparaban, faltaba mano de obra... Y sin embargo luego se notó la crisis a mitad de exposición. Algún efecto negativo, no sabemos cuánto, ha habido en los ingresos", explicó.

"Las cosas han venido bastante mal dadas y a pesar de todo hemos manejado el asunto yo diría que con bastante destreza", insistió Roque Gistau.

LA PLAZA 'SED', A VALLADOLID.

El Consejo de Administración de Expoagua repasó también hoy los trabajos de desmantelamiento de la muestra, la subasta de activos y demás actividades posteriores al evento. Gistau dio cuenta también del balance presentado en París ante la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE por sus siglas en francés).

"He de decir, con absoluto rigor, que la valoración es muy alta, tanto de ciudadanos como de países. Hemos sido reiteradamente felicitados", expuso.

Roque Gistau expuso también que será trasladada a Valladolid una de las plazas temáticas de la Expo, que al estar situadas en la zona inundadle por el río Ebro deben ser desmontadas. Se trata en concreto de la plaza denominada 'Sed', que el Ayuntamiento de Valladolid instalará en una zona nueva de la capital castellana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies