Socios escindidos de Covite decidirán en próximos días si crean una nueva asociación o se integran en alguna existente

Actualizado 25/01/2014 18:18:36 CET

A partir de este lunes empezarán a presentar las bajas que estarán cerca de los dos centenares

BILBAO, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Jorge Mota, portavoz del grupo de alrededor de 200 socios de Covite que este sábado ha abandonado la asamblea anual y anunciado su baja, ha afirmado que en próximos días decidirán si "constituyen una nueva asociación" o se integran en "una asociación de víctimas ya existente".

En declaraciones a Europa Press, Mota ha reiterado sus discrepancias con la dirección del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, presidida por Consuelo Ordóñez --hermana de Gregorio Ordóñez, concejal del PP asesinado por ETA--, que este sábado ha sido reelegida en el cargo.

Según ha señalado, los socios discrepantes han hecho "lo imposible por llegar a un entendimiento y limar asperezas" para no tener que llegar a que 200 socios con la condición de víctimas del terrorismo, "no supuestos amenazados", se den de baja.

"Nos han cerrado las puertas y no han querido negociar", ha señalado Mota, para añadir que, en estos momentos, no se sienten representados por el actual equipo coordinador.

En este sentido, ha defendido que los discrepantes "no han querido montar escándalo alguno", tal como sucedió en la asamblea de 2013 en la que se llegaron a producir insultos entre ambos sectores.

Mota ha reiterado su disconformidad con el quórum de constitución de la asamblea general al existir asistentes que "no ostentan la condición de víctimas del terrorismo, requisito imprescindible para ser miembro de la asociación, según recogían los estatutos".

Asimismo, ha reconocido los socios discrepantes desistieron este viernes de la impugnación que habían anunciado el año pasado porque "no quieren dar más espectáculos" y han apostado por "desvincularse para que no nos una absolutamente nada con Covite".

INDEPENDENCIA POLÍTICA

También ha criticado que en los nuevos estatutos aprobados este sábado se recoge que el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco mantendrá su "independencia absoluta de cualquier político", cuando Consuelo Ordónez es "la primera persona que contraviene el artículo después de que pidiera el voto a UPyD, mientras que Rubén Múgica es miembro de la formación magenta".

Por todo ello, ha remarcado que los cerca de 200 socios que se darán de baja no quieren que se les identifique con ningún partido político, ya que "sólo queremos trabajar por y para las víctimas". De este modo, Mota ha anunciado que el próximo lunes se presentarán alrededor de un centenar de bajas y el resto, hasta cerca de 200, en próximos días.

Asimismo, ha reconocido que los socios disidentes están estudiando dos proyectos de futuro que pasarían por la creación de una nueva asociación o por la integración en una asociación ya existente. "Sobre todo, vamos a trabajar por y para las víctimas desde dentro y no de cara al exterior", ha finalizado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies