Solana, Piqué, Moratinos y Margallo ensalzan el papel del rey Juan Carlos en las relaciones exteriores de España

Los exministros Solana, Piqué, Moratinos y García-Margallo
ASOCIACIÓN DIÁLOGO
Publicado 12/06/2017 23:12:42CET

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los ex ministros de Exteriores Javier Solana, Josep Piqué, Miguel Ángel Moratinos y José Manuel García-Margallo han ensalzado este lunes el papel del rey Juan Carlos en las relaciones exteriores de España durante su etapa como Jefe de Estado. "Resolvía crisis cogiendo el teléfono", ha asegurado Moratinos en un debate donde Piqué ha destacado la "empatía" y el "caracter campechano" del monarca como parte del éxito de las relaciones diplomáticas de España en las últimas décadas.

Los cuatro exministros, titulares de la cartera durante los gobiernos de Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, han coincidido en la Fundación Carlos de Amberes de Madrid para intecambiar impresiones sobre la relevancia de la corona en la política exterior de España, un acto moderado por el periodista Miguel Ángel Aguilar, presidente de la fundación y secretario general de la Asociación de Periodistas Europeos, y en el que se han compartido anécdotas, algunas relevantes, de la labor de Juan Carlos en la acción exterior de España.

El primero en intervenir ha sido Javier Solana, que ocupó la cartera de Exteriores desde 1992 a 1995 en los últimos gobiernos socialistas de Felipe González, y ha calificado al rey emérito como un "amigo de sus amigos" del que solo puede "decir cosas buenas". "Como ahora somos dos jubilados, nos vemos, hablamos de todo y yo le encuentro estupendamente", en palabras de Solana.

Más allá de la relación personal, el antiguo ministro socialista ha querido poner en valor la actuación del rey emérito en la política exterior española durante los años noventa. En ese sentido, ha extendido a la reina Sofía y al actual rey Felipe VI el "papel extraordinario" de la monarquía española en 1992, cuando se celebraron los Juegos Olímpicos en Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla.

"LA PERSONA MÁS INTUITIVA QUE HE CONOCIDO"

Josep Piqué, que fue ministro de Exteriores entre 2000 y 2002 en el segundo gobierno de Aznar, ha corroborado las impresiones personales de Solana. "El rey Juan Carlos es amigo de sus amigos, cuida sus relaciones, y sigue al corriente de la actualidad con voluntad de ayudar como un jubilado de lujo", ha asegurado.

En cuanto al papel de la corona en la política exterior de España, Piqué ha aplaudido su capacidad de adaptación a los cambios del mapa internacional en los últimos 40 años, y ha atribuido al "carácter campechano" de Juan Carlos --"es la persona más intuitiva que he conocido, con una capacidad de empatía muy relevante", según Piqué-- parte del éxito de la relaciones diplomáticas de nuestro país.

"Quiero romper con el mito de que él y Aznar no se llevaban bien, porque se llevaban bien a su manera", ha dicho después para aderezar su intervención con recuerdos de su etapa al frente de Exteriores. Alguna, aludiendo a la capacidad de tolerar el alcohol del rey emérito.

"En una visita a un país importante a Europa del este, tuvimos un almuerzo largo con el presidente de esa república, y la comida estuvo bien regada, hasta el punto de que me empecé a preocupar, y debo decir que su majestad dejó el pabellón muy alto y se portó como se debía portar, pero en ningún momento perdió la coherencia, ni el rigor, ni dejó de defender los intereses de los españoles", según Piqué

SU POLÉMICA CON HUGO CHÁVEZ

"El Ibex 35 debería hacerle la ola al rey porque, sin su labor, muchos grandes contratos no se habrían conseguido", ha afirmado después Miguel Ángel Moratinos, que considera a Juan Carlos como "el gran embajador de España" de las últimas décadas. "Resolvía crisis cogiendo el teléfono", ha dicho el que fuera titular de Exteriores desde 2004 hasta 2010, que ha seguido engrosando el anecdotario con recuerdos de los 45 viajes de Estado que realizó junto a Juan Carlos.

Por ejemplo, Moratinos ha deslizado que el rey fue responsable del deshielo de la relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba. En concreto, se ha referido al viaje de Juan Carlos en 2010 a Washignton. "En la Casa Blanca, durante una comida con Obama, se habló de Cuba. No se puede contar mucho de esa conversación, pero en ahí se empezó a normalizar la relación entre Cuba y Estados Unidos", ha asegurado.

En un tono más jocoso, Moratinos se ha referido también al "famoso" incidente entre Juan Carlos y Hugo Chávez durante la Cumbre Iberoamericana de Chile de 2007, cuando el rey, saltándose todo protocolo, abroncó al fallecido presidente venezolano, que estaba interrumpiendo a José Luis Rodríguez Zapatero, con la frase "¿Por qué no te callas?".

"Si ven la foto de aquel momento, al lado del presidente salgo yo con cara seria, porque sabía que inmediatamente el problema lo iba a tener yo", ha recordado Moratinos riendo. "Tuvimos la crisis habitual con la república bolivariana, la pesadilla que nos persigue -ha añadido después--- y para resolverlo terminamos invitando a Chávez a reconciliarse con el rey en Palma de Mallorca".

El presidente venezolano visitó a Juan Carlos en el verano de 2008 en el Palacio de Miravent. "Juanito, ¿por qué no nos vamos a la playa?", dijo un dicharachero Chávez, que aquel día recibió del rey un obsequio: una camiseta con la famosa frase del "¿Por qué no te callas?". Según el ex ministro de Exteriores, Chávez pidió hacer pública la anécdota. A lo que Juan Carlos aceptó, a cambio de no desvelar de quién había sido la idea. "Me la ha regalado Bush", dijo el monarca aludiendo al entonces presidente de Estados Unidos, con el que Chávez no mantenía una buena relación.

Por último ha tomado la palabra José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores desde 2011 hasta el año pasado, y que vivió la abdicación de Juan Carlos desde el gobierno de Mariano Rajoy. El penúltimo titular de Exteriores también ha enriquecido el anecdotario relatando como, durante una tensa reunión con la entonces secretaria de Estado de Estados Unidos, requirió la ayuda del rey emérito. "Le pido que, cuando lleve 15 minutos en la reunión, usted me llame por teléfono", le dijo Margallo a Juan Carlos. El rey lo hizo, interrumpiendo un encuentro difícil, y según Margallo, después todo fluyó. "Le pasé la llamada a Hillary, y a partir de ahí nos hicimos tan amigos", ha asegurado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies