Más de 7.000 personas despiden al padre de la Constitución

Actualizado 06/12/2009 14:53:54 CET

BARCELONA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La capilla ardiente del ex ponente constitucional y ex ministro de Cultura Jordi Solé Tura, instalada en el Palau de la Generalitat desde la tarde de ayer, cerró sus puertas a las 12 horas con la visita de más de 7.000 personas, que se acercaron a dar su particular homenaje al que fue padre de la Constitución, coincidiendo con el 31 aniversario del texto.

A la hora del cierre todavía quedaban visitantes haciendo cola que no pudieron acceder al salón Sant Jordi del Palau, donde la viuda y el hijo de Solé Tura saludaron personalmente durante toda la mañana a quienes se acercaron para dar el último adiós al político.

Pocos minutos después del mediodía, el féretro de Solé Tura abandonó la Generalitat entre aplausos para ser trasladado al tanatorio de Sant Gervasi, donde a las 13 horas estaba previsto un funeral íntimo y privado por deseo de su familia.

Numerosos representantes políticos visitaron hoy la capilla ardiente, entre ellos la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quienes dieron un sentido pésame a los familiares.

El hijo del fallecido, Albert Solé, reiteró hoy su agradecimiento a quienes se acercaron a despedir a Solé Tura, "no sólo por el número, sino sobretodo por el tipo de gente" que acudió, y destacó que por la capilla ardiente pasaron "amigos de todas las etapas de su vida, desde la universidad hasta las fábricas".

El desfile de ciudadanos por la capilla ardiente fue un "constante" durante toda la mañana y la tarde de ayer, cuando también se acercaron a expresar sus condolencias el Príncipe de Asturias, el presidente de la Generalitat, José Montilla; el ex presidente del Govern Jordi Pujol; el hijo de Alfonso Suárez -que se acercó en representación de su padre, también enfermo de Alzheimer como el fallecido--, y diversos ministros y consellers del Govern, además de representantes de los principales grupos políticos catalanes.

Todos coincidieron en valorar el trabajo de Solé Tura como ponente de la Constitución y su esfuerzo por fortalecer la democracia durante la Transición española.

El mundo académico también reconoció los méritos de Solé Tura, que fue decano de la Facultad de Derecho de la Unviersitat de Barcelona (UB). El rector de la UB, Didac Ramírez, aseguró que es una "paradoja" visitar la capilla ardiente del ex ministro en el aniversario de la Constitución. "Ojalá todos los que expresan pena por su muerte recuerden el espíritu que él impulsó, porque muchos lo han olvidado. Ese será uno de sus últimos servicios", dijo Ramírez.

Desde el mundo de la cultura, artistas como Joan Manuel Serrat, Marina Rosell y Raimon expresaron su respeto por la figura de Solé Tura. El cantante valenciano desveló que en el funeral de hoy sonará el poema 'Veles e Vents', de Ausiàs March, al que él mismo puso música y que era uno de los favoritos del fallecido.