Sortu cree que Podemos puede ser "compañero de viaje" en la 'Vía Vasca' y dice a PSE que "la historia no espera"

 

Sortu cree que Podemos puede ser "compañero de viaje" en la 'Vía Vasca' y dice a PSE que "la historia no espera"

Hasier Arraiz
EUROPA PRESS
Actualizado 04/02/2015 14:02:02 CET

Reitera su llamamiento a "conformar mayorías" en las instituciones con las fuerzas políticas a favor del derecho a decidir

BILBAO, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Sortu y parlamentario de EH Bildu, Hasier Arraiz, ha considerado que Podemos puede ser "compañero de viaje" en la 'Vía Vasca' y ha advertido al PSE-EE de que "la historia no espera a nadie", de modo que "quien se queda fuera del espacio del derecho a decidir opta por la marginalidad".

El dirigente abertzale ha ofrecido una conferencia en Bilbao, en el Forum Europa-Tribuna Euskadi, en la que ha repasado la denominada 'Vía Vasca', presentada el pasado 24 de enero por EH Bildu y EH Bai, para construir "un estado vasco en la Europa del siglo XXI" y ha reiterado el llamamiento a las fuerzas políticas vascas a favor del derecho a decidir para "conformar mayorías" en los gobiernos de las instituciones vascas.

Arraiz se ha mostrado convencido de que es posible sumar a sectores no abertzales a esta 'Vía Vasca' porque está "emergiendo en el conjunto del Estado y también en Euskal Herria un nuevo sector que está a favor del derecho a decidir, pese a no ser abertzale, y ahí va a haber mayores claves para el entendimiento que las que ha podido haber hasta ahora".

En esta línea, ha augurado que si bien persiste la "incógnita" sobre "qué va a ser" Podemos, a la que ve todavía "en la fase de fenómeno mediático", teniendo en cuenta sus manifestaciones sobre el derecho a decidir "pueden ser un compañero de viaje en la Vía Vasca".

De este modo, ha considerado que Pablo Iglesias, al que no conoce personalmente aunque "es imposible sacarlo del salón de casa", es "un adversario electoral" en las próximas elecciones, pero "pasado mañana puede ser un aliado".

En cualquier caso, ha opinado que Podemos supondrá "un cambio en el escenario político interesante" y ha afirmado que le gustaría que "en el Estado español hubiera una fuerza política rupturista que reivindicara, con la misma fuerza e intensidad que nosotros aquí, la necesidad de respetar el derecho a decidir de las naciones que viven en el Estado y también todos los derechos sociales que corresponden a los ciudadanos".

De este modo, ha planteado, se abriría "la oportunidad de abrir nuevos puentes entre procesos constituyentes en el Estado español, en Euskal Herria y Cataluña", lo que "abriría definitivamente la puerta a la democracia en el Estado español y haría saltar por los aires todos los cerrojos del 78".

Preguntado por la posibilidad de acuerdos en municipios y diputaciones con Podemos, Arraiz ha precisado que contempla esta posibilidad "con cualquier formación política que esté dispuesta a adquirir compromisos concretos en torno al derecho a decidir". No obstante, ha añadido que le gustaría que esos compromisos se adquirieran "previamente a las elecciones".

Asimismo, se ha referido a las críticas que ha recibido su propuesta de 'Vía Vasca', advirtiendo de que los "partidos políticos convencionales" se están quedando "muy atrás" en relación a "la velocidad" con la que está cambiando la sociedad.

En este sentido, ha insistido en que "la historia no espera a nadie, tampoco al Partido Socilista". Arraiz ha planteado que "las trincheras del pasado se están desmoronando" y "el espacio político del derecho a decidir va a tomar la centralidad en el país", de manera que "quien se quede fuera opta por la marginalidad política".

También ha aludido a las reticencias que puede suscitar la apuesta de la coalición soberanista por la 'desobediencia' y, en este sentido, ha precisado que su intención es construir "nuevas mayorías sociales que tienen que dar pie a nuevos acuerdos políticos", a los que "todos están invitados", con el "único límite de la voluntad popular".

Por tanto, ha añadido, "si en algún momento topamos con alguna imposición ajena, es cuando habría que plantearse qué es lo que vamos a hacer". Mientras tanto, a su entender, no hay que "dejar de empezar a andar por pensar que tenemos un obstáculo algo más lejos".

NUEVAS POSIBILIDADES SIN ACTIVIDAD ARMADA

Asimismo, Arraiz ha considerado que el hecho de que no haya actividad armada de ETA "abre nuevas posibilidades para poder llegar a acuerdos entre diferentes" ya que, "hasta hace relativamente poco, la razón principal" que se daba para no hacerlo era que "había actividad armada por parte de ETA". "Quiero creer que era una razón y no una excusa", ha manifestado.

"Vivimos una oportunidad histórica que no podemos dejar pasar, como sucedió en 1978", ha apelado el dirigente abertzale, que preguntado sobre si ETA ha sido una rémora para el independentismo, ha opinado que "es difícil valorarlo, sobre todo, con una perspectiva tan corta de tiempo".

Según ha indicado, "la historia dirá qué papel ha tenido cada cual. Y seguramente entonces, tampoco podremos hacer entonces todos la misma valoración de qué sucedió y por qué sucedió y qué trajo como consecuencia".

SOLO ACHICORIA

Por otro lado, Arraiz ha insistido en que la propuesta planteada por EH Bildu y EH Bai plantea "una hoja de ruta realista y pragmática" y no está diseñada pensando en "la proximidad de una cita electoral", sino en "el momento histórico que vive nuestro país" y en el que la "salvaje" crisis económica ha acelerado "el proceso de desgaste y descomposición del régimen" que nació en la Transición Española.

"Aquellos acuerdos políticos que nacieron al compás del ruido de sables, no rompieron con el régimen franquista en lo que 35 años más tarde se ha demostrado lo esencial", ha denunciado el presidente de Sortu, que ha señalado, además, que del "café para todos" que se propuso entonces queda "apenas achicoria". En este sentido, ha censurado que el Gobierno del Partido Popular "ha emprendido una recentralización de competencias que amenaza con dejar a cada autonomía solo con el nombre".

Arraiz ha defendido que, "en un escenario de incipiente construcción de la paz y una convivencia realmente democrática entre diferentes, donde por supuesto ni todas las heridas están cerradas, ni todos los problemas están resueltos, y seguirán, por tanto, requiriendo no solo nuestra atención, sino también nuestros esfuerzos, nuestro pueblo no puede pedir a la historia que espere y se retrase un poco más".

De este modo, ha apelado a "comenzar a andar la Vía Vasca a la justicia social y a la soberanía plena". "Queremos decidirlo todo y lo queremos decidir aquí, en Euskal Herria. No planteamos el derecho a decidir solo como instrumento para poder vivir como ciudadanos de nuestro país, lo planteamos también como instrumento para decidir cómo queremos vivir", ha afirmado.

De este modo, ha precisado que el derecho a decidir no es "el objetivo de la Vía Vasca, sino que es el propio camino a recorrer", y constituye el "mínimo común denominador" de la sociedad vasca, en la que "cada cual tendrá su propio proyecto político, pero lo que habilita la única y verdadera convivencia democrática es el derecho a decidir".

Tras insistir en que se trata de una cuestión de "voluntad política", ha planteado "un nuevo contrato social" en el que "todos los derechos civiles y políticos sean respetados" y ha subrayado que "somos una nación", aunque "negada, dividida y oprimida", que solo será estado "si la voluntad popular así lo decide".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies