El SUP reclama más medios para paliar un "enfrentamiento directo en un eventual ataque terrorista"

Congreso Nacional del Sindicato Unificado de la Policía (SUP)
EUROPA PRESS
Publicado 22/06/2017 18:35:15CET

Mónica Gracia es reelegida en el XI Congreso del sindicato, que pide formar a los agentes en el uso de armas largas y pistolas eléctricas

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato Unificado de la Policía (SUP) ha alertado en su XI Congreso Nacional celebrado en Toledo de que los agentes de este Cuerpo carecen de recursos suficientes para paliar un "enfrentamiento directo en un eventual ataque terrorista" de corte yihadista como los que han sufrido en los últimos meses diferentes ciudades europeas.

"Es preciso dotar a nuestros policías de armas largas modernas que, con la suficiente formación, posibiliten afrontar ataques como los de París, de medios de defensa personal imprescindibles como chalecos y cascos individuales de alta protección y de armas no letales, como las pistolas eléctricas (Taser), con las que poder resolver con la consabida congruencia y oportunidad amenazas de menor intensidad sin hacer uso de las armas de fuego", reclama el SUP.

Según el sindicato mayoritario en la Policía, urge implantar una "formación específica sobre protocolos de actuación y coordinación en casos de atentados", así como una "formación general sobre pautas de observación en determinados colectivos de riesgo y actualizar el plan de tiro nacional, con una orientación práctica y real que permita un correcto dominio de las armas con las que se trabaja".

La reclamación se ha incluido en las resoluciones aprobadas por el SUP en su XI Congreso Nacional, que ha reelegido con el 94% de los votos a Mónica Gracia como secretaria general. Los delegados reconocen los avances en materia judicial y colaboración internacional, pero se quejan de la "desprotección de nuestros policías a la hora de un enfrentamiento directo ante un eventual ataque terrorista".

El sindicato mayoritario ha denunciado los problemas de las diferentes plantillas policiales ante la "acuciante falta de personal y la escasa inversión en seguridad pública, que no facilita mejores recursos para reaccionar ante un posible acto antiterrorista". "El coste de nuestra seguridad es ínfima en comparación con la de cualquier país europeo", denuncian.

El SUP se queja de que "muchos policías siguen sin chaleco, con disponibilidad de cascos sólo para unidades especiales y con insuficiencia de armas largas", y además obsoletas, poniendo de ejemplo que el modelo del Cetme con el que la Policía patrulla en centros comerciales y en las estaciones se diseñó en 1952 y dejó de usarse por el Ejército Español en los años 90.

El sindicato celebra las modificaciones legislativas llevadas a cabo en el Código Penal, porque han posibilitado el castigo de actos previos a la consumación de atentados, o en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, donde se han regulado nuevas medidas de investigación para perseguir estas conductas. También subraya los acuerdos de colaboración internacionales y el control de fronteras y pasajeros dentro de la Unión Europea.

PISTOLAS TÁSER EN LOS CIE

En otra resolución, se solicita a la Dirección General de la Policía dotar "de forma inmediata" a los funcionarios destinados en los Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de material de protección de uso individual, chalecos anti-cuchillo, guantes anti-corte y de pistola eléctricas "taser". También solicitan acondicionar los CIEs con puertas automáticas, "lo que evitaría avalanchas en la apertura o cierre de las mismas".

Otra petición relacionada en las mejoras en la conciliación familiar y la ordenación de turnos (también han tratado la problemática de los suicidios) versa sobre la equiparación del complemento de territorialidad de Barcelona (53,13 euros) y el resto de Cataluña (40,10 euros) con el de Madrid (de hasta 175,68 euros).

"En Cataluña", sostiene el SUP, "la situación socio-político-económico es de una gran presión en el seno de la corporación policial, lo que hace que la vida además de cara se haga un tanto insoportable". "Quizás sea una de las causas por las que los policías que prestan servicio en esta Comunidad están deseosos por abandonarla, ya que vivir en Cataluña y concretamente en Barcelona se hace más que difícil", añaden.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies