El Supremo anula la multa impuesta a un juez de Cantabria que daba consejos religiosos en sentencias de divorcios

Actualizado 04/12/2009 15:52:26 CET

Estima el recurso del magistrado porque el CGPJ excedió el plazo de 6 meses previsto en la Ley para tramitar las sanciones disciplinarias

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo ha anulado la multa de 600 euros impuesta en marzo de 2007 al magistrado de la Audiencia Provincial de Cantabria Esteban Campelo por incluir consejos religiosos en dos sentencias sobre de denuncias por amenazas y lesiones entre parejas en trámites de separación.

La sanción ha sido anulada porque el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) excedió el plazo de seis meses previsto para la tramitación de las sanciones disciplinarias.

Según la sentencia del alto tribunal, de la que ha sido ponente el magistrado Pablo Lucas Murillo, y que no entra a valorar los comentarios que hacía Campelo en sus sentencias, la multa es nula porque el expediente contra el magistrado fue incoado el 13 de septiembre de 2006 y e acuerdo sancionador no fue notificado al interesado hasta el 9 de abril de 2007, por lo que se superaron en exceso los seis meses".

La sanción se le impuso por una falta grave del artículo 418.6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), que sanciona la inclusión de expresiones innecesarias, improcedentes o extravagantes en sentencia.

"ESPÍRITU DE JESUCRISTO RESUCITADO".

En una sentencia dictada en noviembre de 2005, en la que condenaba a la mujer a 60 días de multa por abofetear a su marido, el magistrado incluía tres páginas íntegramente a sermonear a la pareja para que pusiesen en medio de sus vidas "el Espíritu de Jesucristo Resucitado, capaz de llenar el anhelo de vida" que tienen sus corazones.

En otra sentencia, el magistrado aconsejaba a la pareja "acudir a quien dispone de esa fuerza salvadora, que es la Iglesia Católica", y recriminaba al marido que mantuviese relaciones con otra mujer más joven que su mujer.

Así, criticaba al esposo que, como su pareja, "a una determinada edad", no podía ofrecerle "en sexo, afectividad o carácter" la vida que "anhelaba", se fuese "a beber de otra fuente que estima menos gastada".

El propio juez consideraba en su sentencia como algo "bueno y la mejor justicia" dar a la pareja consejos religiosos "como magistrado que aspira a ser cristiano".

La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) acordó en marzo de 2006 remitir las actuaciones al CGPJ a los efectos de "depurar las posibles responsabilidades a que pudiera haber lugar" respecto a este magistrado.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies