El Supremo ratifica la condena de 4.400 euros a una odontóloga sevillana por irregularidades en una prótesis

Actualizado 17/06/2009 16:56:55 CET

SEVILLA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo ha declarado firme la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 22 de Sevilla en julio de 2007 por la que se condena a la dentista M.M.R. a indemnizar a la sevillana María C.L. --socia de la Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción (Facua) de Sevilla-- con 4.406,32 euros más los intereses legales y las costas judiciales por irregularidades en la colocación de una prótesis dental.

De esta manera, el TS desestima el recurso presentado por la odontóloga sevillana y hace firme el fallo redactado por el Juzgado de Primera Instancia número 22, el cual, consultado por Europa Press, relata como tanto el dentista que atendió posteriormente a la afectada como el perito judicial "manifestaron sin ninguna duda que no era una prótesis de ataches y que, pese al tiempo transcurrido desde que se le colocó a la actora, lo normal es que no se hubiera deteriorado ni que fuese tan inestable".

En este sentido, y según recoge la sentencia, el perito judicial manifestó que la prótesis superior "es muy inestable y se cae con facilidad", mientras que la parte actora "acredita el incumplimiento contractual así como los daños --económicos-- sufridos".

El secretario general de Facua de Sevilla, Rubén Sánchez, señaló a Europa Press que las irregularidades tuvieron lugar en el año 2000, cuando la usuaria contrató un tratamiento dental consistente en una prótesis superior e inferior a base de ganchos estéticos --esquelético de ataches--.

Según recoge una sentencia dictada en junio de 2008 por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Sevilla, por la que ratificaba la de Primera Instancia, la odontóloga sólo le llegó a colocar la superior y lo hizo sin "ningún mecanismo de retención dentaria", indispensable "para que la prótesis no se mueva ante cualquier acto bucal que realice el paciente, desde masticar, a hablar, o reírse".

Al hilo de ello, Sánchez explicó que tras numerosas reclamaciones e intentos de mediación y arbitraje con la demandada, la socia de Facua decidió acudir a los tribunales en 2006, por lo que finalmente han sido tres años de litigio judicial tras los cuales el Supremo ha ratificado la sentencia y obliga a la demandada a abonar a la afectada los 4.406,32 euros de indemnización.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies