El teniente de alcalde de Lloret abandona la Audiencia Nacional en taxi y sin querer hacer declaraciones

Actualizado 30/01/2013 12:37:44 CET

Queda en libertad tras ser imputado por prevaricación y cohecho por su relación con la mafia rusa

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El teniente de alcalde de Lloret de Mar (Girona), Josep Valls, de CiU, ha abandonado la Audiencia Nacional en taxi y sin querer hacer declaraciones tras ser imputado de los delitos de prevaricación y cohecho por su presunta relación con la red de mafia rusa que habría blanqueado 56 millones de euros en la localidad, informaron fuentes jurídicas.

Valls, octavo detenido en la denominada 'operación Clotilde', ha declarado durante una hora ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, que le ha dejado tras prohibirle salir del territorio nacional sin su permiso y ordenar la retirada de su pasaporte.

A su salida del tribunal, el cargo público se ha negado a responder a las preguntas de los informadores y ha tomado un taxi en compañía de su abogado, Manuel González Peeters, que también defiende a Diego Torres, el exsocio del Duque de Palma, Iñaki Urdangari, en el 'caso Nóos'. "Si me dejáis entrar", se ha limitado a decir el letrado.

BENEFICIÓ A PETROV

Según fuentes jurídicas, desde su cargo de concejal de Urbanismo y cumpliendo órdenes del exalcalde y actual diputado en el Parlamento de Cataluña Xavier Crespo, Valls habría facilitado las licencias de las que se beneficiaron las empresas del presunto cabecilla de la trama, Andrei Petrov.

A cambio de estas concesiones habría recibido pagos de la organización criminal a través de la esponsorización del club de fútbol de la localidad, del que era presidente.

Entre las licencias que Valls habría concedido se encuentra la adjudicación del 35 por ciento de la gestión del centro comercial construido en la antigua plaza de toros de la localidad, que incluyó la creación de 400 plazas de garaje. La Administración local gestionaba el 65 por ciento restante.

El teniente de alcalde, detenido el pasado martes, es portavoz del grupo municipal de CiU en el Ayuntamiento de Lloret de Mar y tiene las atribuciones del Área de Territorio, Sostenibilidad y Seguridad Ciudadana, del Área de Alcaldía y delegación relativa a barrios; también es presidente del Club de Fútbol Lloret.

SE INVESTIGARÁ EN CATALUÑA

El juez Velasco tiene previsto enviar, previsiblemente mañana, jueves, al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) las diligencias en las que se investiga la supuesta relación de Crespo con la mafia rusa, al considerar que existen indicios de que podría haber cometido los delitos de prevaricación y cohecho.

Tras recibir la confirmación por parte del Parlamento catalán de la condición de diputado de Crespo, el juez enviará al TSJC una exposición razonada en la que detallará los indicios delictivos que existen contra él, a fin de que este órgano judicial le tome declaración como imputado.

Petrov admitió el lunes durante su declaración judicial que pagó dos viajes a Moscú a Crespo y su familia, uno de los cuales tenía como objetivo su participación en una feria de turismo que se desarrolló en la capital rusa. También admitió pagos en concepto de esponsorización al Club Hoquei Lloret.

OTROS SIETE IMPUTADOS

En el marco de esta causa el juez Velasco ha enviado a prisión a Petrov; su cuñado y lugarteniente, Constantin Mischanin; y la arquitecta Pilar Gimeno. A todos les atribuye los delitos de blanqueo de capitales, falsedad en documento mercantil y cohecho. A Petrov, además, le imputa por integración en organización criminal.

Además, quedaron en libertad aunque imputados el padre del presunto jefe de la organización, Boris Petrov; el presidente del club de hockey patines de la localidad, Joan Perarnau; la responsable inmobiliaria Teresa Gimeno; y la secretaria de Petrov, Jessica Holgin.