Un testigo ratifica que 'El coletas' iba con Luis Pérez momentos antes de que fuera asesinado

Actualizado 22/01/2007 16:39:39 CET

Un guardia civil afirma que el asesinato de Pablo Castillejo "fue una ejecución" porque no hubo forcejeo y el joven estaba semisentado

PAMPLONA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un testigo protegido ratificó hoy que Luis Pérez Sánchez, uno de los dos jóvenes asesinados en las cuevas de Valtierra en un intercambio de droga en 2002, iba acompañado antes de ser tiroteado por Juan Carlos Sánchez Uruñuela, alias 'El coletas', principal acusado de matar al joven.

En su declaración durante la cuarta jornada del juicio iniciado el día 9 en la Audiencia Provincial de Navarra, el testigo señaló que cuando paseaba a un perro sobre las 21 horas del 27 de noviembre en las inmediaciones de las cuevas de Valtierra vio a Luis Pérez, unos metros por delante, acompañado de otra persona. "Iban muy pegados", precisó.

Posteriormente, el testigo escuchó tres detonaciones y vio a una persona que corría y que hacía "un gesto extraño, como escondiendo algo", matizó.

El testigo aseguró que vio la cara de esta persona "unos segundos" y que pudo distinguir su rostro porque en el lugar hay farolas. Indicó que no le cabe duda de que esa persona, que enero pudo reconocer en fotografías facilitadas por la Guardia Civil, era Juan Carlos Sánchez Uruñuela, 'El coletas', para quien el Ministerio Fiscal pide 42 años de prisión por el delito de asesinato, robo con violencia, tenencia ilícita de armas y delito contra la salud pública.

El zaragozano Sánchez Uruñuela negó la semana pasada cualquier implicación en la muerte de los dos jóvenes navarros y manifestó que nunca había estado en esta localidad ribera y que jamás ha traficado con droga. La sesión de hoy se retrasó hora y media porque Sánchez Uruñuela alegó estar enfermo y no poder acudir. Sin embargo, fue conducido por los agentes hasta la sala.

Durante la vista oral de esta mañana declararon, además del testigo protegido, ocho guardias civiles. Uno de ellos, que participó en las inspecciones oculares durante los días 27 y 28 de noviembre, explicó que al joven valtierrano le dispararon en las inmediaciones de la cueva y posteriormente en una calle cercana al bar la Strada, hasta donde pudo llegar malherido y donde culpó de lo sucedido a 'El coletas'.

El agente explicó que Luis Pérez, de 21 años, fue asesinado con una única arma y que recorrió unos 350 metros "tambaleándose y en zig-zag" debido a las heridas de bala y al dolor. Los agentes encontraron en el lugar dos casquillos, uno más próximo al impacto y otro a varios metros, por lo que deducen que el autor de los disparos se desplazó para realizar la segunda detonación.

"De acuerdo con el rastro de sangre y con los indicios sacamos la posición del tirador y es imposible que los disparos se efectuaran con una segunda pistola", reiteró el agente en respuesta al abogado defensor de Juan Carlos Sánchez Uruñuela, quien insistió en preguntar si "cabía la posibilidad de que en ese lugar se dispararan más armas" y no se hayan encontrado los casquillos.

EL OTRO JOVEN ASESINADO

El guardia civil también fue interrogado por la investigación que intenta esclarecer el asesinato del otro joven de Valtierra, Pablo Castillejo, que murió en la cueva en la que realizaban el intercambio de droga de un disparo en la cabeza. El zaragozano Francisco Javier Peralta Dolsa está considerado como el presunto autor material de este asesinato, y el Ministerio Fiscal pide para él 18 años de prisión.

El agente ratificó que el joven, de 19 años, se encontraba semisentado o de rodillas y con la cabeza flexionada en el momento en el que le dispararon "a bocajarro", ya que la marca más alta de sangre se encontraba a unos 85 centímetros del suelo. Indicó que el cadáver fue movido, seguramente por las asistencias sanitarias desplegadas en el lugar.

Asimismo, explicó que se le efectuó un sólo disparo con la pistola "totalmente pegada a la cabeza" y que en ese momento "no hubo ningún tipo de movimiento violento ni forcejeo", por lo que, "fue una ejecución pura y dura".

Además, "no hubo maniobra de defensa" por parte de Pablo Castillejo y "ninguna posibilidad de que estuviera de pie", por las manchas de sangre y las que tenía en el pantalón. La pistola, dijo, "estaba preparada para disparar", porque "hay que montarla, quitar el seguro y apretar el gatillo", por lo que desestimó que el arma se activara accidentalmente.

Esta tarde, a partir de las 16,30 horas, declararán dos testigos y un guardia civil. La vista oral continuará mañana, en sesión de mañana y tarde, con la declaración de 12 guardias civiles y 6 testigos. El día 24, también en doble sesión, lo harán 12 testigos y un guardia civil, así como 7 peritos, y el día 25, por la mañana, 7 peritos expondrán sus informes. En el crimen hay implicados trece procesados (diez aragoneses y tres navarros).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies