Un total de 17 poblaciones canarias se beneficiarán de las ayudas urgentes aprobadas por el Gobierno tras los incendios

 

Un total de 17 poblaciones canarias se beneficiarán de las ayudas urgentes aprobadas por el Gobierno tras los incendios

Actualizado 25/08/2007 13:54:02 CET

Una decena de ellas pertenecen a la isla de Tenerife, cinco a Gran Canaria y dos a La Gomera

MADRID, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un total de 17 poblaciones canarias repartidas en las islas de Gran Canaria, Tenerife y La Gomera se beneficiarán de las ayudas aprobadas por el Gobierno de forma urgente tras los incendios que afectaron estos territorios entre finales de julio y primeros de agosto, según publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros el 3 de agosto pasado, el Ejecutivo acordó un conjunto de medidas económicas y fiscales para reparar los daños producidos por el fuego y se dejó en manos del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, elaborar el listado de los municipios y núcleos de población que podrían beneficiarse de las ayudas.

La orden publicada en el BOE, y que entra en vigor hoy mismo, precisa que en la provincia de Santa Cruz de Tenerife un total de 12 poblaciones son susceptibles de acogerse a estas ayudas. Se trata de Buenavista del Norte, Garachico, La Guancha, Guía de Isora, Icod de los Vinos, Los Realejos, San Juan de La Rambla, Santiago del Teide, Los Silos y El Tanque, todos en la isla de Tenerife.

En la isla de la Gomera, perteneciente también a la provincia de Santa Cruz de Tenerife, se beneficiarán de las ayudas los municipios de Alajeró y Vallehermoso.

En la provincia de Las Palmas, las poblaciones con derecho a recibir ayudas son La Aldea de San Nicolás, Mogán, San Bartolomé de Tirajana, Santa Lucía de Tirajana y Tejena, todas en la isla de Gran Canaria.

Entre las medidas previstas figura la financiación de reparaciones de infraestructuras y ayudas para compensar las pérdidas en explotaciones agrícolas y ganaderas (si los daños afectaron a más del 20 por ciento de la producción), entre las que se incluye indemnizaciones para cubrir los gastos de alimentación de los animales como consecuencia de la destrucción de pasto.

También se prevé la exención del Impuesto sobre Bienes Inmuebles correspondiente al ejercicio 2007 para viviendas, establecimientos industriales y mercantiles, explotaciones agrarias y locales de trabajo --cuando los daños hayan obligado al realojamiento total o parcial de personas o bienes-- así como una reducción del Impuesto sobre Actividades Económicas proporcional al tiempo de paralización de la actividad para las industrias.

El Gobierno acordó asimismo suprimir las tasas de tráfico aplicables a la tramitación de bajas de vehículos y de expedición de duplicados de los permisos de conducir o de circulación, cuando se soliciten como consecuencia de estos siniestros, y habilitó al Ministerio de Economía y Hacienda para que reduzca los módulos de las actividades agrarias, a efectos de la determinación de la cuota del IVA y el IRPF.

En el caso de suspensiones o extinciones de contratos de trabajo por incendio, decidió que el empresario quedará exonerado de abonar las cuotas a la Seguridad Social mientras dure la suspensión del contrato y, en el segundo caso, las indemnizaciones por despido correrán cargo del Fondo de Garantía Salarial.

Asimismo, las empresas y los trabajadores por cuenta propia obtendrán una moratoria de un año en el pago de las cuotas de la Seguridad Social, correspondientes a los 3 meses naturales inmediatamente anteriores al siniestro.

AYUDAS DE EMERGENCIA.

El Ejecutivo previó también ayudas personales por daños en la vivienda habitual y enseres de primera necesidad, así como subvenciones a Corporaciones Locales por emergencia.

Además, si el fuego hubiera destruido totalmente la vivienda, sus propietarios, arrendatarios o usufructuarios podrán obtener una ayuda que les permita realojarse en otro inmueble en régimen de alquiler durante un período máximo de 24 meses prorrogables hasta que sea posible la reconstrucción de la vivienda.

Los propietarios podrán beneficiarse de una ayuda económica para repararla, rehabilitarla y reconstruirla, pero que no podrá ser superior al 50 por ciento del valor de los daños producidos en la vivienda.

Por otra parte, se pondrá en marcha una línea de préstamos en el Instituto de Crédito Oficial, por importe de 25 millones de euros, con el fin de que los afectados puedan reparar o reponer las instalaciones industriales, mercantiles, agrícolas, automóviles, motocicletas y ciclomotores de uso particular, vehículos comerciales, embarcaciones particulares y locales de trabajo que el fuego haya inutilizado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies