Touriño descarta que OHL "presione" al Gobierno con el AVE catalán, aunque admite que Serrabal es un "dolor de muelas"

Actualizado 24/10/2007 19:36:24 CET

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, descartó hoy que la empresa OHL esté "presionando" al Gobierno con las obras del AVE a Cataluña para "lograr una contrapartida" con la indemnización de la mina de Serrabal, aunque admitió que la expropiación de la cantera de cuarzo de Boqueixón por la que se prevé la conexión de alta velocidad con Madrid es un "dolor de muelas".

Preguntado en el transcurso del coloquio posterior a su intervención en el Foro de la Nueva Economía, Touriño declaró que "en ningún caso puede ni quiere creer" en la posibilidad de un "comportamiento empresarial de presión" al Ejecutivo a raíz de la construcción de la alta velocidad a Barcelona y dijo "confiar en que la madurez" de las compañías implicadas evite que "sea así".

No obstante, recordó que la propia ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, "indaga en relación a ese tema" para determinar el origen de los trastornos ocasionados por la ejecución del AVE catalán. "Pero en ningún caso puedo ni quiero creer que haya un comportamiento empresarial de presión al Gobierno para lograr una contrapartida", insistió.

Con todo, reconoció que la mina de Serrabal por la que el empresario Juan Miguel Villar Mir pide 250 millones es un "pequeño dolor de muelas que a uno viene de vez en cuando", a raíz de la decisión del Gobierno de José María Aznar de que el trazado pase por la cantera de cuarzo, si bien confió en que este "litigio permanente" finalmente se resuelva porque "daña al interés general de la comunidad".

AFECCIÓN MENOR.

Así, subrayó que la "afección" de las obras en la mina "es menor", según las estimaciones de Fomento de "apenas del 5 por ciento", e ironizó con el cambio operado en Villar Mir, que pedía al Ejecutivo anterior una "indemnización pequeña, 900 millones, que ahora rebajó a 250". Pese a ello, la oferta del ministerio por la expropiación asciende a 5 millones.

Además, aprovechó para emitir un "mensaje razonable de tranquilidad", en el sentido de que "no está en riesgo" ni el empleo ni la construcción. "No hay temor a la pérdida de trabajo", añadió, puesto que el propio Villar Mir "pide millones con una mano y con la otra la ampliación de la explotación --de la mina-- por 30 años porque la considera especialmente rentable".

SEGURIDAD.

A mayores, Touriño, que ejercició de secretario de Estado de Infraestructuras en los Ejecutivos de Felipe González, subrayó que "lo importante" en cualquier obra pública, en general, y en las del AVE a Cataluña, en particular, "es la calidad por encima de todo", de modo que, aunque el tiempo de una entrada en servicio es "relevante" --"es bueno poner fechas porque marcan la referencia", admitió--, "la prioridad debe ser garantizar por encima de todo la mejor calidad". "Seguro que ésta es la pauta de actuación del Gobierno", concluyó.

Por otra parte, el presidente de la Xunta avanzó algunas de las cuestiones que preveía abordar en la reunión que esta tarde mantendrá junto a la conselleira de Política Territorial, María José Caride, con la ministra de Fomento y, pese a admitir que "hablarían del AVE", el elemento central será la concreción de un convenio para ampliar "cuanto antes" la AP-9 ante la consciencia de que tramos como el de Rande "se quedan estrechos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies