Tráfico apuesta por "transformar a niños y jóvenes en agentes de la seguridad vial"

Actualizado 03/06/2006 20:09:32 CET

LEÓN, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director general de Tráfico, Pere Navarro, apostó hoy por transformar a niños y jóvenes en "agentes de la seguridad vial", que no sólo adopten ellos actitudes y conductas de buenos conductores sino que las trasmitan y las exijan a los demás.

Pere Navarro realizó estas declaraciones en la capital leonesa, donde este fin de semana se están desarrollando los campeonatos nacionales de Educación Vial y de Seguridad Vial en ciclomotor con la participación de cerca de 200 niños procedentes de diversos puntos de España.

Este tipo de concursos, significó Navarro, "son muy importantes" ya que se basan en una enseñanza práctica que es como se adquieren los hábitos de conducción y, en este sentido, llamó la atención que desde Europa se vienen implantando "con fuerza" los cursos de conducción segura, como complemento a una formación teórica.

En esta línea, indicó que desde la Dirección General de Tráfico también se está incidiendo en el acceso progresivo a la conducción y señaló una iniciativa que será aprobada próximamente y que establece que los ciclomotores podrán ser conducidos a partir de los 16 años, las motocicletas de hasta 400 centímetros cúbicos a partir de los 18 años y las de más de 400 centímetros cúbicos con dos años de experiencia o a partir de los 24 años.

Así, apeló a la importancia del tratamiento de los conductores noveles que, recordó, con la implantación del carnet por puntos en el próximo mes de julio sólo contarán con ocho, cifra que podrán ampliar a los 12 correspondientes al resto de los conductores si en los siguientes tres años no cometen infracciones. "Estarán a prueba hasta que demuestran tener la experiencia suficiente", señaló.

FORMACIÓN Y REPRESIÓN

La política de Seguridad Vial es una ecuación formada por las variables formación y represión, indicó el director general de Tráfico, al tiempo que se refirió al estudio del Instituto MAPFRE de Seguridad Vial en el que contempla que España es uno de los países de la Unión Europea que menos sanciones pone por cada 1.000 conductores y que, además, la cuantía de las sanciones es más baja.

Por ello, negó las críticas que desde la sociedad se realiza a la DGT de que todas sus medidas las pone en marcha con ánimo de lucro y aseguró que las sanciones en su función de "seguridad y control" sirven para que no exista la sensación de impunidad y los conductores respeten las normas.

Así, afirmó que España está siguiendo las líneas que marca la Unión Europea con especial atención a las variables de velocidad, alcohol y cinturón de seguridad que, aseguró "permitirán reducir en un 50 por ciento las víctimas de accidentes de tráfico".

En cuanto a los controles preventivos de alcoholemia, Navarro apuntó que en este momento la DGT está preparada para hacer cuatro millones de controles para que el conductor que no respete la incompatibilidad entre alcohol y conducción no se sienta impune y poco a poco reducir los resultados positivos en estos controles que, puntualizó, "ya están bajando".

Por otro lado y en referencia a la provincia de León, Pere Navarro destacó el descenso significativo, en cuanto a accidentes mortales, registrados en la provincia aunque, apuntó, "creemos que siguen siendo muchos 23 accidentes mortales con 25 muertos".

Asimismo, reconoció que muchos accidentes son provocados por despistes y errores humanos pero que el reto está en diseñar vehículos e infraestructuras que permitan que, aunque se produzca el error y el accidente, no haya víctimas.